icono de futbol
Córdoba CF
El nuevo gol para la sección "La Jugada Tonta de la Semana" entre Quintanilla y Carlos Abad completa una estadística que está en buena medida detrás del desastre de temporada: dos goles encajados de media en cada partido lejos de El Arcángel
Los segundos de después tras el enésimo regalo del Córdoba. Foto: LFP
R. Fernández
25/03/19 11:44

El ridículo redondo

Para que un equipo sea el peor de cualquier categoría hace falta acumular muchos registros negativos, pero sin duda en el caso del Córdoba el de los goles encajados es de los que más llaman la atención, no sólo en el entorno cordobesista, sino también para analistas nacionales. Y el problema blanquiverde no ha sido sólo la cantidad, sino muchas veces la 'calidad' -o la falta de ella, según se mire- de estos tantos.

Ayer, en Cádiz, se vio otro gol que encajaría en aquella mítica sección "La Jugada Tonta de la Semana", con la que Ramón Trecet nos ponía en los 80 "Cerca de las Estrellas" en su caso de la NBA. Un balón que queda medio muerto y en la que la falta de la comunicación entre Quintanilla y Carlos Abad hace que el central pifie el despeje, estorbado por el canario, para meter la pelota en la red.

Y ese gol precisamente ha dejado una estadística redonda que es más que significativa de lo que está haciendo el Córdoba este año sobre todo fuera de El Arcángel: son 32 goles recibidos en 16 salidas, a una media de dos por partido. Algo que hace imposible pensar en puntuar, porque obliga a pensar en meter dos tantos como poco para tener opciones.

No es un dato baladí que la única victoria fuera de casa del Córdoba acaeciera dejando la portería a cero, algo que sólo ha pasado en otras dos ocasiones, en Gijón y Zaragoza. Y tampoco que los errores se hayan dado desde las primeras jornadas, sin que Sandoval, ni Curro Torres ni ahora Rafa Navarro hayan podido solventarlo. No han caído en el olvido acciones como los penaltis absurdos de Aythami y Quintanilla en Albacete, y era el primer desplazamiento, o el de Vallejo despejando con la mano en Lugo, el gol de saque de banda en Málaga o la pelota paseándose por el área ante Osasuna, por no hablar de los dos regalos de Carlos Abad en Extremadura o los tres, uno culpa suya también, en Soria. Una defensa muchas veces de chirigota.

Pero en general lo que se lleva viviendo en la etapa de Rafa Navarro, ya sea fuera o en casa, es absolutamente ridículo, porque, además de lo de Almendralejo, el gol con cadena de errores ante el Málaga, el desconcierto ante el Sporting, especialmente en el inadmisible segundo gol, o lo de ayer parece un puro cachondeo.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
Manuel Cobos Paradojas
Manuel Cobos
0
foto Rafa Fernández
R. Fernández
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad