Bodiger se quitó del medio para Oviedo
Bodiger persiguiendo a Campabadal

En el bochornoso espectáculo ofrecido ayer por el Córdoba hubo algún artista principal especialmente desatinada, como fue el caso del francés Yann Bodiger. Además de regalar el balón en la jugada del 0-2, que mató al equipo, el jugador cedido por el Toulouse se ganó una amarilla, desquiciado, que le dejará fuera del siguiente encuentro.

En una actitud que no está siendo inusual en el equipo -cabe recordar la estúpida discusión con un recogepelotas de Álex Menéndez en el descuento en Almería con 3-1 o el corro de la patata a Iglesias Villanueva en Elche con el partido acabado-, el francés empezó a protestar de manera continua a Ocón Arráiz reclamando tarjetas para los contrarios en faltas a favor.

Al final, el árbitro le acabó amonestando, en el minuto 50, por “realizar observaciones y gestos de desaprobación a una de mis decisiones”. Bodiger era el único apercibido de la plantilla, y ésta es la séptima tarjeta que ve en diez encuentros, puesto que vio dos en Almendralejo, lo que le costó perderse el duelo ante el Sporting.

En ese partido precisamente Navarro se ‘inventó’ a Luis Muñoz como mediocentro defensivo, puesto en el que ha estado jugando desde entonces hasta el transcurso del duelo de ayer, cuando entró Aguado junto al francés y el malagueño pasó a la defensa junto a Chus Herrero.

Bodiger, que empezó gustando bastante con su fútbol, no sólo en la faceta defensiva sino también en la construcción por su visión de juego, ha bajado notablemente su nivel y empieza a ser otra decepción más dentro del equipo.

Deja un comentario