icono de futbol
Córdoba CF
Jesús León no quiere vender, por ahora, pero no para de recibir ofertas de variopintos grupos inversores, algunos gestados en Córdoba con Prasa de trasfondo, a la par que quien lo metió en el fútbol, Del Nido, no para de comprar acciones del Sevilla
Jesús León gesticulando en una de sus apariciones este verano
David Jurado
05/10/18 7:19

De compras, ventas y prebendas

Que el Córdoba CF no está en venta ahora mismo debe ser una realidad que tiene que quedar más que clara para todo el cordobesismo. Claro está, hasta que se venda. Pero ese panorama se vuelve a poner sobre las mentes de los cordobesistas al hilo de la información que ayer pusieron en la palestra los compañeros de ABC Córdoba, que da continuidad a los primeros contactos que trasladó el propio Jesús León a mediados de agosto a Cordobadeporte.com, cuando desveló de primera mano el propio montoreño hasta dos ofertas. Porque fue él quien las deslizó a este periódico semanas antes, cuando se veía asediado ante el pago final a Carlos González del millón que le restaba de los 2,5 que debía pagar en julio. Tan cierta es la realidad que plasma ahora ABC como la adelantada hace casi dos meses, aunque tras salir a la luz publica León las calificó de "rumores" en El Pelotazo de Canal Sur Radio, hablando de "unos chinos".

Pues bien, la postura de León es exactamente la misma en el momento inicial que en la actualidad, es decir, no vender. Un punto de vista inamovible incluso en la situación actual, pero contrario al de su entorno más cercano, sobre todo el parecer de su esposa, a la par presidenta de la Fundación blanquiverde, que como en agosto está más que cansada, o algo más, de la entrada de lleno de su marino (en el Sevilla no pintaba nada) en el mundo del fútbol. Y todo ello a pesar de llevar menos de un año en los focos mediáticos. Pero tanto antes como ahora, Isabel Madueño vendería con los ojos cerrados, como le pidió en más de una ocasión a su esposo a finales de aquel delirante mes de julio con aquellos cruces de mentiras con Carlos González

Ahora el panorama tornó, si cabe, a peor, porque tras obrarse el milagro del que nadie se olvida, por mucho que insistan en ello, tras siete jornadas sin ganar un partido la crisis ya no sólo es económica, sino también deportiva. Y aunta a un final no precisamente feliz, con un posible descenso que desencadenaría un club en quiebra, aunque ésta podría llegar antes en lo personal.

Viaje de ida y vuelta a Madrid

Jesús León pasó ayer gran parte de la mañana en Madrid. Inicialmente había quedado a desayunar con una fuerza viviente del pasado cordobesista, aunque tuvo que anular la cita para emprender viaje a la capital de España dado que un importante tema para el club debía resolver. Sin embargo, desde la entidad se ofrecía otra versión, porque había estado en el club casi todo el día. Todo ello pese a que testigos presenciales le vieron llegar a Córdoba desde la capital del España en el AVE de las 14.00 horas. Así que, como no podía ser de otra forma, poco después de la primera versión, se rectificó para reconocer que había estado en Madrid para resolver asuntos, pero de una de sus empresas, no del Córdoba CF como informó a este periódico la fuente inicial, distinta a la oficial del club.

León pasó, entre otros sitios, por un importante despacho de abogados, que entre otros tiene a Cristiano Ronaldo como cliente. Desde éste se apuntó que el presidente habría vendido el club a un grupo inversor nacional. Evidentemente ese extremo fue negado por la tarde de los despachos del club califal.

Sea como fuere, son muchos los focos que señalan a distintos grupos inversores, uno de ellos auspiciado por el mismísimo José Romero, presidente de Prasa, según aseguraron fuentes de su entorno, por extraño que parezca. No es que su mandatario pretenda regresar al fútbol, ni mucho menos, pero sí que es cierto que éste siente tener una espinita clavada por aquella venta que propició que el mayoritario paquete accionarial recayera en poder de Carlos González.

León encogiendo los hombros hablando del límite salarial del que asume responsabilidades

Ahora desde Prasa se reconoce aquel error, y se podría decir que se sienten en deuda con la ciudad por los desplantes que tuvieron que sufrir los cordobesistas durante más de seis años y que ahora padecen de otra forma. De manera que el último empresario cordobés en el poder antes del desembarco de León con Oliver puede ser pieza clave en un movimiento a medio plazo que apunta de cara a la apertura del mercado invernal. Un grupo que mantiene relaciones con ex-presidentes cercanos de la entidad que no paran de recomendar al motoreño que venda. Éste continúa erre que erre.

Mientras en el club las penurias económicas son palpables, aunque no se deban nóminas aún a los jugadores del primer plantel, pese a que algún malintencionado del vestuario anexo así lo haga circular por distintos foros de la ciudad. Para evitar eso, como para los pagos a González, León ya se vio obligado a buscar financiación, aunque en el club se niega oficialmente que sea de terceras personas, pese a que el montoreño lo intentó sobre todo en julio, entonces con una línea financiera de más de un millón de euros.

Desde Del Nido a Oliver, pasando por Carlos González y vuelta al punto original

Ahora la fuerza en la tesorería es igualmente necesaria, porque se requiere para finiquitar la relación con los Oliver, que aunque quedó plasmada verbalmente debe de liquidarse aún. La figura del navarro en escena aparece vinculada al pasado de León en Sevilla. Fue en la capital hispalense donde conoció a Oliver, pero antes inició su idilio con José María Del Nido, que fue quien le introdujo en el mundo del fútbol porque lo necesitaba antes de entrar en prisión. 

Aythami mirando al cielo junto a Luis Oliver y Jesús León en su comparecencia en el Circulo de la Amistad

Con el expresidente del Sevilla ya entre rejas no fue una, sino alguna más las Europa League que León celebró sobre el césped con Unai Emery, los Krychoviak y compañía. Del Nido le vendió en su día las acciones a León y luego éste tras decenas de ofertas tentadoras, cuando quería ser presidente del Sevilla (o cualquier club), se las vendió a Del Nido, porque no se las devolvió, según niegan las partes, y menos aún actuó de testaferro. No hubo favores, sólo transacciones comerciales, como las que ahora hace día a día el exmandatario del Sevilla desde que salió de la cárcel, que no para de comprar acciones por las esquinas de la entidad de Nervión.

Eso sí, en el Córdoba CF aseguran que actualmente no existe vínculo alguno entre León y Del Nido, ni cuando el primero pasó apuros, como con los que convive en la actualidad. Pero son muchas las transacciones que se efectuaron, con compras y ventas, más las prebendas que ya hubo y están por llegar.

 

Seguir a

Comentarios

Ciudadano Cordobes
Sr. León quizá esto del Cordoba C F le va costar bastante en todo. Ahora que haya buitres revoloteando por su al rededor por su puesto, todo va depender de su aguante.
Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
David Jurado
1
Manuel Cobos Balaverde
Manuel Cobos
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad