icono de futbol
Córdoba CF
La solidez defensiva y la rapidez para salir al contragolpe, buenos detalles que llamaron la atención en el primer test ante el Celta | El balón parado, más allá del trabajo sin apenas delanteros puros, aspectos a mejorar
Los jugadores del primer once de Francisco calentando en el césped. Foto: CCF
Fernando López
22/07/18 15:45

Lo positivo pesó más en el balance

Pese a ser sólo el primer partido de pretemporada, fueron varias las conclusiones que ayer se pudieron ir sacando sobre el equipo que busca Francisco. Un duelo que, con los mimbres que hay, fue un buen primer test para los cordobesistas.

Así, y pese a no tener delanteros puros, algo que el propio técnico destacó a posteriori, el sistema utilizado, 4-4-2, fue invariable durante los 90 minutos. Atrás quedó esa defensa de tres con carrileros largos con la que se acabó la pasada temporada con este mismo bloque. Por el momento ésa no parece la idea.

Entre las conclusiones positivas quedaron las buenas sensaciones de Kieszek, que, una vez más, dejó una parada antológica en el tramo final del partido. El polaco fue el que recibió el gol a balón parado, aunque poco pudo hacer. Mientras, su competidor por el puesto, Stefanovic, tuvo ciertos problemas para sacar el balón jugado desde atrás, aunque no tuvo demasiadas intervenciones.

En la línea defensiva, Aythami y Quintanilla volvieron a ejercer juntos y se mostraron igual de contundentes que al final del curso pasado. Con ellos en el campo, el Celta apenas tiró a portería y además corrigieron errores de pérdidas de balón. En el eje de la zaga actuaron también Valentín y Bambock, que dejaron muchos más espacios, fruto del poco entendimiento.

En los laterales, Fernández y Loureiro en el derecho y Mena y Galán en el contrario estuvieron bien. Como es lógico, fue el pacense el que tuvo más recorrido, mientras que a Mena apenas se le notó el teórico salto de nivel.

El centro cel campo, de más a menos

Con Edu Ramos lesionado, se esperaba que fuera Vallejo el que otorgara orden en el centro del campo, pero fue el canterano Jordi Ortega el que hizo las labores de salida de balón. Ambos se entendieron bien, abarcando mucho terreno y ayudando en las coberturas. La seguridad del canterano y el equilibrio de Vallejo fue, quizá, lo más destacado del partido.

Porque en la segunda parte partieron en esa misma zona Quim Araujo y Álvaro Aguado, que sin duda, estuvieron más desordenados en defensa y con más problemas en la salida de balón. Ambos jugadores son de un corte más ofensivo que los anteriores y eso el equipo lo notó.

En las bandas, el más destacado fue Jaime Romero, que en 45 minutos hizo un gol y sirvió dos buenos balones a Jovanovic. Se aplicó en ayudar a Fernández atrás y no dudó en encarar cuando pudo. Por la izquierda actuó Javi Lara, quien realizó varios cambios de orientación interesantes y puso un saque de esquina que casi acaba en gol. Al de Montoro le sigue faltando ritmo de partido e intervenir más en la elaboración del juego.

Los problemas de no tener delanteros

Arriba tuvieron que actuar en primera instancia Sasa Jovanovic y Alfaro. El capitán realizó una buena labor en cuanto a fijar los centrales y venir a recibir de cara, mientras que el serbio se mostró muy entonado, buscando las cosquillas a las espaldas de los laterales. Suya fue la jugada del gol y las mejores ocasiones del partido.

Más gris estuvo Zelu, que apenas intervino en juego en su debut. Su complemento fue Quiles, que tuvo la única ocasión de la segunda parte y puso algo más de interés.

Por último, Montelongo y Sebas se repartieron la segunda mitad. Al uruguayo se le vio sin ritmo, gris y con poca participación, mientras que el canterano sí quiso participar y mostrarse aunque tuvo poco tiempo. También se vio sobrepasado Esteve, aunque es cierto que el catalán actuó fuera de sitio y tuvo ciertos problemas para colaborar en las tareas del equipo desde la banda.

Apuntes generales

En cuanto al equipo en general, se le vio muy ordenado en defensa, cómodo saliendo a la contra y pese a las bajas, con la misma pólvora que en la temporada pasada. Brillaron Jovanovic y Jaime Romero sobre todo y en la primera parte, con los más teóricos titulares, no se echó de menos a Edu Ramos.

En la parte negativa quedó más que plasmado el problema de una plantilla corta, sin delanteros. En la segunda parte además, el equipo tuvo poca profundidad y quedó huérfano de un referente arriba que se echara el equipo a la espalda. Y el balón parado sigue siendo también una tarea pendiente a mejorar.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
David Jurado
0
Manuel Cobos Balaverde
Manuel Cobos
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad