icono de futbol
Córdoba CF
La situación de Bijimine es la más atípica de los jugadores con contrato que no cuentan para el próximo curso, entre los que también está Guille Donoso, más Abel Moreno y Borja Domínguez tras regresar de sus préstamos | Hacer caja este verano, complicado
Bijimine saldrá del club por su mala conducta fuera de los terrenos de juego
David Jurado
16/06/17 14:14

¿Y de rescisiones, cesiones y traspasos qué?

El cordobesismo anda sediento de fichajes. Quiere ver caer el primero para evaluar el compromiso del club en su apuesta por buscar la Primera División. Pero los frentes se acumulan en los despachos de Álex Gómez y su secretario técnico, Miguel Linares, que parece estar más centrado en el filial, donde ya van tres refuerzos. Además de buscar las renovaciones de Javi Lara y Bíttolo, las únicas que quedan por hacer del plantel, y negociar por alrededor de siete fichajes, también tienen que dar salida a los excedentes de cupo: aquellos jugadores con contrato que no cuentan.

El primero de ellos es, sin duda, Jonathan Bijimine. El franco-congoleño tenía pinta de jugadorazo y traspaso a medio plazo. De hecho, en diciembre hasta lo quiso el Barcelona para su filial. Pero de la noche a la mañana, nunca mejor dicho tras un desliz nocturno, pasó al ostracismo. Su accidente de coche en un polígono industrial, con positivo incluido, fue sólo uno de los muchos incidentes que el central ha tenido en los últimos meses, aunque éste fuese el único público y notorio que acabó por condenarlo. Desde que le ocurriera en febrero no volvió a jugar ningún minuto, aunque entró residualmente en alguna convocatoria.

De hecho, hasta el propio jugador se alejó del grupo cuando tras la importante victoria ante el Reus, que encaminaba la permanencia, se desmarcó del vestuario sin salir en la foto de celebración. Al tiempo, aprovechaba para borrar en sus redes sociales su pertenencia al Córdoba como antes sí la refería. Ese descubrimiento fue el artículo más leído en Cordobadeporte.com en el último mes y medio, señal del interés de la afición por un caso con muchas aristas. Pero el caso es que su distanciamiento con el vestuario fue tal que después de ausentarse en la penúltima semana por la muerte de un familiar y su regreso, porque no tuvo vacaciones adelantadas como muchos pensaron, sus propios compañeros y el cuerpo técnico determinaron que ya no entrenara con el resto del grupo.

De manera que cualquier día de estos el club anunciará en su web la rescisión del contrato con el africano, al que le restan dos años de vinculación, y que a buen seguro llevará camino de despido, aunque en su caso sí que hay razones para que sea procedente. Otra salida sería muy, muy sorprendente a día de hoy.

Guille Donoso saldrá este verano, dará facilidades para una rescisión más que cesión

Muy diferente es el caso de Guille Donoso. El verano pasado fue una de esas apuestas vía asesores-amigos-agentes del presidente, el que lo era entonces, Carlos González, que no acabaron por salir bien. Esas injerencias que seguramente ahora vuelvan a ser mucho más habituales.

El asturiano al principio jugó con Oltra, muy hábil en este tipo de situaciones, pero su rendimiento fue en línea descendente hasta no contar para Carrión. También le quedan dos años de contrato, y por su juventud y cualidades técnicas se podría pensar en una cesión, pero la realidad es que el jugador no se adaptó a Córdoba tras su primera salida de Gijón. El propio Donoso no pondría problemas para rescindir. Hay varios equipos del norte interesados en él.

Luego están los casos de los dos jugadores que estuvieron cedidos esta temporada: Borja Domínguez y Abel Moreno. El del gallego quedó ya bien explicado días atrás, y teniendo en cuenta que sólo le resta un año de contrato, saldrá al 99 %. Todo ello pese a ser un jugador del agrado de Carrión, pero su debilidad mental en un momento complicado de la temporada y la abundancia de mediocentros en la plantilla apuntan a su salida. Quizás ésta sea la única que pueda dejar algo en las arcas califales. 

La cláusula que debería pagar el Oviedo para quedárselo en propiedad está ahí, 1.500.000 euros, según fuentes blanquiverdes, aunque desde tierras asturianas dicen que es inferior al millón. De cualquier forma, si el nuevo técnico que sustituya a Hierro no lo requiere su destino se puede complicar o ser otro.

Por último, está el sevillano Abel Moreno, con otros dos años de contrato como los dos primeros. Su salida será la más fácil por ser representado por Salvador Sánchez, el agente de cabecera de Carlos González, a lo que se une que Carrión no lo quiere. De hecho, al final de la pasada temporada, cuando Oltra le echó la cruz, el técnico catalán tampoco lo quiso para el filial, al romper todos los códigos éticos de cualquier vestuario. En la Ponferradina tampoco le fue muy bien al lateral zurdo, tanto que si hubieran podido lo habrían devuelto en el pasado mercado invernal.

De la plantilla actual cuentan 12+4 

De manera que de los supuestos dieciséis jugadores con contrato en realidad Carrión ahora mismo sólo contaría para su plantilla de doce jugadores, con Pawel Kieszek para la portería, los defensas Caro, Deivid, Antoñito y Domingo Cisma, los centrocampistas Edu Ramos, Luso, Aguza, Javi Galán, Carlos Caballero y Sasa Markovic, más el atacante Alejandro Alfaro. A ellos habria que unirles los jugadores del filial Marc Vito, Esteve, Jordi Ortega y Quiles, éste último sin renovación aún oficial aunque pueda estar hecha. Luego habrá que ver qué papel juegan estos chicos a lo largo de la temporada.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
David Jurado
0
julia lopez
Julia López
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad