Opinión

El contraste y los contrastes
12/08/18 · David Jurado

Desde aquel no tan lejano 20 de diciembre de 2017, aunque da la sensación de que pasaron años, cuando Jesús León confirmaba la compra del paquete mayoritario de acciones blanquiverdes, que horas después ratificaba Carlos González, hubo que contrastar más de una y mil versiones de los hechos acontecidos en nuestro Córdoba CF. Con más de un vaivén y giros entre demonios y mesías, que incluyeron hasta cambio de papeles de los protagonistas en la percepción del personal.

El primer baño de masas de montoreño no se hizo esperar, cuando con aquel 5-0 al Reus El Arcángel se puso a sus pies en lo que fue toda una premonición de salvación que luego se confirmaría para alegría de los que más utópica veían la aventura, yo el primero. 

Desde entonces y hasta nuestros días (como diría aquel), los acontecimientos no dieron tregua. Del anuncio de la venta en ocho millones se pasó a la no venta y aquella inolvidable primera aparición de Luis Oliver en la que le pintó la cara a los González (el niño incluido). Aún no se había ido 2017 y ya eran unos pocos los contrastes.

Entonces llegó aquel 10 de enero en el que Jandrín se levantó en la notaría y se llevó un kilo de aquella manera, como Oliver contó jocosamente. De ahí al teatrillo de González, porque él no iba a ser menos, aquel 12 de enero en el que hizo llorar a más de un cordobesista en la mejor representación de la mentira. El mejor ejemplo de lo que él llamaba contrastar, es decir, consultarle a él o realizar una puesta de escena para que aquello quedara como la verdad absoluta.

Una semana después, pagando un millón y medio más, se comprobaba que aquel contraste era de mentira, porque la realidad entonces y en casi todo su mandato siempre fue otra. Entonces llegó la coronación real del 'Mesías' León. Pocos días hubo para disfrutar de aquella liberación, dado que los problemas empezaron a acumularse. No se podía fichar, como ahora, pero Oliver no tardaría mucho en sacarse su varita mágica, y con un más de un as sobre la manga por los que ahora se pasa factura, llegaron los Aythami o Narváez, pero sobre todo Reyes

El límite salarial lo dejó González superado en 1,8 millones, pero soltó lastre con los súper fichajes veraniegos (Jona y Jaime Romero, que volverá a salir) más otros, y nos contaron que la LFP daba 500.000 euros para fichar. Contrastado, con la verdad de los protagonistas. Así que no tardarían en llegar las protestas de otros clubes, fundamentalmente porque Aythami y Reyes no pueden valer 40000 euros ni 100000 por muy gordito que estuviera el segundo.

De ahí hasta ahora, cuando el domingo empieza la liga, muchos sufrimientos pero más alegrías, sobre todo la de aquel 2 de junio. Pero antes de llegar hasta este 12 de agosto tocó de nuevo contrastar y mucho. Y también hubo más de un contraste.

Primero se iba a intentar traer a Rubén Castro, dicho por Luis Oliver, para dar paso a los contrastes con Sandoval. Como si de una peonza se tratara, todo volvió a empezar en Reus, porque desde aquella victoria made in Córdoba prácticamente estaba hecha la llegada del fugado Francisco, porque ni Oliver ni el núcleo duro del vestuario quería a Sandoval. Luego se unió León, pero ahora ya todos los quieren.

Y en medio de todo aquel trajín, el futuro de Sergi Guardiola en juego. Oliver le propuso una cesión a Joaquín Vigueras, el personaje de su agente, y éste al principio no lo entendía, pero pronto vio el negocio (para ellos, claro está). El pichichi acabaría cedido al Getafe aquel maldito 22 de junio, sobre todo porque unas semanas después saltaba la banca.

Indirectamente 'Los Nachos' fueron los que la desvelaron, por unos flecos que apuntaban desde Valencia con el 'fair play' financiero que acabaron por dar al traste, una operación contrastada, que acabó con otra realidad. Y lo de menos fue aquello, porque de aquellos barros estos lodos, los que mantienen bloqueado al Córdoba un mes después.

Y si fuera poco aquello, en medio de aquel relío González reaparece enviando a sus borregos y en plan (d(D)uro. Eso sí, su yerno ahí estaba cobrando del Córdoba y de baja por depresión, por citar una de sus miles cargas a una gestión cada vez más ahogada y superada por los hechos. La solución fue Oliver fuera y pese a ello más mentiras contrastadas de acuerdos verbales que acabaron por pagar otro millón de euros.

Con González out (afortunadamente), se va Francisco y vuelve Sandoval, la madre del Cordero y con Rafa Berges de vuelta a su casa desde Indonesia. Y así hasta ahora, a cinco días del inicio liguero. Sin fichajes y con todo contrastado. Y más de un contraste. Así que por favor, que no nos pidan más aquello de contrastar.

 

0

Últimas opiniones

12/11/18 21:21
29/10/18 20:40
07/10/18 23:26
17/09/18 23:37

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad