icono de futbol
Fútbol Base
El caso del delantero del equipo juvenil de Liga Nacional, apartado por no firmar un contrato profesional, se resolverá en un juzgado | Su padre: "Mi niño sólo pide a Dios poder jugar al fútbol en cualquier club"
José Bonilla en un partido de Liga Nacional de este año. Foto: Paco Jiménez
Fernando López
02/03/16 12:30

Bonilla, o la fábrica de sufrimiento CCF

El Córdoba CF se vanagloria este año de haber implantado una nueva forma de hacer las cosas en la cantera. El club hizo una apuesta por responsables de fuera, como Albert Puig y Álex Gómez Comes, para mejorar su estructura, le dio realce mediático con sus altavoces a todas las cuestiones relacionadas con la misma, que empezó a llamar Fábrica de Talento CCF, y hace poco realizó un importante torneo con los clubes con los que ha llegado a un acuerdo de filialidad-colaboración para contar con sus mejores jugadores a cambio de ayudas a otros niveles.

Pero no todo es de color de rosa dentro de ese sistema. Un jugador de esa casa, posiblemente uno de los que más futuro tiene en el club, José Bonilla, vive una pesadilla desde hace un par de meses. El jugador pasó de un día para otro a no entrar en las convocatorias de David Sanz, su entrenador ya desde el pasado año en el Cadete Andaluza, cuando era indiscutible y el goleador del equipo (9 dianas). Tanto que había llamado ya la atencón del seleccionador nacional, Santi Denia, para las convocatorias de la selección española sub 17.

Precisamente ahí está el arranque del problema, que nos describe a la perfección su padre, José Bonilla, que sabe de qué va el tema porque es presidente del Martos y está ligado al fútbol desde siempre. "La situación fue a raíz de las convocatorias del jugador con la selección española y andaluza. Tras su debut con la española, el club nos comunica que quiere hacerle un contrato profesional, algo que vimos con buenos ojos. Pedimos un borrador y vimos que no era interesante para el futuro deportivo del niño y así lo hicimos saber, porque no había cosas claras que nos gustaría ver. El club nos comunica que no hay nada que objetar y que hay que firmar el contrato sí o sí. Nos dicen que si no firmamos el niño no iba a jugar con su equipo y así ha sido".

En concreto el problema pasaba porque al jugador se le quería aumentar la cláusula de rescisión a los 2 millones de euros sin una subida en los emolumentos, que el jugador ya tiene por sus cualidades desde hace un tiempo. El contrato profesional tiene unas obligaciones fiscales, al hilo de lo bruto y lo neto, que le dejarían ganando lo mismo hasta 2019.

"La persona que nos transmite esto es siempre la misma, Albert Puig, que transcribe lo que dice el presidente", relata Bonilla. "El club sólo quiere que firme y es el que nos hace saber que no va a jugar. Luego es el entrenador quien le dice que no va a jugar porque el club no se lo permite".

Ya "no desea seguir en el Córdoba"

El problema tiene difícil solución, porque el trato recibido ha dejado unas heridas abiertas difíciles de cerrar. "Soluciones ya sólo una: Como menor de edad pero como persona con personalidad propia y después del trato recibido, tras las continuas actuaciones tanto humanas como deportivas, no desea seguir en el Córdoba. Y quiere jugar al fútbol donde sea".

Bonilla aclara que detrás de este caso no hay ninguna maniobra ni oferta de otro club. Las ganas de marcharse ahora son posteriores, nunca anteriores. "Mi niño, con 16 años, que debuta con la española, que está feliz en su equipo, que no pide nada, sólo jugar al futbol y progresar, ve en un mes y medio, y porque una persona lo decide, que no puede jugar. Ya me dirás qué hacer. Él sólo le pide a Dios poder jugar al futbol en cualquier club".

Y es que para su progenitor el tiempo corre y pese a la juventud el mundo sigue girando. "Ya lo ha pagado no estando en las demás convocatorias de las selecciones. No lo pueden llevar por no tener ritmo de partidos", criticó. Por eso, ha tomado la drástica decisión de denunciar el caso en los juzgados. "Conocemos algunos casos que son muy similares y con el mismo fin. Los jugadores han sufrido daños morales y ahora están en otros clubes". En su caso "se ha interpuesto ya una denuncia en el juzgado y estamos a la espera de la respuesta del juez y el fiscal". Punto y seguido, porque a este culebrón le quedan muchos capítulos. Ojalá no tantos como a la utópica y futurista Ciudad Deportiva.

 

Seguir a

Comentarios

Ancaza57
Es vomitivo..., asqueroso y propio de mangantes y chorizos, de golfos y explotadores sin escrúpulos..., vaya lo que se hacía en Chicago en épocas..., lo que hacen algunos ahora y hasta con niños para explotarlos. Esto que se hace con este crío sería digno de que la vía penal entrara a saco y pusiese a más de uno donde debería estar. Un crío, o su tutor legal (padre), que se niega con todo el derecho del mundo a firmar un contrato "profesional" que le ofrece un explotador. Un crío que su "delito" es que quiere jugar al fútbol y que encima lo hace mejor que bién NO lo siguiente..., la cara de vergüenza se le debería de caer al RATA como cooperador necesario de todo esto. Me dan vómitos leer este tipo de noticias y que por cierto no son nuevas con el crío Bonilla ni con algún otro, sobran los nombres. Que babarbaridad..., y que el fiscal no actúe de oficio cuando debe de primar el INTERÉS DEL MENOR..., que m., de país, de f., y de hasta el que asó la manteca. No me extraña que pase lo que pasa en el In-Congrueso que un frupo de desquiciados se dedican a lo que se dedican en vez de resolver. Pues estos los mismo..., unos regidores desquiciados y que ahora sacan el "CASO BONILLA" PARA DESVIAR LA ATENCIÓN SOBRE SU INCOMPETENCIA. Lo dicho estamos en manos de desquiciados. Ánimo Bonilla, eres un campeón chaval. Un saludillo patos y patoas menos pal RATA y el PERICO.
Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad