Opinión

Me duele veros así
10/11/17 · Manuel Cobos

Hace ya casi tres años que se me conminó a renegar de ser cordobesista por parte de algunos de los que así se llaman (de los que querría saber si como yo sí hice estuvieron con el Córdoba en Segunda B e incluso en Tercera siendo un niño), que me obligaban a elegir entre el Córdoba y el Real Madrid cuando llegaron los puntuales cruces entre ambos.

Hoy ese Córdoba anda sumido en una de las crisis más importantes de su historia, hundido en la tabla y con soluciones difíciles de ver para salir de esa parte baja. Y sé por Rafa Fernández, y me llama la atención, que hasta la afición está dividida.

Rafa Ávalos, otro buen amigo, me ha narrado más de una vez que si superamos aquel partido de los play-off en Pontevedra fue porque la afición levantó al equipo pese a ir perdiendo 2-0 a a los quince minutos y fuera de casa. Anoche tuve la ocasión de conversar con él y no vi al cordobesista que yo conocía. Rafa nunca ha sido de los que ha vendido motos, pero siempre mantenía la fe, su amor incondicional al equipo (que no digo que haya perdido), su siempre creer en el Córdoba, fueran las circunstancias que fueran. Él, que adoraba prácticamente al Córdoba, está resignado, sin fe en el equipo y con una desilusión palpable.

Desde mi NO cordobesismo en el que me han situado algunos, me duele verlos así. Me duele porque con el equipo en Segunda B y sin trabajo Rafa Ávalos pagaba su abono de su bolsillo, porque su Córdoba era su ilusión y se recorrió media España para ver partidos de su Córdoba. Me duele por un Rafa Fernández que se sigue pegando (figuradamente) con quien sea para que se mantenga el amor por lo blanquiverde y que los niños que nazcan en Córdoba sean del Córdoba por encima de todo. Me duele por mi amigo Paco, que desde Sevilla se faja con los de la capital de Andalucía sacando la cara por todo lo que sea cordobés.

Me duele que la actitud con C y aptitud con P de la directiva actual haya mermado su ánimo y dividido a una afición que siempre dio la cara por el equipo. Me duele porque, desde fuera, desde que entraron en el equipo lo vi venir y me dejé llevar por la alegría de subir a Primera y ver al equipo de mi ciudad en la máxima categoría por primera vez, cuando todo se debía a un golpe de suerte prolongado que empezó en Gijón con una Segunda de nivel bajo.

Me duele porque, aunque algunos se empeñen en que no soy cordobesista, cuando el Córdoba es el equipo de mi ciudad y me siento cordobés por encima de todo en este mundo, justo cuando los nacionalismos están intentando destruir este país llamado España, mantengo que si estamos unidos podemos salir de todos los atolladeros. La fe en tu equipo, en tu ciudad, en tu comunidad, en tu país, en definitiva en lo que quieres, hay que mantenerla, a pesar de que los dirigentes que haya no sean los mejores y disten mucho de serlo.

Un equipo, ciudad o país no son ellos, sino nosotros, que es a los que nos duele.

 

0

Últimas opiniones

24/10/17 10:19
18/10/17 11:12
16/09/17 13:26
21/08/17 11:21
OPINIÓN
David Jurado
0
julia lopez
Julia López
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad