Opinión

Ellos sí que saben
22/05/17 · David Jurado

Esta semana me vais a permitir que el objetivo de La Cancha se centre en un club que acaba de terminar su temporada con notable alto. Entre otras razones para descansar algo de los sufrimientos y peajes que nos hace padecer nuestro Córdoba, y a buen seguro que aún faltan algunos por pagar.

Os quiero hablar del milagro del Cordobasket o el Yosíquesé como también se le conoce gracias a su patrocinador, que no es que sobren precisamente por Córdoba como para no nombrarlo.

Hablar de la hazaña de estos chicos llegando a la fase final por el ascenso a la LEB Plata es hacerlo de Rafa Sanz. A él no le gusta personalizar y que la atención se centre en su figura desde el banquillo, pero la única realidad es que el gran mérito de este curso se debe al técnico de Salesianos. Y no es una casualidad, porque no la ha hecho una vez, sino dos. Ya el año pasado trazó el mismo camino, y cuando nadie daba un duro por un grupo de chavales, pusieron una pica con aroma a LEB. Utópica, pero ahí estaba. 

Esta vez también era imposible. El propio Sanz lo dijo hace más de una década cuando empezaba en aquel extinto, polémico y de andar por casa CajaSur. "Lo que es imposible es imposible y no puede ser". Así se refería en la comparativa de presupuestos cuando se enfrentaba a transatlánticos con Inca o Lleida. 

Con todo, Sanz y sus chavales, a los que hizo creer en sus posibilidades, fueron más allá. Tanto, que se les ocurrió ganar un partido y avivar la llama de la esperanza para el último partido. Aquí el inaccesible transatlántico se llamaba Martorell, porque como siempre los catalanes en EBA están a otro nivel y nada ha cambiado en la última década desde que los Villanueva de Jesús Calero o el Montilla de Antonio Bioque soñaban con cotas más alta.

A Sanz le gusta hablar del talento de sus chavales. No se cansa de afirmar que en Córdoba lo hay, el problema es que falta el parné para que esta ciudad tenga el equipo de baloncesto que merece. El Vista Alegre ya lo ha reclamado, después de conseguir en los dos últimos años una media de 1.100 aficionados por partido, el resto está por llegar y me temo que ni aquella LEB inicial de Sanz, con los Joe Alonso, Manolo Camacho o Ángel Lopera, la volveremos a ver.

Eso sí, a Ángel Lopera, ahora metido a presidente, y sus colaboradores hay que darle la enhorabuena, porque ellos sí que saben.

 

0

Últimas opiniones

04/08/17 12:14
18/07/17 20:00
10/07/17 21:12
02/07/17 23:54
12/06/17 23:55

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad