Opinión

Enseñar a ganar
11/11/16 · Julia López

El deporte, en ocasiones, nos plantea decisiones nada fáciles de tomar y más cuando se trata de asumir responsabilidades sobre niños en edad temprana y en formación. Es complicado, cuando se es entrenador, decidir una convocatoria porque se entremezcla el sentimiento competitivo de la competición con la necesidad moral de intentar aplicar valores a cada una de esas decisiones que lleve a tus jugadores a saber qué es lo que tienen que hacer.

En baloncesto, por ejemplo, hasta categoría cadete es obligatorio que los jugadores que vayan convocados a un partido jueguen un mínimo de periodos. Otra norma habla de dejar de contabilizar la puntuación y cerrar el acta cuando la diferencia entre ambos equipos llegue a los cuarenta puntos. El año pasado leí, a colación de esta regla, un artículo que me llamó la atención porque ponía el énfasis sobre esos entrenadores que buscan con ahínco y hasta con ansiedad cerrar el acta y sus equipos reciben aplausos de los padres en la grada cuando se consigue.

Durante este año he vivido ambas situaciones en el banquillo. Me han cerrado el acta y mi equipo ha conseguido cerrarla y tras analizar ambas no podría decir en qué situación me sentí más incómoda. En ese momento un entrenador se mueve entre la dicotomía de intentar forzar la máquina y poner en práctica lo trabajado durante la semana o dejar que sus jugadoras simplemente se diviertan respetando lo máximo al rival.

Un equipo que sufre esa acción en contra en más de una ocasión puede tender a celebrarlo cuando ocurre, pero sinceramente no creo que haya nada que celebrar. Todo lo contrario. Nos perdemos en numerosas ocasiones en intentar enseñar a nuestros jugadores todo aquello que entendemos básico para progresar pero nos olvidamos, a veces, de enseñarles a saber perder y, sobre todo, a saber ganar.

 

0

Últimas opiniones

20/04/17 10:44
03/03/17 1:30
25/01/17 12:09
28/12/16 23:56
05/12/16 12:33

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad