icono de natacion
Natación
Javier Zorzano, una de las mayores promesas del deporte cordobés, quiere estar en unos Juegos Olímpicos porque "cuanto más sueñas más lejos llegarás", pese a que "da mucha pena tener que irte de tu casa con 16 años por falta de instalaciones"
Javier Zorzano, todo sueños en una febril adolescencia. Foto: Navial
R. Fernández
22/02/18 14:58

"En el primer cursillo que hice me dijeron que no sabía nadar"

Javier Zorzano es una de las mayores promesas del deporte cordobés, aunque decir esto de un chico tan joven pueda suponer cargarle con la presión de una ciudad necesitada de ídolos tanto en su deporte, la natación, donde la tradición es amplia, como en general. De momento, la trayectoria del bracista apunta a lo más alto, algo que esta semana ya se puso en evidencia con el reconocimiento a su excelente año 2017 por parte de los Periodistas Deportivos Cordobeses.

"Sinceramente esperaba que me la diesen, porque la temporada pasada fue muy buena", dice el joven con una sonrisa pero con sinceridad, tras sumar éxitos no ya en la esfera andaluza sino en la nacional, con varios campeonatos de España. Aunque para él lo más bonito de 2017 fue "la experiencia internacional, que al final es lo más importante". "Conforme van pasando los años vas consiguiendo campeonatos de Andalucía y de España, y eso va quedando atrás. Lo que más queda grabado es la experiencia internacional, porque te das cuenta de en qué nivel estás. Te ponen en una silla y luego sabes dónde estás con el resto de países. Y eso es lo que me toca", relata.

Ahora, viendo dónde llegó, hace gracia ver lo que pasó en sus inicios. "Yo empecé con el tenis, pero no me convenció mucho y mi padre me dijo de probar con los cursillos de natación. Pero en el primero me dijeron que no sabía nadar. Hasta que no estuve dos o tres años con los cursillos no me propusieron llevarme al club. Y desde que entré en Navial fue una explosión hacia arriba que todavía sigue", cuenta.

Pocos clubes como Navial han generado tantos campeones en Córdoba, con nombres como Belén Domenech, Paula Camino, Rafa Muñoz o Alejandro Ráez, por citar algunos casos. "En este club las cosas se hacen bien y yo espero seguir el mismo camino que esos deportistas. E incluso aspirar a más", dice Javier, que pese a todo, apunta que "nunca he tenido ninguna referencia". "Me gusta citar a algunos bracistas buenos, porque yo soy bracista, pero no como ídolo".

Retos venideros

Pese al trabajo de Navial, como ya pasó con otros campeones anteriores, ek nadador ha debido dar el paso este año de pasar a entrenar en Málaga. "En esta provincia por desgracia no hay una piscina de 50 metros cubierta que cubra las necesidades deportivas que tenemos. Es una pena. Hay premios del deporte cordobés, pero me gustaría que se promoviera haciendo esa piscina. Da mucha pena tener que irte de tu casa con 16 años por falta de instalaciones. Esperemos que todo el trabajo dé resultado y construyan una piscina así en Córdoba", denuncia.

En esas tierras malagueñas prepara más citas para ganar esa experiencia defendiendo los colores de España. "En 2018 tenemos un Eurojúnior en Helsinki, al que espero ir, y. a grandes rasgos, unas Olimpiadas de la Juventud que no me tocarían por categoría pero a la que la Federación me tendría que llevar de todas maneras si hago la marca. Y son como unos Juegos Olímpicos en chiquitito, para la gente joven".

Ésa, ganarle tiempo al tiempo, ha sido una realidad para él. "Desde que era alevín siempre he ido por delante de mi categoría, por marca y por desarrollo físico. Por ahora vamos bien, estoy contento, y a ver si se consiguen los logros que dije".

El sueño, en el medio plazo, está claro. Lo dijo sin problemas al recibir la mención especial de la APDC. Unos Juegos Olímpicos. "Por supuesto,. Lo importante es soñar. Creo que cuanto más sueñas más lejos llegarás", concluye.

 

Seguir a

Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad