icono de futbol
Córdoba CF
La empresa que explotó las barras del estadio durante una década puso una denuncia 5 años después de que González rescindiera unilateralmente el contrato por el 'affaire' del partido copero ante el Barça | "Piqué entradas en una puerta con Andrés Delgado"
La citación para el acto de conciliación ante la demanda por más de 1 millón de euros
David Jurado
13/11/18 14:39

Y ahora un acto de conciliación por una demanda de más de 1 millón de euros

Tras solventar como pudo ayer una crisis deportiva cuyos rescoldos aún perduran y deben apagarse antes de recibir al Cádiz, el Córdoba CF SAD sigue su día a día en los despachos con sus otros frentes, en muchos casos heredados de la etapa anterior de los González, como es el caso con la demanda interpuesta por la empresa sevillana Explotaciones Hosteleras Maroam, que después de una década trabajando para el club el pasado 16 de marzo interpuso un procedimiento ordinario en el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Córdoba por el que solicita una indemnización de 1.362.375,40 euros, como se comprueba en la imagen que ilustra la noticia.

Puestos en contacto con el gerente de Maroam, Manuel Rodríguez Amador, éste explicó que "nunca habíamos tenido problemas a nivel del club ni profesionales hasta que llegó Carlos González", para recordar que su relación con el club blanquiverde se inició en la temporada 2003-04 bajo el mandato de Ángel Marín, con un contrato inicial de cinco años, que luego se prorrogó por tres más hasta que en 2011 firmó el último hasta 2016 con José Miguel Salinas como presidente. En 2013 lo rescindió unilateralmente el club bajo las directrices de González.

La labor de Maroam se centraba, principalmente, en la gestión de las barras de El Arcángel en cada uno de sus partidos, aunque como Rodríguez comentó "yo el día del Barcelona en la Copa estuve picando entradas en una puerta junto a Andrés Delgado". Fue en aquella inolvidable noche del 12 del 12 de 2012 en la que los tornos dejaron de funcionar ante la taquilla más copiosa de la historia moderna del equipo, que por aquel entonces entrenaba un tal Rafa Berges, ahora director deportivo.

Messi, protagonista del Barcelona en su última visita a Córdoba, en la Copa 2012/13

Precisamente un 'affaire' como consecuencia de aquella visita del Barcelona fue la que llevó a que el 22 de julio 2013 la citada empresa recibiera un burofax del club por el que se rescindía unilateralmente el contrato que expiraba en 2016. La razón fue que en su día González quiso subir el canon que pagaba Maroam en posibles partidos especiales contra el Barcelona o el Madrid, como fue el caso, para pasar de los aproximadamente 2.500 euros pactados en contrato al doble, es decir, unos 5.000 euros. La empresa pudo ejercer sus derechos y abonó lo acordado, no lo que pretendía González.

Rodríguez Amador recordó que "los problemas vinieron por la prepotencia conocida de González", porque "nos obligaron y nos amenazaron por ser el Barca", para lo que cometió "una primera negligencia al sacar a subasta las barras para ese partido porque a ellos les parecían pocos los 2.500 euros del canon, pero teníamos exclusividad y al final lo hicimos nosotros tras enviar un burofax". Con todo aquello generó una primera demanda por la que el club tuvo que indemnizar con 2.000 euros a Maroam, ya que "el servicio que se dio aquel día fue de una menos a la prevista por el retraso en la apertura de puertas", algo sobre lo que "se pidieron 14.000 euros pero la justicia dictaminó 2.000 que abonó el club".

Sea como fuere, todo aquello y otros encontronazos posteriores llevaron al club a rescindir un contrato por el que ahora la entidad blanquiverde se puede ver en los tribunales si el próximo 19 de noviembre a las 9:15 horas no se llega a un acuerdo previo ante la demanda interpuesta en el acto de conciliación al que está citado el club. Ése es el deseo de Rodríguez, y parece que igualmente el del Córdoba, porque así se lo trasmitió en día el valenciano Gaspar Romero Giner, el letrado del club que llevaba el asunto, como ahora Magdalena Entrenas, abogada y consejera de la entidad, que personalmente sigue con el tema en la actualidad. "Magdalena Entrenas pretende negociar para evitar entrar en sala", apuntó Rodríguez.

Un contrato puente de las barras para "lucrarse personalmente"

El gerente de Maroam explicó que tras recibir la rescisión unilateral no denunciaron porque "queríamos tener datos reales de asistencia y otros para que la demanda fuera fundamentada", así que que como además "teníamos un derecho de tanteo y retracto sobre otro posible proveedor, ahora llega la demanda sobre el contrato de diez años". Un vínculo que luego firmó Pit21, dirigida por Julián Hidalgo, que aportó uno de los marcadores electrónicos.

La demanda presentada en su día por Maroam al Córdoba CF SAd

"Julián y su empresa duraron 40 días pese a firmar diez años, porque yo pienso que aquel contrato era infirmable. De hecho le pedían una donación de 300.000 euros a la Fundación del Córdoba que luego nunca se abonó tras romperse el acuerdo", relató Rodríguez. De hecho, en su opinión, "creo que utilizaron a Pit como puente para quedarse con las barras y lucrarse, porque luego no sabría decir si lo facturado aparece en las cuentas del club de aquellos años". Rodríguez insistió que en el pasado, a principios de siglo, "yo incluso he adelantado mucho dinero al club para pagar autocares con Rojas o Hita de gerentes, porque siempre hubo buen rollo hasta que Gonzalez armó la zapatiesta", sobre el que también "inluso me hizo pedidos a través de Sergio García de compras de alcohol para sus palcos, cuando está prohibido por ley para los eventos en recintos deportivos".

Por ello apuntó que "no vamos contra el club, sino contra la persona que tomó aquella decisión", por lo que "sólo me sentaría para reclamársela a Carlos González y que la pagara él", para a la par apuntar que "no nos han dado opción de hablar con Jesús León, porque mi intención era llegar a un acuerdo". Con todo, aclaró que "desde el ámbito profesional la petición de la demanda así, aunque sinceramente a nivel personal no veo justa esa indemnización", por lo que es consciente que puede ser reducida al 15 % de lo demandado como ocurrió en el juicio del retardo de las puertas en el partido de Copa. En conclusión, que se podría hablar los algo más de 1.300.000 euros podría reducirse a unos 200.000 euros, que un buen acuerdo hasta se prorraterían en varios pagos, eso sí, para eso hay que sentarse en el citado acto de conciliación y llegar a un acuerdo mostrando buena fe por ambas partes. Sería lo ideal, pero lo que está claro que al Córdoba le volverá tocar a pagar uno de los muchos lastres dejados por González, del que muchos calificaron su gestión como excelente.

 

Seguir a

Relacionados

Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad