Opinión

De postureo
24/10/16 · David Jurado

Esta semana cambiaré el prisma de La Cancha, porque no todo es fútbol o, mejor dicho, Córdoba CF. Más allá de la casa blanquiverde está el deporte cordobés, y de hecho los mayores éxitos internacionales llegan en otros ámbitos y sobre todo con la provincia como protagonista, más que de la mano de la capital.

Con todo, no hablaré de logros absolutos, sino de una apuesta por la base. Hace 5 años Covap se decidió a meter su músculo económico en el deporte, empezando como era lógico por el fútbol, para abrirse al mundo del baloncesto desde hace tres. Su objetivo, más que claro, devolver a la sociedad parte de lo que ésta le da y de paso continuar promocionándose utilizando a (bien pagadas) estrellas que lo fueron del deporte español.

Así se presentó la quinta edición de la Copa Covap la pasada semana, en otro escenario de lujo de la capital. Después de mucho tiempo me di un paseo por aquel sarao. Quería comprobar si por allí aparecía la habitual fauna de estas puestas en escena y así fue. Más de medio centenar de personas a las que, con varias excepciones que se contaban con los dedos de una mano (Rafa Sanz, Jesús Calero, Hugo Martín o Alfonso Espejo), el deporte es lo que menos le importa.

Fernando Romay, aquel primer gigante del baloncesto español, dijo que la Copa Covap es "puro deporte". Sin embargo allí no había ninguno de esos 3.000 niñ@s que cada uno de estos años fortalecieron la imagen de la cooperativa lechera de Los Pedroches. Eso sí, azafatas (sin paridad masculina), políticos, community manager, directores de emisoras de radio y mucho comercial sí que hubo. Había que pescar, rendir pleitesía, salir en la foto o comer jamón en aquella farándula de postureo en la que poco duré.

A los deportistas españoles se les exige medallas cada cuatro años en los Juegos Olímpicos, pero la apuesta por ellos es más bien escasa en nuestro país. La apuesta de Covap es plausible, aún más en la sociedad actual, pero hay que recordarle que sin referentes la base no crece. Que se lo digan por ejemplo a sus paisanos de aquel histórico Prasa Pozoblanco, viendo el estado actual del balonmano por aquellos lares.

Con su dinero cada cual puede hacer lo que quiera, pero puestos a patrocinar, igual sólo con el caché y los gastos de Romay, Amaya Valdemoro y Míchel (al que le faltó tiempo para salir corriendo por cuestiones de agenda) se sustenta a un club en una máxima categoría nacional durante todo un año. Y no derrochar en un día de postureo.

 

0

Últimas opiniones

22/05/17 14:32
15/05/17 20:41
09/05/17 20:27
25/04/17 21:27
12/04/17 19:41

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad