Opinión

Seis
04/12/17 · David Jurado

Son los puntos que separan al Córdoba de la salvación. Los goles que le pudo hacer la SD Huesca el sábado hasta con el aire a favor en la primera parte y en contra en la segunda. Los años que lleva la familia González deshaciendo por aquí. Y 26, no precisamente seis, los que lleva uno de abonado o socio blanquiverde, además de accionista. Como para que algún malintencionado pueda pensar que uno se alegra de sus derrotas.

Si a ese bagaje se añade que uno trabaja en esta bendita profesión -como diría García- desde hace diecisiete años, al sentimiento se une que un descenso a Segunda B supone una ruina a nivel laboral. Si ya se echan más horas que un reloj para sobrevivir en esta jungla, prácticamente se pasaría a trabajar por amor al arte. Todo ello por no decir que habría que buscar otro curro con los tiempos de brotes verdes que corren. Brotes que son un "Mentira tú", que en este caso diría Sandokán camino de Melilla (al final fue más cerquita, en Alcolea, y hoy mismo).

Algunos amigos incluso me dicen que me ven agresivo, cuando me da por expresarme libremente en las redes. Luego están las interpretaciones -menos mal que vivimos en democracia- de los que toman su Córdoba como un sentimiento y se olvidan de que algunos no sólo lo llevamos dentro, sino que además es nuestro trabajo, y que somos los principales perjudicados por un descenso. La agresividad llega más cuando ves peligrar el pan de tu casa.

En fin, qué voy a contaros más. Muchos cobardes se ocultan en cuentas pseudoinformadoras, que funcionaron a base de macutazos en sus orígenes, luego con filtraciones directas y ahora a dos aguas, señor Emilio Leiva. Hay que tener la cara más dura que el cemento armado para dar lecciones de intoxicación y ortografía. Ya podría aprender del amigo Carlos y su auténtico canal en blanquiverde, notario para el cordobesismo de su actualidad. 

Dicho eso, y sin perder ni un minuto más con personajillos, a partir de ahora he decidido que no merece la pena hablar de ningún jugador y menos de entrenadores, por mal que lo hagan. Ni en el figurante (qué gran término, Emilio) que los fichó. Ellos no son los responsables de la calamitosa situación a la que se ve abocado nuestro Córdoba CF. Ensañarse con ellos es complacer los deseos de los auténticos culpables de vernos caminito de Xerez y Huelva: los González.

Para terminar, me despido hasta la próxima semana volviendo al seis. Porque ésos son los triunfos consecutivos que necesita nuestro Córdoba para dejar de delirar, porque ya con dos seguidos no se sale, ni con tres, porque los rivales también juegan. Lo único bueno es que ahí sí son más de seis.

 

2

Últimas opiniones

27/11/17 21:18
12/11/17 22:41
31/10/17 21:49
23/10/17 18:52
17/10/17 23:18

Comentarios

Serlei
Quizás, vosotros, los juntaletras, como diría el ínclito García, tengáis una parte importante de culpa en el desastre del Córdoba. Subimos a 1^ de rebote, hicimos el mayor ridículo de nuestra historia en 1^, cada año los González se ríen de la afición, se llevan la pasta y fichan a 11 mantas, y... Qué críticas habéis hecho?
Serlei
Tu amigo, el que nos dejó tirados, ni a Las Palmas ni al Alavés. Felicidades!!!
OPINIÓN
David Jurado
2
julia lopez
Julia López
0

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad