Opinión

El mérito y el demérito
17/09/18 · David Jurado

En esta vida dicen que la verdad absoluta no existe, que cada uno tiene su verdad, algo más que constatable en el día a día. Exactamente igual que las realidades objetivas que se caen por su propio peso con hechos. Que una crónica de un partido es uno de las géneros periodísticos más subjetivos que hay es algo evidente, y eso se puede extrapolar a la opinión de cada aficionado sobre el partido de su equipo o el de la selección. La crónica mental de cada uno, porque no todas tienen por qué ser escritas.

Dicho eso, a modo de introducción, Sandoval pretendió el pasado sábado, tras el desastre defensivo de su equipo, justificar lo injustificable y vender una moto que incluso trasladó a sus futbolistas para que en sus declaraciones vertieran un mismo discurso. Trató de expandir los méritos del Málaga sobre los deméritos de su equipo, cuando, como él mismo dijo, el Córdoba no sufrió con el balón, como firmaría el mismísimo Perogrullo. Eso no quita que ese simple atisbo de querer tener el balón permita superar a la imagen de Albacete, que fue bastante peor.

El Málaga no pasó como un ciclón por encima del Córdoba CF, pese a lo que pueda decir el marcador a los que no vieron el partido. El Málaga CF ni arrasó ni se exhibió por su límite salarial ocho veces mayor. El Málaga goleó por los deméritos defensivos del Córdoba, los de la zaga o el sistema defensivo que Sandoval implantó en febrero con los mismos jugadores que tiene ahora más Luis Muñoz, al que descartó para viajar a La Rosaleda cuando era posible su alineación pese a estar cedido por los malacitanos.

Los regalos defensivos en La Rosaleda fueron los que cercenaron ese atisbo que al menos Sandoval y yo vimos cuando el Córdoba tenía el balón, aunque luego el último pase y otras veces el previo se dieran al enemigo, como el que tira al muñeco, por lo que era más que difícil superar líneas. Llegó un gol que ni en el patio de un colegio se lo hacen a los alevines, con un saque de banda que siempre imposibilita el fuera de juego y que produjo una asistencia con la testa para que el hijo de Míchel marcara el primer gol de su vida de cabeza. De chiste. Y ojo, la responsabilidad de este tanto del tebeo no es de Sandoval, sino de los que están abajo en el verde.

Pero llegados a este punto, parece que Sandoval ha creído que en Córdoba se engaña fácil. Cuatro gestos, tres frases y a comer del cuento. Y todo sea dicho, no es mío el copyright de esa doble afirmación. Que lleva viviendo del cuento desde que en 2011 ascendió al Rayo sí que es mía. Simplemente es cuestión de ver su trayectoria estadística (aquí la tenéis) para apreciar desde entonces en cuántas temporadas iniciadas desde el verano ha triunfado. En ninguna. Como motivador o de revulsivo sí, ya se vio lo del pasado curso (de los cuatro partidos con el Granada prefiero ni hablar porque a alguno debería darle vergüenza), y por eso puede tener el cielo ganado, aunque no sólo él.

Tras ese hito histórico que nadie le quitará, como cuando se subió con Ferrer o aquel primer ascenso a Primera de su Rayito, casi nadie en la entidad blanquiverde lo quería, más allá de Oliver. Medio vestuario, por ejemplo. Cierto es que en las circunstancias en las que se vio León sin el navarro, igual era el entrenador ideal con ese panorama, aunque no se pueden ni imaginar la legión de entrenadores que hubieran aceptado venir pese a lo que se pueda decir.

La apuesta fue clara: probamos con Sandoval y si va bien pues miel sobre hojuelas. Si no funciona, tiempo habrá de buscar a otro entrenador (hasta cuatro hubo el curso pasado y dio tiempo a salvarse). Y eso es lo que se hará si el sábado no se le gana al CD Tenerife de José Luis Oltra. Los mismos que lo adoran serán los que dictarán sentencia con el tiempo. Porque caerá. A corto o a medio plazo, pero caerá. 

Y una aclaración para terminar: perder con los chicharreros no significa que se le vaya a echar. El concepto distinto es buscarle sustituto, que sí que se hará, para cuando proceda la destitución. Que llegará, en dos, tres o cuatro semanas. Pero llegará y entonces será por deméritos propios, y no por los méritos de los demás.

 

0

Últimas opiniones

07/10/18 23:26
02/09/18 22:48
25/07/18 20:58
OPINIÓN
David Jurado
1
Manuel Cobos Balaverde
Manuel Cobos
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad