Opinión

El cemento armado
11/04/18 · David Jurado

Ignacio Legido Castiella. Ese nombre puede darle más de un quebradero de cabeza a Javier Tebas, por mucho que las auditorías de la LFP las encargue el CSD. Ya es casualidad, por no decir otra cosa, que éstas las haga una de las empresas del grupo en el que trabaja el presidente del Alcorcón. Ya no es porque se trate del club alfarero, es que ninguna empresa de ningún presidente de Primera y Segunda debería trabajar para ningún organismo relacionado con el mundillo futbolístico profesional. Por ética, moral y hasta para evitar penar en una posible prevaricación. Que todo es pensable, ¿por qué no?

Legalmente será el CSD el que elija a la empresa auditora, pero hablando en plata, a mí nadie me va a quitar pensar que Tebas encargó la auditoría blanquiverde a la empresa del presidente del Alcorcón. Que ahora seguro que dirán que no trabaja en ella directamente, pero vamos a dejarlo ahí, también al margen del presunto colegueo desde la capital de España. Vaya por delante que todo será presunto. Porque lícito puede ser también que desde el Córdoba puedan sospechar de intereses ocultos. Aún más si por ahí está revoloteando Carlos Antonio González. Sí, leen bien, el mismísimo indeseable, ese cuyo yerno está de baja en el Córdoba por depresión, pero bien que se las pega cada fin de semana...

Carlos González lleva enredando desde que vendió. La sangre le hierve viendo cómo este Córdoba CF, que no el suyo, se va a salvar. Primero tuvo que sacar lo de la Junta Extraordinaria de Accionistas, y la tendrá la próxima semana, y ahora que el Córdoba paga en B para soliviantar a sus rivales directos, dícese Alcorcón y Almería. Además con Alfonso García Gabarrón, el presidente de los almerienses, está más que conectado y no pasa un día sin calentarlo. Cuando los blanquiverdes estaban a trece puntos nada de esto ocurría.

¿Qué me dicen? ¿Que les extraña? Pues a mí nada, como la casual auditoría tras el triunfo del Córdoba en el Santo Domingo. Y que vengan a hacértela los empleados del presidente alfarero. Manda aquello, que diría aquel...

Luego está el mundo periodístico de esta ciudad y más allá de Despeñaperros. Muy valiente en general. Más de una redacción conocía el vínculo reseñado entre la empresa auditora y el presidente del Alcorcón con Tebas de trasfondo, pero nadie se atrevió a dar el paso al frente y publicarlo. ¿Por qué será? Y eso que la propia empresa BDO Auditores SLP confirmó que estaban realizando la auditoría al Córdoba por encargo de la LFP y no del CSD, que se supone que es el que la designa. Hasta el propio Tebas se jactaba en la entrevista en el suplemento económico de El Mundo que 'su' Liga había encargado la auditoría. Sería el subconsciente, porque teóricamente es el CSD el que legalmente la encarga. 

Igual su LFP podría salir a la palestra para explicar y aclarar las razones y motivos que han llevado a iniciar el proceso de auditoría. Igual Carlos González no tiene nada que ver. Igual de cachondo es que durante su seis años y medio de mandato nunca haya sido investigado, al menos públicamente, y para despedirse deja un límite salarial sobrepasado en 1,3 millones y no pasa nada.

Precisamente esta semana me hablaba un buen amigo del creador del cemento armado. Pues eso, ya saben quiénes forman la terna que impulsó la jeta más grande que eso.

 

2

Últimas opiniones

28/06/18 23:14
12/06/18 21:57
03/06/18 20:59
14/05/18 21:32

Comentarios

WHITE roto
Más que un asunto deportivo es un tema delictivo y penal. Que espera el Cordoba para ponerlo a disposición de la Fiscalía.? A que se consume la felonia? A que llegue el descenso?
WHITE roto
Más que un asunto deportivo es un tema delictivo y penal. Que espera el Cordoba para ponerlo a disposición de la Fiscalía.? A que se consume la felonia? A que llegue el descenso?

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad