Opinión

El sustento de los éxitos
26/07/17 · Julia López

El de 2017 está siendo un verano excelente para el baloncesto femenino español. Al oro conseguido por la selección absoluta en el Europeo hubo que sumar hace unos días el obtenido en el mismo torneo por el combinado sub 20, que logró su tercer título europeo consecutivo. Los éxitos de la selección absoluta, el salto de calidad experimentado por el equipo y las medallas conseguidas en las diferentes categorías indican que algo se está haciendo bien en el baloncesto español, que dejó hace tiempo de ser una cosa de chicos.

Encontrar la clave de ese éxito a buen seguro que no es fácil, porque entran aspectos circunstanciales que se escapan a la planificación, pero hay un factor que viene estando presente desde hace tiempo: el trabajo que se hace desde los clubes de toda España en el desarrollo y formación de jugadoras de baloncesto. Y en nuestra provincia tenemos buenos ejemplos de ello.

El sueño de cualquier club es que en sus canchas se formen jugadoras con gran proyección, pero también es cierto que para lograr que el baloncesto femenino ocupe un lugar importante es necesario que cuente con esa masa social que lo practica. Es un fenómeno que se retroalimenta. Los éxitos provocan afición y la afición es el primer paso para apostar por la profesionalización.

Decía que en nuestra provincia tenemos buenos ejemplos del trabajo que clubes y entrenadores vienen desarrollando para engrandecer el baloncesto. Son casos como Maristas, Adeba o La Carlota, que este año se aventura a dar el paso a Primera Nacional para competir precisamente, con los dos primeros, y que aportan su granito de arena para seguir permitiendo que la base del baloncesto femenino español esté asentada sobre fuertes cimientos.

Hoy en día es más fácil contarle a una niña que su talento y su esfuerzo pueden tener recompensas, más allá de pasarlo bien, y que hay sueños que pueden alcanzarse. Hoy los éxitos que se ven en la televisión están más cercanos porque no hay que ir muy lejos para ver ese talento y el reflejo de ese trabajo. Basta con fijarse, por ejemplo, en la historia de Andrea Alcántara, formada en ADEBA, y hoy convocada con la selección sub 18 para disputar el Europeo de Hungría.

Los oros son de quienes los ganan, pero a buen seguro que ese engranaje que conforma el baloncesto español de base se siente partícipe de algunos éxitos, aunque sea por el incremento de fichas federativas. Y Córdoba entiende de eso.

 

0

Últimas opiniones

06/06/17 13:35
20/04/17 10:44
03/03/17 1:30
25/01/17 12:09
28/12/16 23:56

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad