Opinión

Muy a vuestro pesar
10/10/18 · Manuel Cobos

El pasado sábado, después de más de 4 años sin hacerlo, volví a pisar el Nuevo Arcángel y me vino un sentimiento extraño.

Me transportó en parte a mi infancia, al vetusto Arcángel (hoy un Centro Comercial) donde viví un ascenso a Segunda B con jugadores como Mariano Mansilla. También esa cruda etapa de bronce, con Iñaki López Murga, Coco y hasta Totó entre otros, jugado contra rivales como el Daimiel. En ese duro cemento donde te sentabas y desde donde a los de tribuna los llamábamos “señoritos” por no animar. Aquel en el que sufrimos nuestra primera liguilla a Segunda perdida sobre todo aquella tarde ante el Racing de Santander.

Después me sentía regresar a la etapa de Rafael Gómez, que nos hizo soñar tantas y tantas veces en conseguir ese ansiado ascenso con megaproyectos de jugadores como Loreto, Cuxart, Puche, “Pepichi” Torres, Quini JB, Quero o hasta Aitor Bouzo. Tantos sueños que nunca llegaron a un final feliz, unas veces por los arbitrajes, otras por falta de suerte y otras quizá por falta de profesionalidad de los futbolistas.

Después, sí, llegó ese ansiado ascenso a Segunda contra el Cartagena y los benditos goles de Ramos y Óscar. Ese fútbol profesional con Escalante, y con Irazusta, Andrés Armada y hasta Aldeondo en sus primeros años.

Fue el inicio de una etapa en general habitual en Segunda, salvo alguna temporada de excepción, como la del paso por Primera, en la que, desde fuera, vi como lejos de unir al cordobesismo eso lo mantenía desunido. En parte, porque la gestión de la directiva fue nefasta en todos los aspectos y en otra porque surgió un cierto movimiento que catalogaba de no cordobesista al que también era del Madrid, como ocurrió en mi caso. Resultaba, y sigue resultando sangrante, que esto fuese en su mayoría por personas que no habían visto al Córdoba in situ hasta su ascenso a Primera o que se había enganchado en esa etapa amable de Segunda, pese al sufrimiento para salvarse casi siempre.

Por suerte el Córdoba no es propiedad de ellos, sino de todos los que hemos estado con él y más aún de los que lo hemos apoyado cuando ha estado en los bajos fondos. A esos nos pasa lo que a mí el sábado cuando marcó Piovaccari, que cuando marca el de blanco y verde nos da igual que sea en Primera, en Segunda o en Segunda B. Saltamos y gritamos el gol por encima de esos que sólo gritaron esos goles en Primera, o que sólo los celebran cuando se consigue el ascenso a esa categoría. El Córdoba y los verdaderos cordobesistas no requieren muy a vuestro pesar canon alguno de seguimiento o sentimiento para decir quién es o no seguidor blanquiverde.

 

0

Últimas opiniones

18/10/18 16:48
03/10/18 2:12
24/09/18 13:12
17/09/18 15:32
14/07/18 10:38
OPINIÓN
David Jurado
1
Manuel Cobos Balaverde
Manuel Cobos
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad