Opinión

La tranquilidad
25/07/18 · David Jurado

Dícese del estado de calma, serenidad o paz que experimenta una determinada persona o individuo. También es la ausencia de angustia, miedo, culpa o dolor. Y la Real Academia define a la tranquilidad como la cualidad de tranquilo. Sin lugar a dudas este es el mejor calificativo que define la personalidad de Jesús León, aquel Mesías vilipendiado a mitad de julio cuya credibilidad se redujo a cenizas desde los madriles porque sí.

Parece que pasaron años desde la salvación de la más épica de las salvaciones de un equipo en el fútbol profesional español, y fue la del Córdoba, hace menos de dos meses. Desde entonces, el montoreño lleva lanzado su mensaje de tranquilidad. Es la palabra que más usa cada vez que aparece públicamente, y también entre bambalinas. 

Una tranquilidad que empezó a pedir desde que llegó el 19 de enero y siguió haciéndolo después sin ni poder imaginar todo lo que ocurriría. Desde ver capado sus vaticinios de límite salarial que llevaron a contactar con Rubén Castro, para luego quedarse sin sus dos primeros fichajes de Primera, 'Los Nachos', pasando por quedarse sin su director deportivo, que con sus excentricidades y aún más con las de su cohorte, fue el que salvó a un equipo moribundo. Y terminando por ver puestos en duda sus derechos sobre las acciones blanquiverdes que compró. Todo ello metido en una coctelera y apareciendo a la vez en tres días mortales de necesidad.

Llegados a este punto, 25 de julio, no se puede afirmar que la tranquilidad reine en el club y su entorno (afición, la twittera aún menos). También es cierto que tampoco no es muy normal no tener ningún fichaje que llevarse a la boca y ser el único club entre Primera y Segunda que no puede ofrecer novedad alguna a su abonados, como tampoco lo es tener ya asegurados cerca de 14.500 socios.

Con todo ese panorama el equipo sigue preparándose. Primero con una Ciudad Deportiva de la que iba a ser expulsado, pero va a ser que no fue así, porque todo se negocia y se soluciona. Como el acuerdo que negó González hasta cobrar ya 2 kilos en las últimas dos semanas que hicieron evaporar su rueda de prensa de mentiras. Como la baja por depresión de su yerno, que ya hay que tenerla dura para seguir cobrando del Córdoba alegando una de sus mil tretas.

Además, León encontró sustituto a Oliver en un día para acordobesar más una entidad sin identidad en los últimos cinco años. Con todo ese relío sólo falta una cosa: Fichajes. Y éstos empezarán a llegar, si no esta semana a principios de la otra, cuando el señor Tebas deje de apretar el cinturón, primero eliminando una nómina de 400.000 euros que ya no es del Córdoba, la del chico de los descensos, Jona, y segundo porque ya no está Oliver, que por cierto no para de fichar a futbolistas en su Extremadura.

Con esa tranquilidad llegará el primer partido de liga ante el Numancia, y de repente, con Carlos Antonio González en el olvido y frustrado en su cárcel llamada mentira, el cordobesismo volverá a ilusionarse y hasta pensará, por qué no, en subir a Primera. Porque aunque el manido límite salarial sea de 4, 5 o 6 millones, las posibilidades de ascender o jugar el play off serán las mismas que las que tendrá el milloneti Las Palmas, el ajequezado Málaga o el histórico Dépor. Justo las mismas, que el Mallorca o Elche que volverán para algo más que quedarse. Porque sí es esta Segunda hace falta algo en los últimos cinco años es tranquilidad.

 

0

Últimas opiniones

28/06/18 23:14
12/06/18 21:57
03/06/18 20:59

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad