icono de futbol
Córdoba CF
Ese derecho reflejado en su activo y pasivo evitó la opción de la causa de disolución en años de pérdidas al elevar el patrimonio neto, pero era contrario a la norma y tuvo que rectificarse tras consulta al ICAC
Una imagen del estadio El Arcángel
R. Fernández
01/12/17 17:51

El Córdoba incluyó erróneamente la cesión de uso de El Arcángel en sus cuentas desde 2011

El 21 de diciembre de 2011 el Córdoba CF aprobó en su Junta General de Accionistas unas cuentas que por primera vez incluían el derecho de uso del Estadio Municipal El Arcángel. De manera que sorprendió mucho a los accionistas minoritarios y que generó bastante debate con el Consejo de aquel momento, con una mescolanza entre la antigua propiedad y la nueva de Ecco Documática, en el pasivo y en el activo de la Sociedad Anónima Deportiva aparecieron cantidades desconocidas hasta entonces por encima de los 20 millones de euros como valoración del estadio, no como si fuera del Córdoba, sino por el derecho de utilización exclusiva del mismo.

Ese factor tuvo una incidencia clave desde ese momento. En la etapa previa, con Ángel Marín, Rafael Gómez y José Romero como máximos accionistas del club y también en la etapa de Prasa en solitario, fueron comunes las situaciones de causa de disolución de la sociedad, que se daban cuando, en ejercicios de pérdidas cuantiosas, el patrimonio neto de la SAD quedaba por debajo de la mitad de la cifra del capital social. Ello obligó a ampliaciones de capital -más dinero puesto por los propietarios- o reducciones del mismo, que estuvieron detrás de que las primeras acciones de la SAD del año 2000 terminaran perdiendo todo su valor. Con la inclusión del estadio en el activo y en el pasivo el patrimonio neto estuvo siempre en cifras tan altas que nunca hubo más problemas de ese tipo, con un capital social sin variaciones de 1,8 millones de euros. Una argucia contable eficaz pero...incorrecta.

Las cuentas que el club presentará el 29 de diciembre revelan que se ha procedido a la "subsanación de un error", así lo llaman, motivado "por la diferencia en criterio interpretativo mantenido por el Córdoba CF con respecto a la normativa existente relativa a la activación de derecho de uso del estadio". Se hizo tras la respuesta específica en el mes de julio del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuencas (ICAC), que era el mismo organismo al que el club aseguró haber preguntado en 2011.

Pero la misma explicación del club ahora admite que la consulta que existía entonces para lo que se creía que era una situación similar era "cuestionado para una fundación", no una Sociedad Anónima Deportiva. El Córdoba creyó que pese a que la cesión del estadio siempre fue en precario, con un acuerdo con el Ayuntamiento, podría aplicar que "si no era de esperar que se produjese una resolución del acuerdo,  ni hubiese un cambio en las condiciones de la entidad ni en su actividad, el tratamiento contable permitía la activación del derecho de eso".

La estimación para los balances, casi imposible

El ICAC, al ser preguntado por el club, se remitió a una Resolución de 28 de mayo de 2013 (hace cuatro años), en donde se dice textualmente que "si la cesión se pacta por un periodo de un año, renovable por periodos iguales, o por un periodo indefinido o determinado superior a un año reservándose el cedente la facultad de revocarla al cierre de cada ejercicio, así como en aquellos casos en los que no exista un instrumento jurídico que regule la cesión o éste no establezca con precisión los términos de la misma, la entidad no contabilizará activo alguno, limitándose a reconocer todos los años un gasto de acuerdo con su naturaleza y un ingreso por subvención/donación en la cuenta de pérdidas y ganancias por la mejor estimación del derecho cedido".

Así pues, el Córdoba ha tenido que calcular cuánto vale ese derecho, en un proceso repleto de dudas por el camino y que al final ha dejado como importe de la Imputación Teórica Anual para la temporada pasada, sumado el IPC, de 448.379,45 euros. Como será la cosa que en el mismo informe de auditoría se indica en torno al asunto por parte de los auditores lo siguiente: "Nuestro trabajo se ha centrado en el análisis de la razonabilidad de la valoración realizada por parte del Córdoba CF. Con respecto a la misma, señalamos la dificultad de poder aportar un método comparativo, debido a la no existencia de un mercado homogéneo. Ese aspecto podría reducir el grado de objetividad de dicha valoración".

Según se explica por parte del club en el proceso "se ha realizado un estudio de mercado de alquiler de campos de Primera y Segunda División" pero "debido a la atomización y multiplicidad de casuísticas, sin que exista un factor concordante en ninguna de ellas, no es posible establecer un mercado comparativo". Por ello, el cálculo ha sido "por la valoración que dio el Ayuntamiento de Córdoba al estadio en 2011, en base a datos del 2008". Entonces el estadio llevaba funcionando unos 15 años, desde 1993, y "la vida útil estimada para este tipo de estadios se establece en torno a 100 años". Pero los propios documentos del club parecen resbalar, puesto que dicen que "a junio de 2017 quedarían unos 85 años hasta su completo deterioro y en base a ello el valor del estadio se debería distribuir en el señalado periodo de tiempo", cuando con ese cálculo serían 76.

Y, para complicar el asunto, se añade que "en la temporada 2011-12 se hizo entrega de la parte de Fondo Sur, la cual había sido realizada por el Ayuntamiento de la ciudad, por lo que se produce el incremento del valor teórico del arrendamiento en base al valor de dicha obra, que se aplicará a lo que resta de vida útil (81 años)". Es otra cifra de tiempo diferente a la anterior.

Situación del activo y el pasivo

Pero más allá de la fiabilidad de este cálculo, hay que quedarse con que el club ha presentado a sus accionistas unas cuentas contrarias a la normativa vigente desde el año 2011. Por ejemplo, en las cuentas 2015-2016, el activo no corriente pasa de 30,3 millones a 5,4, el patrimonio neto, referencia para esos problemas de causa de disolución, de 22,4 millones a 3,1, y el total del patrimonio neto y pasivo de 36 millones de euros a 11,1. En las de 2016-2017, el activo no corriente es 5,2 millones y el patrimonio neto 2,6 millones. El total del patromonio neto y pasivo, como el activo total, queda en 11,2 millones de euros.

 

Seguir a

Comentarios

Ciudadano Cordobes
Cualquiera que gestiones sus cuentas no comete este error. Huele a podrido, huele a posible venta. Ya mismo hay cartel de venta: SE VENDE CLUB DE FÚTBOL POR NO PODER ATENDER. INTERESADO CONTACTAR CON LOS GONZÁLEZ Y PALMEROS.
Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
Manuel Cobos Paradojas
Manuel Cobos
0
foto Rafa Fernández
R. Fernández
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad