icono de futbol
Córdoba CF
Sergio García hizo estallar al presidente, algo nunca justificable, tras medrar con la vuelta de su suegro a varios empleados desde que se reincorporó a su puesto de trabajo, provocando una situación límite que acabó en denuncias cruzadas
Sergio García paseando por la Ciudad Deportiva en un día habitual desde que se incorporó a su puesto de trabajo hace dos semanas
David Jurado
20/03/19 23:54

Las provocaciones del yerno de González, la pérdida de estribos de León

La tensión se mascó esta mañana en las oficinas del Córdoba CF, tras una trifulca entre el yerno de Carlos González, Sergio García, y el presidente de la entidad blanquiverde, Jesús León. El montoreño acudía a primera hora a El Arcángel con intención de reunirse con todos los empleados del club, tanto de oficinas y mantenimiento como con los propios futbolistas del primer equipo, como desveló Miguel Flaño en Canal Sur Radio. León quería enviar un mensaje de tranquilidad entre el personal ante el globo sonda lanzado ayer por González, con la intención de garantizar su continuidad en el club y su idea firme de no vender sus acciones al tinerfeño.

En éstas llegó su sorpresa, cuando un empleado le desveló que ésas no eran las noticias que tenían ellos a nivel interno, dado que Sergio García se había dedicado desde hace dos semanas, cuando se reincorporó a su puesto de trabajo tras un año de baja por prescripción médica, a medrar entre los trabajadores, advirtiéndoles del regreso de González antes de julio, a la par que tomaba nota sobre sus actitudes hacia su persona y aseguraba que pronto cambiaría el panorama en el club. 

Al entender que su gente estaba sufriendo un chantaje emocional por otro empleado, la chispa saltó. León fue en busca de García para recriminarle su actitud, llegando a perder los estribos, hasta el punto de que el propio club reconoció a Cordobadeporte.com que la situación fue evitable y no por ello justificable por parte del presidente, aunque su reacción fue fruto de una provocación previa de García al difundir entre el personal del club una futura realidad más que subjetiva. Sea como fuese, ante esa situación de tensión, García llamó a la policía, a los que reveló amenazas y esa supuesta ansiedad, como la que le llevó a estar de baja por depresión desde febrero de 2018, cuando ésta se personó en las dependencias del estadio. Algo que no hicieron los agentes de la ley motu pro prio por una posible reyerta pública. Luego llegaron las pertinentes denuncias cruzadas, como ha desvelado el diario digital Cordópolis.

Sergio García rehuyendo las fotografías en la Ciudad Deportiva

De esta forma se entendió mejor a qué venían las palabras que a mediodía de este miércoles hacía el expresidente del Córdoba, cuando manifestó en la Cadena COPE: "Ruego al señor León que si me tiene que mandar mensajes que me lo diga a mí. No tiene que utilizar a mi familia para decirles cosas desagradables".

Pero la realidad es bien distinta a como la cuenta el ínclito González, porque si ha sido un episodio muy desagradable fue producto de una provocación premeditada de un trabajador del club que sólo tiene el interés de desestabilizar en el Córdoba por su relación familiar con el anterior presidente. Son varias las personas que confirman que García acumula más de diez días intentando crear nerviosismo entre los empleados, incluso contando falsedades a algunos compañeros. Mal avío para un club que ya está tocado por su deambular en lo deportivo y que ahora también debe negociar una intentona con claros intereses que procede de la persona que tanto daño le hizo al Córdoba.

Sergio García departiendo con el delegado del primer equipo, Julio Cruz, el chófer del autocar Cristóbal y un empleado de mantenimiento de la Ciudad Deportiva

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
Manuel Cobos Paradojas
Manuel Cobos
0
foto Rafa Fernández
R. Fernández
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad