Opinión

El sainete de la agonía
12/11/18 · David Jurado

Este lunes 12 de noviembre de 2018 entrará en los anales históricos blanquiverdes, así como en los distintos sainetes que acumula el club en lo que va de siglo XXI, por diferenciarlos en su larga historia dentro de su supuesta etapa más profesionalizada bajo el apellido SAD. Una consideración fiscal que en pocas ocasiones evitó que el club de nuestros amores siguiera siendo un circo.

El día comenzó, informativamente hablando, a las 9:08 horas, cuando el departamento de comunicación de la entidad informaba de que el entrenamiento de este lunes se retrasaba en media hora (a las 18:30) y se trasladaba de la Ciudad Deportiva al estadio, aunque en realidad siempre estuvo previsto por el cuerpo técnico en El Arcángel. Casi dos horas después, 11:06, se anunciaba la celebración de un consejo de administración con carácter extraordinario para las 16:00 horas, sobre el que se adelantaba que cualquier decisión relevante sería notificada a su conclusión. 

Si la primera noticia ya era extraña para un entrenamiento de recuperación que iba a ser el primero de la semana (todos son abiertos habitualmente, por ejemplo tras los fiascos de Málaga y Granada), más que clarividente era la segunda. Sin embargo, igual lo más raro era anunciar a la prensa que el Córdoba CF iba a tomar alguna decisión importante, por aquello del carácter de extraordinario que el propio club le otorgaba a la reunión, antes de tomarla. 

Igual lo más lógico y prudente hubiera sido informar esta tarde a la conclusión de la reunión -o del entreno- de la decisión tomada, o mejor dicho la no decisión tomada, porque al final nada cambió a lo habitual de un lunes, excepto el esperpento generalizado. Pero claro, de esa forma no se hubiera sondeado a la opinión pública, a los medios de comunicación por un lado y al cordobesismo por otro.

El devenir del día dio para mucho, incluso para gestar una encuesta oficiosa (ya que el club no podía hacerla) y que para mí a través de la cuenta de Canal Blanquiverde tiene una validez totalmente oficial (como para el club cuando le interesa pulsar una opinión social). El resultado, con un sufragio de más de 2.000 votos (aunque cada cual pudiera votar las veces que quisiera, como pasa con todo en Twitter), fue que cerca de un 80 % del cordobesismo era contrario a la decisión que Jesús León pretendía tomar con el respaldo de Rafa Berges, ya que la afición sí mantendría a Sandoval en el banquillo del Córdoba.

Posteriormente, pasadas las 18:15 horas, el club informaba por 'whatsapp' (como le gusta al presidente), nada de comunicado en la web o en la cuenta oficial de Twitter, que una vez reunido el consejo de administración éste decidía "la continuidad de José Ramón Sandoval". Esos fueron los hechos. En primer lugar venía a confirmar que la única razón de la reunión era tratar el futuro del entrenador, y segundo, que el supuesto consejo decisorio venía a ratificarlo en el puesto, es decir, el previo paso a un final, ya agónico, que acabará más pronto que tarde antes de que lleguen los polvorones. Igual es con el Cádiz.

Una agonía que se vistió de sainete, porque éste no se hubiera producido si no se hubiese anunciado el citado consejo, lo que en primer lugar habría evitado la presencia de los medios a la llegada de la expedición blanquiverde al estadio. Eso también hubiera evitado la pérdida de papeles de Sandoval, ya que él mismo, voz en grito, anunciaba a los allí presentes su próxima destitución por cómo algunos "esperabais un momento como éste". 

Luego pasó lo que pasó. Incluido el primer pulso ganado por el director general al director deportivo, porque es la primera vez que veo en este club (y mira que vi cosas desde Rafael Gómez a Carlos González), en una entidad de fútbol, que manda más en lo deportivo un director general que un director deportivo

Lo siguiente puede ser imaginable, incluida una dimisión de Rafa Berges, que estará que trina, sobre todo tras contactar con más de un entrenador para suplir a Sandoval, con Curro Torres como primera opción. La próxima vez, si no media esa renuncia suya, esperará a que Sandoval esté camino de Humanes.

Y así acaba el espectáculo circense que dio este lunes el Córdoba CF, en el que seguramente para muchos todos los medios de comunicación de esta ciudad informarían mal, sobre la cercana destitución de Sandoval y la próxima llegada de Curro Torres, pese a que el valenciano ya lleva dos esquinazos en blanquiverde en cinco meses. Eso sí, el tiempo dará y quitará razones sobre el paradero de cada uno antes de que se vaya este 2018 en blanquiverde que ya pasó a la historia por aquel 19 de enero, luego por el 2 de junio y ahora por este 12 de noviembre, ya sin rastro de los González (teóricamente), Luis Oliver y su Zulategui. Pero está claro que además del itinerante circo que llega todas las Navidades a la ciudad, los hechos apuntan que hay uno fijo instalado a las orillas del Guadalquivir.

 

0

Últimas opiniones

19/11/18 17:59
29/10/18 20:40
07/10/18 23:26

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad