Opinión

La L (de prácticas)
02/09/18 · David Jurado

Después de todos los contrastes habidos y por haber hay cosas que no cambian en este Córdoba, en el que la línea directa es la más rápida, además de la más cómoda para algunos. Así se fue el peor agosto que recuerdo, incluso por encima de aquellos dos últimos de Segunda B tras el 'Cincuentanariazo'. Un mes en el que sin duda hubo que sacar la L, la misma que llevan los novatos en sus prácticas de coche.

Hubo L para Rafa Berges, lógica y normal. No se había visto en una igual nunca antes. En su estreno como director deportivo logró siete fichajes, algo sinceramente inimaginable a mediados de julio cuando regresó de Indonesia. El objetivo inicial era conseguir tres o cuatro, aunque luego las salidas obligadas que heredó permitieron un margen de maniobra que hasta enero no sabremos si será suficiente para alcanzar el aprobado, que ahora mismo se traduce en unos veinte puntos para Reyes -que jamás volverá al Córdoba como se llegó a pensar para la festividad que lleva su apellido-. De entrada yo le daría un bien, porque está claro que no trajo ninguna estrella como Oliver, pero lo que es seguro es que no pensará en meter la mano en la caja ni dejará roncha alguna.

Luego está la L de prácticas del presidente. Ésta supera ya algo más del medio año, aunque aún le quedan cinco meses para tener más fiabilidad en los despachos, y al micro (por algo cambió de dircom), dicho sea de paso. Empezó con todo a favor, y aunque titubeó con los primeros resultados, siguió siendo valiente porque 'hombre cobarde no conquista mujer bonita'.

En abril y mayo empezó a respirar, para en junio sacar su pecho orgulloso tras lograr un hito inédito y cuasi utópico, que al final no lo fue. Para los anales quedará. Con todo, como suele pasar en esta Segunda División, ese pecho henchido se lo metieron para dentro a las primeras de cambio. El primero en hacerlo fue su amigo Carlos González, que ahora va a tener razón en todo, y ahí llegó su primer gran error, superior incluso a los que reconoció públicamente, sobre los que de sabios es rectificar.

Cerró julio acabando de pagarle todo lo acordado al inventor de la mentira, que por eso nunca puede tener razón en nada, pero entre medias se vio obligado a echar a su Luis Oliver, algo que en su fuero interior sabía que llegaría, aunque más tarde que tan temprano. Con la marcha del navarro y su séquito se empezaron a descubrir medias verdades, por no llamarlas de otra forma, y eso devaluó su condición de mesías. Justa e injustamente, ambas dos. Porque por matar a un pollo nadie debe ser un 'matapollos'. El aprobado raspado tiene, sobre todo por lo que hizo de forma notable antes del fatídico 22 de junio, cuando Sergi Guardiola fue regalado al Getafe. Con todo, será la pelotita lo que le pondrá en el barro o un pedestal, otra injusticia, porque en esta Córdoba pocos valoran la gestión cuando se gana.

Por último, queda Sandoval, aunque éste superó hace mucho tiempo el periodo de prácticas, por lo que ya consumió su comodín del público, en este caso su particular L. Dijo que irá "al fin del mundo" con la plantilla actual que "dará muchas alegrías", como repitió ya en varias ocasiones, aún más tras sumarle retoques que él mismo pidió (Carlos Abad, Touré y De las Cuevas) por su pasado en los Madriles y Gijón. También son conocidos sus inicios ligueros empezando de cero desde que lograse aquel histórico ascenso con el Rayo. Pura estadística que tendrá que revertir para seguir cambiando la historia y comerse los turrones.

De esa forma comienza la cuenta atrás, con el 1/2/3 ya superado del lastrado arranque liguero con los peores registros goleadores en contra de la historia blanquiverde. Quedan cuatro meses para que hablen los del verde, aunque igual alguno no llega a Reyes, siendo generoso, con o sin L de aprendizaje.

 

0

Últimas opiniones

19/11/18 17:59
12/11/18 21:21
29/10/18 20:40
07/10/18 23:26
OPINIÓN
David Jurado
0
foto Rafa Fernández
R. Fernández
0
julia lopez
Julia López
0
Juande Benítez
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad