Opinión

De casting
17/10/17 · David Jurado

Supuestamente este martes terminará el primer casting blanquiverde 2017-18 para su banquillo (ojalá sea el último). La negación de la realidad llevó a una situación kafkiana de domingo a lunes, aunque en realidad éste es casi permanente cuando dos resultados tuercen el horizonte de utópico ascenso exigido a esta plantilla.

Ahora parece que Rubén Baraja es el primero que no quiso venir al Córdoba, pero no es así, sin ir más lejos también dijo no en su día Quique Setién, y entonces sólo había entrenado al Lugo a nivel profesional. Pero todo empezó mucho antes, cuando Paco Jémez que no quiso seguir, y pese a ser tachado en su día de mercenario, fue lo mejor que pudo hacer para que esa lista de defenestrados por González no sea ahora de nueve.

Desde aquel día que ponía fin a una temporada de ensueño, el Córdoba anda en un permanente dislate, lo que incluso incluye el ascenso a Primera más inverosímil de la historia del fútbol español. La consecuencia, un peregrinar inaudito con un final más que triste con un José Antonio Romero que manchó la profesión de entrenador como muchos de ellos denunciaron en el mundillo de los banquillos.

A partir de entonces el Córdoba agoniza con una apariencia de gestión top que nunca lo fue, sobre todo cuando se hace con el dinero de otro, aunque sea tuyo enmascarado por un ridículo compra del club blanquiverde. Esa que llegó en mayo de 2011 y de la que son culpables todos y cada uno de aquellos cordobesistas que nunca adquirieron una acción del equipo de su ciudad por ese arraigado senequismo que no se da en Sevilla o Valencia. Son sólo dos ejemplos de aficiones de Primera, como la del Betis, que fue capaz de echar a su máximo accionista, un Lopera que ahora se supo que nunca puso un euro de su entramado de empresas.

De esa casa llegará ahora Juan Merino para salvar al Córdoba, pero que nadie piense que se puede aspirar a mucho más pese a estar disputándose la peor Segunda de la historia y así lo dice la puntuación de los dos líderes que no llega a la veintena de puntos tras diez jornadas disputadas.

Merino podrá evitar que se llegue al fin de los días que empezaron a vislumbrarse ya la pasada campaña, pero ya es más que curioso el nuevo bandazo de perfil técnico dado por el club. Porque a nadie le escapa que el fútbol del bético no se parece en nada al de Carrión. Pero da igual, esto es una huida hacia delante sin pies ni cabeza, en la que sólo la muchedumbre protesta cuando la pelotita no entra, cuando hay razones para hacerlo por muchas otras cuestiones. Así que hasta que no llegue el final de los días del fútbol profesional seguiremos de casting.

 

0

Últimas opiniones

12/11/17 22:41
31/10/17 21:49
23/10/17 18:52
01/10/17 21:59
27/09/17 10:00
OPINIÓN
David Jurado
0
julia lopez
Julia López
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad