icono de futbol
Fútbol Base
Así continúa el 'acordobesamiento' del club, porque junto al extécnico del Espeleño regresa Rafa Fernández y llega Rafa Herrerías, éste último director deportivo de las selecciones provinciales el pasado curso amén de entrenador de la benjamín
Rafa Navarro, el hombre milagro del Atlético Espeleño. Descomunal su trabajo. Autor: Paco Jiménez
David Jurado
28/09/18 8:04

Rafa Navarro vuelve a su casa sustituyendo a Rubén Domínguez al frente de la cantera

(Actualizado 14:40 horas). Las categorías inferiores del Córdoba CF sufren otro giro de timón. Después de que Cordobadeporte.com avanzara a primera hora de esta manaña ese cambio de rumbo, el club oficializaba pasado el mediodía la salida del sevillano Rubén Domínguez, nombrado director de cantera el pasado 5 de julio con un contratro de tres años, que recibió esta semana su carta de despido y que se encuentra negociando su inminente salida del club. Al adiós ya oficial de Domínguez se suman las de Adrián Benítez, primo de Domínguez y preparador físico del equipo juvenil, Jaime Molina y José María García, el que fuera técnico del filial la pasada campaña y que ahora era segundo de Juan Marrero.

La entidad blanquiverde ya le tenía buscado sustituto a Domínguez, un cordobesista de toda la vida. La salida del hispalense supone el regreso a su casa de Rafa Navarro, que estará acompañado de primera mano por Rafael Herrerías, que el pasado curso fue el director deportivo de las selecciones provinciales cordobesas además de entrenador del conjunto benjamín. Además, en esas funciones de coordinación de la cantera -cargo de Herrerías- también estará junto a Rafa Navarro su inseparable Rafa Fernández.

De manera que se podría afirmar que el Córdoba se acordobesa a base de Rafaeles, porque por encima de ellos está el director deportivo, un Rafa Berges que con la salida de todo lo que huela a Luis Oliver -el siguiente será su hijo- sí que ha tomado cartas en el asunto por reordenar la maltrecha cantera cordobesista. Berges coincidió con Herrerías el pasado año en la delegación cordobesa antes de poner rumbo a Indonesia, dado que el campeón olímpico era el seleccionador cadete, de ahí que lo conozca bien. Estaban dentro de un póker de entrenadores formado entonces también por Martín Torralbo (femenino), a la par diputado de deportes, y Roberto Ramírez (alevín). A todos ellos que se les puede ver juntos en la fotografía de abajo.

Rafa Herrerías, a la izquierda, junto a Pablo Lozano, el delegado provincial en Córdoba de la Federación Andaluza, junto a Rafa Berges y Martín Torralbo al inicio de la pasada temporada en la presentación de los técnicos de la cordobesa

Al hecho de que Herrerías fue recomendado por Berges se puede sumar el hecho de que ya llevara trabajando más de un mes para el club en otras labores de scouting para el primer equipo, centradas en análisis de ligas extranjeras.

Iba para el filial

La entrada de Rafa Navarro en el Córdoba llega con algo de retraso, porque en realidad era el elegido por Jesús León para ser el técnico del filial, aunque por aquel entonces la prioridad era salvar al primer equipo, y cuando aquello ocurrió los frentes que se fueron abriendo posteriormente dieron rienda suelta al hijo de Oliver para elegir a Juan Marrero y deshacer el acuerdo del presidente con el ambidiestro de seda. De esa forma Rafa Navarro se quedó compuesto y sin novia cuando había anunciado su no continuidad en el Espeleño porque tenía la propuesta del mismísimo presidente del Córdoba. Ahora sí el montoreño puede imponer su criterio y el que fuera exfutbolista del Córdoba vuelve a su casa casi una década después de que oficiara de segundo de Juan Luna Eslava en otro milagrosa salvación de los blanquiverde en la campaña 2008-09.

Como no podía ser de otra forma, Navarro se trae a su amigo Rafa Fernández, uno de los héroes del ascenso de Cartagena, por lo que se matarán dos pájaros de un tiro nutriendo al club de dos históricos de finales de siglo pasado y principios del XXI.

Rafael Herrerías asumirá con mucha ilusión el reto de coordinar la cantera cordobesista tras ser el director deportivo de la cordobesa la pasada campaña, además de seleccionador benjamín

Con la llegada del trío de Rafaeles el club intentará reflotar la cantera dotando a sus equipos de más identidad propia y sobre todo de jugadores de la tierra, buscando en la medida de lo posible eliminar contratos prohibitivos, como es tener a jugadores de un filial de Tercera con nóminas alrededor de los 2.000 euros mensuales. Estos honorarios son además para jugadores llegados de variopintos lugares de la geografía nacional e incluso del extranjero, que no mejoran en mucho o en nada a otros cordobeses que andan en otros clubes de categorías inferiores de la capital y provincia.

En definitiva, que otra limpia y cambio de proyecto se ha iniciado, aunque para ello aún queda por finiquitar la salida del hijo de Luis Oliver, que será gravosa como la de su padre, y que si no se hizo aún es porque los más de dos millones de euros que se le adeudan aún al progenitor están ligados a llegar a un acuerdo. Eso es entendible, no así que empleadas como las hijas de Andrés Delgado sigan aún pululando por las taquillas de El Arcángel y la zona noble de los despachos, más que nada porque sus contratos no son vitalicios ni inasumibles en caso de despido como los del jefe de los servicios médicos de la entidad, que el lunes está citado a un juicio que está por ver si se producirá o se pagará para evitar un escándalo público a nivel nacional.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad