icono de fsala
Fútbol sala
Manu Leal y Cordero vieron irse su sueño del fútbol profesional y ahora disfrutan del futsal en el Itea Automatismos, aunque su cuadratura del círculo flota en el aire: "El futuro son los clubes de fútbol y ojalá algún día podamos vestir de blanquiverde"
Manu Leal y Cordero sobre el parqué de Vista Alegre. Foto: Fernando López
Fernando López
18/04/17 16:47

De talentosos canteranos al mundo del balón pequeño

Ésta no es la historia de un sábado de no importa qué mes, aunque ese día es ahora el más habitual para jugar de Manuel Martinez Leal y Manuel Jesús Cordero Carrera. Los aficionados al Córdoba CF y en general del fútbol de la provincia recordarán cómo hace unos años, bajo el nombre de guerra de Manu Leal -reformulado desde Manolillo- y Cordero, pidieron paso desde el filial del Córdoba, aunque entonces el salto al primer equipo no era tan fácil. Ambos decidieron emigrar por diferentes puntos de España, pero un día se cansaron y abandonaron el balón grande para pasar al pequeño. Ahora los dos coinciden en el Itea Automatismos de fútbol sala, el equipo de la capital cordobesa que este año se ha clasificado para la Copa del Rey tras su casi seguro segundo puesto final en el Grupo 5 de Segunda B.

El tránsito de querer ser futbolista a pasar al fútbol sala, jugando casi por hobby, se ha visto bastante en los últimos años, dando carta de naturaleza a algo sabido por todo el mundo. Son muchos los jugadores de fútbol que en verano se dedican a los maratones y al fútbol sala. Pero ¿cómo ocurrió en estos dos casos?

"El tema principal es el dinero", confiesa Cordero, que conoció la Segunda B en Lucena, Barakaldo o Alcalá antes de claudicar y empezar a jugar al futsal en clubes como Bar Pirulo de Moriles, Santaella o Ategua. "En el fútbol había dinero, pero cuando se acabó no compensaba estar fuera de tu casa y no cobrar prácticamente un duro. Para eso te vienes a tu casa y, cuando te gusta más prácticamente el fútbol sala que el fútbol, te pones a jugar, aun sin cobrar, pero en tu tierra".

El asunto de Manu Leal "fue un poco distinto". "Yo estaba jugando en Segunda B, en el Alcalá, en el Grupo I, donde Cordero también estuvo, pero tuve una rotura de ligamentos. Me vine a Córdoba a recuperarme, y de hecho hice ese trabajo con los mismos fisios del Córdoba, con los que tenía amistad. Cuando sentí que estaba preparado para volver, ahí sí le doy la razón de lo que pasó a Cordero. Te llamaban equipos de Tercera o de Segunda B, pero te ofrecían 200 euros para irte de tu casa. Y empiezas a valorar otro tipo de aspectos, como buscar un trabajo", expone. Además, "en Córdoba hemos tenido unos años muy malos, porque apenas estaba el Pozoblanco en Tercera, porque al final Lucena y Écija decayeron". "Sólo estaba el filial del Córdoba y con 23 o 24 años no puedes seguir ahí. Por eso ya miré al fútbol sala", dice.

"Muchos de mi época tenían maneras y están en Segunda B, Tercera o retirados"

Cuando se mira atrás hay un poco de rabia, y no sólo por lo personal. "Nuestra época fue muy mala. No subía nadie al primer equipo y eso que yo tuve la suerte de entrenar bastantes veces con ellos", cuenta Manu Leal. "Y luego pasamos a otra época en la que sí se veían muchos canteranos en la plantilla. Los que han llegado es porque han estado en el momento oportuno y se les ha dado la oportunidad. Tengo muchos compañeros que no apuntaban las maneras para llegar, pero otros sí las tenían y a día de hoy se encuentran jugando en Tercera o en Segunda B", narra. "O retirados", apostilla Cordero. "El fútbol tiene mucho de estar ahí, además de estar bien preparados física y mentalmente. De mi quinta han llegado tres o cuatro, pero yo apostaba por muchos más porque tenían calidad".

Manu Leal y Cordero sujetan al que ahora es su esférico natural en Vista Alegre. Foto: Fernando López

Llegar al fútbol sala no es una panacea, casi en ningún aspecto. "Por supuesto que es muy diferente. El fútbol es el deporte rey, lo que mueve a las masas. Hay una diferencia abismal", explica Leal. "Pero aquí en Córdoba se están haciendo bien las cosas y cada vez se ve más gente. Incluso se ven aficionados del Córdoba y te da alegría. Pero por ejemplo en lo económico, en fútbol sala los jugadores de Primera y Segunda les dará para vivir, mientras que en el fútbol si llegas ahí juntas un buen dinero. Lo económico es una gran diferencia".

Luego está lo puramente deportivo, lo técnico, donde, para dos tipo del perfil jugón es hasta mejor, como dice entre risas Cordero. "Aquí básicamente estás siempre en contacto con el balón, te pasa por los pies continuamente. Al pelotero, al que le gusta tener la pelota, quiere sentirla". Manu Leal coincide. "Es un deporte en el que el balón te llega cada cinco segundos, cuando en el fútbol, como el partido no transcurra por tu banda, como era nuestro caso porque jugábamos ahí, te tirabas todo el partido corriendo hacia delante y hacia atrás, defendiendo tan sólo. Es verdad que el fútbol siempre va a ser el fútbol, pero aquí también se disfruta mucho".

Los sueños de futuro

Es de reconocer que el fútbol sala engancha en Córdoba, como se vio en la época del Grupo Pinar Adecor jugando play-off de ascenso, y como se ve con la amplísima representación cordobesa en la Liga Nacional de Fútbol Sala. "Está claro que la presencia de Bebé, Andresito o Solano, que ha llegado ahora a la selección, es una motivación para todo el mundo", apunta Cordero. Para Manu "es una pena que esos jugadores que salen se tengan que ir porque aquí no hay un equipo en Primera ni en Segunda". "Gente con calidad tiene que buscarse las habichuelas fuera de Córdoba, cuando todos esos futbolistas podrían estar jugando en su capital y sería un equipazo para pelear por estar en lo más alto de Primera. Mimbres y jugadores hay suficientes", asegura.

Pero entonces, y desde dentro, ¿qué haría falta para vivir un gran equipo de Córdoba de fútbol sala? "Faltan que las empresas apuesten más, porque aquí estamos todos como quien dice por amor al arte. Si se apostara más desde lo privado, el resto se está haciendo muy bien. Queda ese paso para tener un equipo más arriba, que sería lo normal porque Córdoba es una ciudad muy grande", argumenta Cordero.

Manu Leal, mientras, tiene otra visión. "Es verdad que las empresas te dan un impulso, pero lo normal es que siga la tendencia que ya se ve, que los clubes de fútbol gestionen equipos. El Barça tiene su equipo, el Inter va a ser el Atlético de Madrid, está el Betis...Ojalá algún día nosotros podamos vestir de blanquiverde y llamarnos Córdoba CF de fútbol sala. Iríamos por toda España y le vendría bien a todo el mundo. Sabemos que se dio ese acercamiento y para algunos de nosotros fue una alegría", confiesa. Así, compensando el ciclo, ellos volverían a vestir la camiseta con la que un día fueron talentosos canteranos.

Seguir a

Comentarios

pedro tipo agradable
Desearia conocer por que en la foto que aparece cordero y leal, se ha retocado retirando de las sudaderas el logotipo del cd que es minuto90- Me parece el que haya tenido la idea que se la coje con papel de fumar.
pedro tipo agradable
enhorabuena por la rectificacion de la foto
Inicie sesión o regístrese para comentar
OPINIÓN
David Jurado
0
julia lopez
Julia López
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad