Opinión

Paz
21/01/18 · David Jurado

Esperanza. Liberación. Libertad. Paz y sin gloria que llevarse. Ésas fueron las sensaciones que dejó el primer partido de la era post González y del bien hallado Jesús León, aunque aún son muchos los "cánceres" que la familia deja. El principal es un equipo en la UCI, aunque su ilusión y lucha le mantiene con señales de vida, como la que mostró ante un mejor Albacete al que se le ganó compitiendo, y sobre todo sufriendo. Algo de lo que sabe y mucho el cordobesismo.

Con todos esos conceptos claros se acumulan muchas acciones a acometer, y casi todas simultáneas. Empezando por la extirpación de esos cánceres, sobre los que seré claro y sin medias tintas, fiel a mi estilo. Tras los González, los próximos en salir, y no deberían pasar de esta semana, son Andrés Delgado (director jurídico), Javier Bejarano (doctor), Álex Gómez (director de fútbol), Miguel Linares (secretario técnico, aunque poco y mal se le conozca) y Sergio García (responsable de infraestructuras). No creo que la nueva propiedad tenga dudas, pero por si acaso. Eso sí, hay que ser conscientes de que todos tienen contrato en vigor, sobre todo el doctor, y tendrían que ser indemnizados.

Esta labor de limpieza urge más que el fichaje de Joaquín Caparrós, que por suerte o desgracia acabará llegando (o no), pese a que de momento Jorge Romero se haya ganado una oportunidad. Mientras no pierda tiene asegurado el puesto, pero ganar en Zaragoza no será tarea fácil. Un empate le debería valer para seguir y de esa forma recibir al filial del Barça con el mercado invernal cerrado y un equipo hecho más a su medida que al estilo de la vieja guardia de Caparrós, que si en su mano estuviera cambiaría medio equipo. Pedir ya lo hizo y bastante.

Que el plantel necesita cambios es evidente, porque esos dos centrales con galones y un lateral zurdo de garantías (que no está muy lejos) le darían un salto de calidad incuestionable al equipo más goleado de la liga. No en vano ha demostrado que cuando deja su puerta a cero gana siempre, lo que dice bastante de su capacidad de generar juego y goles. Luego si le traen un par de centrocampistas y un delantero hasta se puede quedar un equipo con aspiraciones de play-off, que es lo que se necesita para salvar el cuello. Porque a esenivel hay que puntuar en la segunda vuelta.

El Córdoba necesita 'acordobesarse' y con León dio el primer paso, como él mismo dijo, pero debe haber una mayor repatriación, tanto en el campo como en los despachos. Luis Oliver hará su labor, pero no deberían venir sólo los jugadores que el conozca por sus amplios tentáculos con los agentes, por mucho que se le otorgue toda la responsabilidad deportiva.

Dicho todo esto, hay que poner ya los dos 'kilos' en la LFP para acabar con el déficit del tope salarial, que ya bajó a los 900.000 euros aproximadamente y que aún debe reducirse algo más fundamentalmente con la salida de Jona, a la que deben unirse las de Josema, Noblejas y Esteve, aunque con los dos últimos nada de aquello se rebaja.

La Ciudad Deportiva me preocupa menos, porque por fin el Córdoba tendrá más pronto que tarde la suya propia después de 18 año prometiendo e incumpliendo, con varias maquetas de por medio más que ilusionistas.

Será una primera semana de intenso trabajo para la nueva propiedad, en la que el móvil le echará humo a Jesús León, más aún de lo que está acostumbrado, porque el fútbol es otro mundo. El montoreño llega con algo más que ilusión y ganas, pero ni se imagina lo que le viene, porque el mundillo de la pelotita redonda nada tiene que ver con cualquier holding empresarial por muy grande que sea. Aquí todo es público y los juicios de valor serán continuos. Llegarán los primeros errores, asumibles porque todos somos humanos, pero será ahí cuando se verá cómo se lidia con la crítica y una desesperada carrera de diecinueve partidos. Los que al final quitarán o darán paz.

 

0

Últimas opiniones

07/10/18 23:26
17/09/18 23:37
02/09/18 22:48

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad