icono de mas deporte
Más deporte
El actual seleccionador nacional de boxeo es el púgil con más participaciones y preseas olímpicas, pese a que "nunca podía esperar participar en unos y ya llevo cuatro"
Recordando. Rafa Lozano y su selfie con Faustino Reyes, plata en Barcelona, y Enrique Rguez. Heredia, primer medallista olímpico español en Munich 1972
David Jurado
03/08/17 15:38

Rafa Lozano: "En Barcelona no logré medalla, pero nunca olvidaré mis primeros Juegos Olímpicos"

Rafa Lozano es el púgil español con más participaciones en unos Juegos Olímpicos, currículum que adorna con dos medallas y un diploma olímpico, precisamente éste logrado en Barcelona 92, que estos días recuerda con añoranza. Su récord olímpico para el boxeo sigue ahí como continuador del camino que abriera el camino en 1972 el asturiano Enrique Rodríguez Caro, logrando en Munich la única de toda la delegación española que le llevó a ser abanderado en 1976.

"Nunca olvidaré los Juegos de Barcelona porque fueron los primeros", subrayó Rafa 'Balita' Lozano, como era conocido en su etapa de boxeador, para echar con nostalgia la mirada atrás 25 años después, ahora como seleccionador nacional, lo que en Río le llevó a sumar su cuarta presencia olímpica, primera como entrenador. "Nunca vas a esperar participar en unos Juegos y ya llevo cuatro", destacó, tras debutar con 21 años y a la postre sumar doce con el equipo nacional y dieciocho en el campo amateur. En 2001 pasó a profesionales para retirarse en 2011 logrando el título de campeón de España.

De su primera vez en unos Juegos recuerda que no pudo estar en la ceremonia de inauguración tal día como hoy hace 25 años porque competía al día siguiente, un debut que le dio su primer triunfo ante un sudafricano en dieciseisavos de final. Derrotó en octavos al estadounidense Erik Griffin, doble campeón de mundo, pero cayó en cuartos de final ante el cubano Rogelio Marcelo García, que a la postre fue el campeón olímpico. Por eso Lozano acabó en quinta posición del peso minimosca (48 kilogramos).

Su anécdota con Drazen Petrovic

"A todos esos combate fui con muchos nervios por la inexperiencia, después de cruzarme en la villa olímpica con muchos deportistas irrepetibles que nunca más se volverán a ver como Michael Johnson o Drazen Petrovic", relató. Precisamente con el que fuera escolta del Real Madrid y la antigua Yugoslavia tiene más de una anécdota, sobre todo cuando coincidían en el comedor de la Villa olímpica por su diferencia de altura. "Miraba para atrás y sólo veía sus piernas", bromeaba Lozano. Sentado con su metro y medio de altura frente a los casi dos del croata se topaba de su ombligo para abajo.

Lozano destacó que "la convivencia entre deportistas era un disfrute", con la presencia del entonces Príncipe de Asturias, actual rey de España Felipe VI, que "iba a ver los entrenamientos". "Yo era tímido porque te sorprende mucho e incluso te afecta para la competición porque te limita las posibilidades, ya que te impresiona todo", subrayó. En Barcelona sí subió al podio su amigo Faustino Reyes, con el que se reencontró hace unas semanas en Montjuic.

Rafa Lozano y Faustino Reyes, el medallista de plata en Barcelona 92, recordando viejos tiempos en Montjuic

Para Rafa Lozano los Juegos de Barcelona "marcaron un antes y un después para España", ya que se pasó "de conseguir cuatro o cinco medallas a aquellas recordadas veintidós" y posteriormente "ya siempre se superó la decena", incluidas las suyas de bronce en Atlanta 96 y su plata de Sidney 2000. El actual seleccionador de boxeo comentó que el plan ADO "fue básico para que los deportistas se pudiera dedicar en exclusiva", porque por ejemplo en boxeo hasta entonces "sólo había concentraciones puntuales y no internos como ahora", por lo que compararse con "estructuras como las de Bulgaria, Rumanía o Cuba era imposible". 

Además, Lozano es de la opinión de que siguen siendo los mejores Juegos de la historia, con argumentos para valorar muchos de los posteriores, porque significaron "un punto de inflexión". En Atlanta la organización "no fue tan perfeccionista", porque había "problemas con los medios de transporte y el restaurante de la villa estaba lejos", mientras que en Sidney el alojamiento "era en bungalows y las instalaciones para competir estaban bastante alejadas". "En Río tampoco vi yo mejor organización, ya que había muchas deficiencias en las habituaciones, con baños sin terminar. Era como algo en construcción", recuerda Lozano, aunque "mejoró con el paso de los días". 

De manera que para Lozano los Juegos de Barcelona, aquellos que empezaron un 25 de julio de 1992 con un fogonazo disparado desde al arco de Antonio Rebollo, siguen siendo los mejores de la historia, porque además por ellos pararon boxeadores como Óscar de la Hoya, que posteriormente como profesional "pasó la historia como campeón del mundo en seis categorías".

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad