icono de futbol
Córdoba CF
La SAD aplicó en su primera década de vida sucesivas ampliaciones de capital y reducciones del mismo, además de la reposición de pérdidas a fondo perdido y la famosa 'operación acordeón', antes de que González inflara el activo con el estadio
Jesús León en el palco el día del Elche. Autor: Paco Jiménez
R. Fernández
05/12/18 15:21

¿Cómo salió el Córdoba de sus anteriores situaciones de causas de disolución?

El déficit acumulado la pasada temporada, 4,2 millones de euros, ha dejado al Córdoba CF SAD en causa de disolución, esto es, obligada a tomar, por parte de su Consejo de Administración, medidas para restablecer su equilibrio patrimonial. Esta situación, que ha generado la lógica intranquilidad en el aficionado, ya ha pasado muchas veces en la entidad. Vamos a recordar qué opciones usó entonces, y, según puede leerse en la auditoría, la que pretende aplicar ahora.

En primer lugar, hay que responder -es inevitable- a la cuestión de por qué está el Córdoba en esa causa de disolución.

- Una empresa tiene que tener siempre un patrimonio neto no inferior a la mitad del capital social, que en el caso cordobesista es 1.883.000 euros aproximadamente, por lo que la referencia es, aproximadamente también, 942.000 euros.

- ¿Qué es el patrimonio neto y cuál es ahora mismo el del Córdoba? Es la diferencia entre el activo y el pasivo, es decir, entre el valor de lo que tiene la empresa, sus bienes y derechos, menos sus deudas y obligaciones. En el caso del Córdoba el activo está en torno a los 10 millones y el pasivo sobre los 12, por lo que su patrimonio neto es -2.482.560 euros. Es decir, necesita casi 3,5 millones de euros para volver a estar en equilibrio.

¿Cómo puede hacer ese proceso y cómo lo hizo el Córdoba antes?

1.- Con una ampliación de capital: un pago dinerario a cambio de nuevas acciones de la entidad

El Córdoba realizó este proceso en 2001, dos veces en 2002, 2003 y 2007, bien con cash directamente o por compensación de créditos que tenían a favor y a los que renunciaron los gestores entonces del club, Arenal 2000 (Rafael Gómez) y Prasa (José Romero) básicamente, junto a Marin-Hilinger (Ángel Marín).

Sin embargo, en este caso no es viable, puesto que como es la cifra del capital social la referencia de la causa de disolución (1.883.000) y el Córdoba está en negativo, si aumenta la primera estaría más lejos de ese equilibrio.

2.- Una reducción de capital: pérdida de valor de las acciones

El Córdoba hizo esto en 2003 (las acciones pasaron de valer 60 euros a 15), 2007 (dentro de la operación acordeón en la que hubo una ampliación de capital anterior y otra posterior tras minorarse las acciones a 0 euros, con nueva suscripción de acciones en las que entraron los minoritarios) y 2009, en que las acciones pasaron de costar 0,07 a 0,01.

Es otra opción no viable, por el escaso valor de las acciones y porque bajar esa cifra de 1.883.000 euros tampoco permite compensar el desequilibrio desde los -2,4 del patrimonio neto.

3.- Compensación de pérdidas: aportación dineraria directa por parte de los socios para compensar las pérdidas de la sociedad.

El Córdoba ejecutó esta fórmula en 2003, 2004, 2006, 2008 y parcialmente en 2009. Prasa no pudo completar el pago último ni el aún mayor aprobado en Junta de Accionistas de 2010, por lo que primero presentó el Concurso de Acreedores y luego vendió sus acciones a Ecco Documática.

Esta iniciativa, que en realidad sí se puede realizar hipotéticamente ahora mismo, tiene un hándicap principal: se realiza a fondo perdido y no podrá recuperarse por parte de los socios (en este caso Aglomerados Córdoba y Jesús León) una vez que se haya realizado.

¿Qué es lo que parece querer hacer el Córdoba?

En la auditoría se habla de un acuerdo para la cesión del uso de El Arcángel y la posibilidad de traspasos como principales medidas para salir de la causa de disolución. Es decir, lo que pretende hacer el Córdoba es aumentar su activo, de modo que la resta que ahora mismo le da negativo en -2,4 millones suba por encima al menos de 942.000 euros. Por ejemplo, en ese activo actual figura en "Entidades deportivas deudoras por traspasos/cesiones" una cifra de 1.772.000 euros, seguramente de pagos por percibir aún de Florin, que si lograra traspasar a Guardiola, Aguado o Javi Galán se supone que aumentaría esa cifra.

La otra opción, con la vía del estadio, es la que hizo González cuando compró el club, que en ese momento tenía -7 millones de euros de fondos propios en pleno inicio del Concurso de Acreedores, con el mismo capital social. Como no iba a poner 8 millones de euros ni en broma, situó en el activo la cesión de uso del estadio, con una cifra de 23,5 millones de euros que luego fue variando al alza, por lo que durante toda su etapa, incluso en años de pérdidas, como en 2014, nunca estuvo en causa de disolución. El problema es que en 2017 se supo que simplemente eso no se podía hacer, porque si no existe un instrumento jurídico que regule la cesión en lo relativo al inmovilizado intangible, como sería en este caso El Arcángel, la entidad no puede registrar activo alguno, sólo un gasto de acuerdo con su naturaleza y un ingreso por subvención / donación en la cuenta de pérdidas y ganancias.

O sea, que el Córdoba necesita un acuerdo de cesión firmado y cerrado, que permita hacer una valoración real que cuánto supondría eso en lo económico. Si se lograra ese acuerdo, que es mucho decir con las elecciones municipales tan cerca y seguramente necesitando un consenso de las fuerzas políticas, más un respeto total a la legalidad con las consultas pertinentes, podría dar un paso hacia la estabilidad financiera, ya que ni en temporadas tan mal gestionadas como la anterior habría posibilidad de una disolución de la SAD.

Seguir a

Comentarios

Ancaza57
...TRAMPAS DE TRAMPOS@S????. YA CONTESTARÁ ALGUIEN NO????. Todito con mayúscula por INDIGNO..., sin más comentarios. Un saludito patoít@s.
Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad