icono de baloncesto
Baloncesto
Rafa Sanz, que deja entrever que "un entrenador siempre debe tener la maleta hecha", apunta que "si queremos algo más que ser un buen club provincial y aspirar a ser un referente hace falta gente que tenga tiempo y conocimientos para elevar esto"
Rafa Sanz siguiendo un partido desde su área técnica. Autor: Javier Olivar
R. Fernández
17/05/18 13:58

"Comenzamos tarde y mal a construir el curso 17-18 y lo hemos salvado notablemente"

Concedido el margen necesario para tomar algo de distancia en el análisis de lo sucedido en las canchas, Cordobadeporte empieza esta semana sus habituales balances de fin de temporada con los técnicos de los conjuntos cordobeses, agrupados por deportes. Y uno de ellos es el baloncesto y nuestro principal representante, el Yosiquesé Cordobásket de Rafa Sanz. Esta campaña no hubo clasificación para la fase definitiva de ascenso, como el pasado año, pero sí se cumplió con el reto de estar en la pelea para intentarlo, esa fase de clasificación con la permanencia asegurada.

Sanz, con su claridad habitual, expone su sentir, empezando por un balance general de la campaña, en la que "sobre 10 yo doy un 7". "A estos niveles sénior y en competición nacional un 60% o 65%, y para algunos más, de lo que recoges en mayo lo siembras en junio y julio. Nosotros ahí no sembramos nada. Veníamos de dos Fases Finales de España (la primera con el Bball y la del pasado ejercicio en Madrid), con buen impacto mediático y de ilusión en los aficionados en los play-off previos, pero aquello no se supo o pudo rentabilizar y trajo más negatividad que positivismo y crecimiento. Y es que a veces los éxitos deportivos generan resquemor, el ser humano es así. Comenzamos tarde y mal a construir el curso 2017-18 y creo lo hemos salvado notablemente".

En la fase de ascenso, donde hubo pocas pero contundentes victorias, pudo haberse obtenido alguna más, pero a Sanz la clasificación "tras casi 30 partidos es lo que nos merecemos y está bien". "El objetivo era meternos entre los mejores y lo hicimos en febrero. Había otros objetivos deportivos que yo marqué, comprobar la respuesta de varios jugadores cordobeses de 20 años con más minutos y más peso era uno de ellos, e incorporar a tres chicos de 18 años para ver hacia dónde podían evolucionar. Esto es un equipo formativo, con ganas de competir siempre, pero con unas herramientas de rendimiento a medio plazo. Ha sido un año útil, muy válido. Yo he sacado muchas conclusiones positivas y he aprendido mucho. He evaluado todo y pienso que hemos sido coherentes, responsables, ecuánimes, maduros y además hemos cumplido objetivos. Hemos llevado el nombre de Córdoba y de nuestro sponsor, Yosiquesé,  con mucha honradez", sentenció.

Rafa Sanz gesticulando a sus jugadores metido en la cancha del Vista Alegre
En estos momentos siempre se habla de lo mejor y lo peor del equipo. "Lo mejor, la oportunidad para la gente joven de Córdoba. Mira, Joselito Gutiérrez ha jugado casi 30 de media en la Fase de Clasificación, con los mejores equipos del sur de España. Esa evolución es gracias a su esfuerzo, a los grandes entrenadores que ha tenido en su carrera deportiva, pero también a que podía tener la oportunidad. Si en nuestro equipo jugaran cinco americanos, Joselito sería un jugador de provincial y no de Plata como es. Así pondría varios ejemplos", explicó el técnico. "Lo peor de cara a los jugadores lo he hablado con ellos varias veces, saben lo que pienso. En líneas generales, lo único malo es que hay alguna gente que juzga los resultados sin saber el sentido de esta historia, los medios, los objetivos. Algunos quieren ganar sin sembrar, sin paciencia, y eso es imposible. Yo diría que esto es algo de una nobleza muy alta y con un código ético que no se entiende porque se desconoce fundamentalmente, aparte de que no es lo que se estila, claro", razonó.

"Romper la teoría sería fácil con otra mentalidad, pero no la hay"

Como también es natural, hay que preguntar por el nivel de la liga, algo determinante a veces. "A nivel físico ha mejorado y eso a nosotros nos ha perjudicado. Jugamos contra gente más grande, con mayor atleticismo y eso nos ha restado posibilidades. No sólo porque no trabajamos el físico adecuadamente y en el momento idóneo, que es en verano, sino porque la técnica, que es lo que debería superar a ese físico tampoco se ejercita todo el tiempo necesario. Por lo tanto, la liga es muy matemática. Romper la teoría sería fácil con otra mentalidad, pero no la hay", expone. Y va más allá: "Yo siempre digo que entrenan más los niños de 10 años que los de 20. Los niños de 10 juegan poco, se divierten poco, experimentan poco, y entrenan dirigidos por un "domador" mucho tiempo. Cuando tienen 20 no saben tomar decisiones y además están quemados. Y nuestro equipo ha dejado por detrás a 4 o 5 plantillas con mayor experiencia y nivel que la nuestra".

Rafa Sanz en el enfrentamiento de esta temporada con otro entrenador cordobés, Rafa Gomáriz
Sanz también se moja cuándo se le pregunta qué sentimiento ha dejado la temporada en el club y hacia dónde apunta el reto de la temporada que viene. "Nuestro club hace un gran esfuerzo. Las personas que lo componen hacen un trabajo duro. Ellos se sienten poco reconocidos pero yo se lo reconozco porque yo no podría hacer lo que ellos hacen. Entrenar la base todas las tardes, tener una familia numerosa, pedir a padres que ayuden en todo, tener una cantera extensa, escuelas, en fin, un trabajo a destajo. El problema es que si queremos algo más que ser un buen club provincial y aspirar a ser un referente hace falta gente que tenga tiempo y conocimientos para elevar esto. Y ojo, porque nuestro presidente es el primero que dice no tener apego al cargo, que él no quiere ser presidente de nada, pero no sé cómo se puede crecer fuera de la estructura actual, y quiénes pueden desde la generosidad y la altura de miras articular soluciones para que el baloncesto de Córdoba salga del amateurismo", argumenta. "Yo espero que a la institución le haya resultado de provecho el curso, ellos han cumplido y eso en la Córdoba baloncestística no siempre se ha dado en su larga historia".

"No tengo sensación de que se esté cociendo nada bueno"

Y, cómo no puede ser de otra forma, se le pregunta por su futuro en lo personal. "He estado unos días autoevaluándome, analizando la temporada, reflexionando, aprendiendo, que es la clave y no sé qué pasará para el año próximo. El verano pasado fue terrible, y no solo por la calor. Uno se prepara para todo y un entrenador siempre debe tener la maleta hecha", comenta. Y va más allá: "Nadie sabe lo feliz que yo he sido con esta historia durante tres años, el sentido que hemos dado, el giro, pero, ahora bien, yo sé de la capacidad del básket de mi tierra para autolesionarse. El tiempo dirá, pero no tengo sensación de que se esté cociendo nada bueno. El fuego está encendido siempre, pero sin olla y sin ingredientes. Y ese mismo fuego que debe servir para cocinar, quizás sólo se use para quemar. Veremos".

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
David Jurado
0
Manuel Cobos Balaverde
Manuel Cobos
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad