icono de futbol
Córdoba CF
La resolución al traspaso dual se pospone otras 48 horas por las condiciones del centrocampista jiennense, cuyo precio de mercado actual está entre 1,5 y 2 millones, que son los que elevarían la operación en el total a unos 5
Álvaro Aguado ejercitándose en solitario dentro de su segundo periodo de recuperación tras la lesión ante el Rayo Majadahonda
David Jurado
19/01/19 11:16

Álvaro Aguado, la arista del caso Sergi Guardiola

Salvo cambio de guion, que hay que dejar claro siempre que siempre puede darse, habrá que esperar hasta el lunes para ver por fin hecho realidad el pretendido traspaso de Sergi Guardiola al Real Valladolid. Es decir, otras 48 horas. Y todo ello porque en la operación de venta del ariete cedido en el Getafe está incluida también la de Álvaro Aguado, que aunque muchos pueden no haber caído, tiene unos intereses distintos a los del balear, al margen de que sus representantes son otros y éstos tienen que velar por el futuro del jugador, con independencia de las urgencias del Córdoba CF por vender para poder desbloquear su situación en el mercado de fichajes.

El objetivo de hacer caja con Guardiola viene de lejos y es doble, uno a corto plazo, ceñido a solucionar el límite salarial, y el otro a medio, dado que hay que la SAD blanquiverde debe salir de la causa de disolución por sus cuentas anuales societarias, que difícilmente podrán resolverse con la cesión de un Arcángel que se alargará al menos hasta junio de este año en el mejor de los casos.

En este punto, y metidos ya en plena primera jornada de la segunda vuelta, el compás de espera lleva al menos al lunes, con un Getafe que volvió a dar un recital goleando al Alavés (4-0), con el que evidenciaba que no necesita a Sergi Guardiola. Los goles de Jorge Molina siguen haciendo historia, y a éstos ya se añaden los de Jaima Mata, que sí empieza a demostrar que superó el salto de categoría.

Un porcentaje de la propiedad de Aguado que se retendrá

Con los contratos ya sobre la mesa, queda esperar a los flecos finales, porque el largo contrato que en octubre unía a Aguado con el Córdoba hasta 2022 quedará en agua de borrajas para firmar hasta 2023 por los pucelanos, con unas variables futuras que son las que darán un salto de calidad al traspaso. El club blanquiverde quiere quedarse al menos con el 30 % de la propiedad del jiennense, para sacar mayor rentabilidad si éste rompe en Primera como se prevé, y así lograr más fruto como en su día ocurrió con Florin Andone cuando el Dépor lo traspasó luego al Brighton inglés.

Ese porcentaje dará más valor a esta venta, porque si finalmente se cerrase en 1,5 millones sería de en torno al 70 % de éste, que no es la rentabilidad total que se puede obtener a medio plazo por un jugador con mucho futuro y que tiene pinta, aunque debe demostrarlo, de futbolista de Primera División.

Álvaro Aguado alzado en brazos por un compañero en pleno entrenamiento

Además, el citado impás también viene propiciado por el interés del Málaga por Aguado, y aunque no ofrece más que los pucelanos por el traspaso, sí que lo hace en el caso de los honorarios del futbolista. Y ésa es la principal misión de sus agentes, es decir, velar por los intereses de su representado por encima de los del club de origen, porque mañana (en el futuro) dejará de serlo.

Desde su óptica, la proyección de los malacitanos apunta a Primera, mientras que la continuidad de los albivioletas, pese a su buena temporada, en la máxima categoría no está asegurada plenamente. De una y otra manera, tocará esperar de nuevo hasta el lunes, y ojalá ese sea el día de la oficialidad a la venta de Sergi Guardiola unida a la de Aguado, aunque éste se quedaría cedido hasta el final de campaña para ayudar a buscar la salvación de los blanquiverdes.

 

Seguir a

Comentarios

agustin.jimenez...
Salto a la fama con Operacion triunfo incluido,ademas que en los partidos hay 5 minutos de juego con 40 minutos antes y despues de anuncios
Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad