icono de baloncesto
Baloncesto
Rafa Sanz está "tan cansado como orgulloso" del "viaje duro y complicado" desde julio con su Yosiquesé, pero "la Córdoba baloncestística es muy amateur, heredera de lo cutre, y cambiarla es una labor que te hace peor entrenador porque te distrae"
Rafa Sanz habla en un tiempo muerto a sus jugadores. Foto: Eurocolegio Casvi
R. Fernández
26/05/17 20:29

"Llegamos al último partido con la opción de ascender; pensar en más es imposible"

Hace justo una semana el Yosiquesé estaba iniciando la fase de ascenso a la LEB Plata, con la que ha hecho soñar a Córdoba hasta el último día de competición. Un año duro, larguísimo, tras el que toca hacer balance antes de mirar al futuro con Rafa Sanz, su entrenador. Como siempre habla claro y sin pelos en la lengua de lo bueno y de lo malo de una aventura que ha sido apasionante.

 Sanz no oculta que la sensación general que le deja la temporada del equipo "es muy buena", porque "ha sido un orgullo lo conseguido". "Nadie podrá dudar de que lo del curso pasado no fue una casualidad. Hay jugadores en Córdoba que valen la pena. Con sólo dos chicos no cordobeses hemos llegado a la Fase Final Nacional, algo impensable hace dos años. Estoy tan cansado como orgulloso. Ha sido un viaje duro y complicado el que iniciamos desde julio pero necesario. Ha valido la pena", reflexiona.
 
El técnico no cree que se pudiera haber llegado más lejos, porque "con los medios económicos que hay, hemos estado muy por encima de los mismos". "Hemos llegado al último partido del año con la opción de ascender; pensar en más es imposible. Es más, haber llegado hasta la Fase Final es un logro deportivo de incalculable valor. Los que estamos dentro sabemos del esfuerzo de todas las partes, como club, sponsor, jugadores, técnicos, servicios médicos y demás".
 
Lo positivo del año fue "ver la ilusión de los jugadores, de los técnicos, de los aficionados, de los medios de comunicación, del club, de cientos de padres de la cantera", porque "hemos puesto otra vez el foco mirando al baloncesto". Sanz valora que "hemos acaparado la atención de la prensa, de más de un millar de espectadores en varios momentos de la temporada, a muchos niños y jóvenes viendo nuestros partidos, viendo una salida deportiva que hace dos años parecía no haber en Córdoba".

Sin embargo, lo negativo es "el desgaste brutal que lleva todo esto". "La Córdoba baloncestística es muy amateur, heredera de lo cutre, de la púa. Cambiar eso es una labor que te hace peor entrenador porque te distrae y te come la energía".
 
"Hay que sentarse, analizar, sopesar, cuantificar, estructurar y ser muy honesto"

Priorizando lo positivo, toca ver qué hacer desde ya para la próxima temporada. "Esto es un buen club, con presente y con futuro. Formado por entrenadores con muchas ganas de crecer. El club irá donde pueda ir según sus recursos económicos. Este club no quiere ser heredero de gestiones deudoras, quiere ser cumplidor. No sé si podrán o si les dejarán, pero son gente que merece ser apoyada. Ellos deben sentarse y pensar qué quieren y cómo lo quieren hacer, y si pueden, claro", opinó.
 
Y la gran pregunta es, ¿con o sin Rafa Sanz?. "Hay que sentarse, analizar, sopesar, cuantificar, estructurar y ser muy honesto. Decir lo que se piensa y hacer lo que se dice. Si hay acuerdo, estupendo. Si no lo hay, un paso al lado y que otro coja las riendas del EBA. Puedo entrenar al equipo júnior y ayudar al club en la base, y que cualquier otro técnico coja el primer equipo. Entrenar a los juveniles es fundamental para intentar ver si algún nuevo Carlos García, Joselito Gutiérrez, Javi Sánchez o Arturo López florece. Un club como Cordobásket no es solo el primer equipo, es mucho más", argumentó.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad