icono de futbol
Córdoba CF
Si la pretensión de renovar a Javi Lara se cumple, el Córdoba apostaría por el mismo grupo de mediocentros de esta temporada, aunque debería reconvertir o dar salida a alguno más que a Borja Domínguez para recortar más los nueve actuales
Inseparables, Javi Lara y Sergio Aguza llegaron en enero y pronto conectaron, ahora para que esa relación siga en el Córdoba tienen que renovar
R. Fernández
18/06/17 14:17

Una idéntica medular...sobrecargada

Tener dos hombres de garantías por puesto es una de las grandes pretensiones de cualquier planificación que se precie, como lo es que jugadores importantes en sí o al menos claves para el entrenador se queden. Esas dos realidades quieren unirse en el seno del Córdoba en una de las zonas más importantes del campo, la de los mediocentros, aunque casi se llega al abuso.

La dirección deportiva del Córdoba cuenta al cien por cien con Edu Ramos, que tiene un año más de contrato y ha acabado bien la temporada, y ha renovado unilateralmente a Aguza como fórmula para atar a una de las sorpresas agradables del año, que llegó sin hacer ruido cuando parecía poner rumbo a Ponferrada y ha demostrado ser un jugador con mando en plaza y buenas condiciones. La lógica dice que debe renegociarse un acuerdo que deje más contentas a las partes, pero de momento sigue, lo mismo que quiere lograr con Javi Lara. Su continuidad, ofertas mareantes de otros clubes y hasta de fuera (como de México) aparte, sólo depende de que el Córdoba lo valore mínimamente en una situación de negociación normal, no como la que se vivió en enero

Si Javi Lara se queda, se mantendría un triunvirato que Carrión y otros pesos pesados del vestuario consideran fundamental, y que partiría con la vitola de titular desde la pretemporada. Edu Ramos-Aguza-Javi Lara, con el deseo de jugar de memoria.

Otros cinco

Pero ¿y los demás? La situación ahora mismo dentro del plantel habla de que también están para esa zona Luso en la faceta destructiva, porque tiene un año más, Caballero, para la creativa con la misma duración, y Markovic, jugador más o menos mixto renovado para tres años. Y además los chavales Esteve y Jordi Ortega, renovados ambos hasta 2020 y a los que se les quiere ir dando minutos, y Borja Domínguez. Ni más ni menos que nueve.

Se da por hecho, y así hemos informado, de que Borja saldrá, aunque evidentemente no regalado, porque el jugador quiso irse en un momento difícil traicionando en cierta manera la confianza de Carrión. Pero es que sin el gallego seguirían siendo ocho, y eso dando por hecho que Alfaro en principio va a ser uno de los interiores derechos del plantel, en una zona donde tiene que llegar alguien titularísimo sí o sí.

Por eso, y si de verdad se confía en Esteve y en Jordi Ortega, la única vía lógica desde fuera pensando en un plantel equilibrado es la de alguna otra rescisión -valoren ustedes el nombre- o que algún jugador se reformule al cien por cien en otra posición. Ahí la lógica apunta a Luso, que con Carrión donde más ha jugado es atrás, y que podría pasar al cuarteto de centrales con esa responsabilidad junto a Deivid, Caro y el jugador que por lógica debe llegar en esa zona y, como en el lateral derecho, para ser muy titular. O ésa es la teoría.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
David Jurado
2
julia lopez
Julia López
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad