Opinión

Aprender de la derrota
26/06/18 · Juande Benítez

En esta ocasión me gustaría hablarles de la experiencia que viví hace diez días en el Campeonato de España amateur de Segunda categoría de golf. Creo que en el golf se pueden distinguir entre amateurs como mi caso, mayores con una evolución limitada, y chicos jóvenes en evolución más rápida y con posibilidades de llegar a profesional si continua progresando o simplemente disfrutando del golf como deporte y afición. En otros deportes es difícil competir entre estos dos grupos, pero en el golf está es otra de las singularidades. En el caso de jugadores que hemos empezado mayores, pasados los 20 o 25 años, nuestras posibilidades de evolución al nivel medio alto son más limitadas, por diversas razones: no hemos aprovechado la fase sensible de aprendizaje, en primer lugar. Luego tenemos otras obligaciones laborales y familiares, y para finalizar es evidente que nuestro físico va en declive.

En estas  circunstancias afrontábamos el campeonato de España, limitado a jugadores por encima de hándicap 4,5 con ciertas perspectivas, aquellos jugadores locales que en ese momento nos pudiésemos encontrar en un buen momento de juego como podría ser mi caso.

De esa forma llegue a la tercera jornada tercero a seis golpes del líder, faltando 4 hoyos encabezaba la clasificación por un golpe y a falta de dos íbamos empatados. Es aquí donde llego mi mal hoyo, después de una buena salida, en un segundo golpe me fui al bunker, el otro competidor la dejo cerca de tres y tenía que arriesgar sacando de bunker pues necesitaba el 4, fue aquí donde di un filazo y la bola cayó por un barranco y al volver a arriesgar, porque en mi mente me daba igual ser segundo que sexto, acabe con un diez en el hoyo y sexto en el torneo.

Fueron muchas vueltas las que ese día y el siguiente di a las decisiones de los últimos hoyos, el arriesgar, jugar conservador? trataba de convencerme de aquella mítica frase "nunca he aprendido nada de una victoria y si de las derrotas" y pensaba está muy bien pero que duro es. Pensaba que posiblemente por mi edad, trabajo, familia será difícil tener otra oportunidad así porque siendo realistas el factor campo es muy importante. Trataba de buscar otras cosas en las que pensar que anulasen dichos pensamientos y hasta pasados dos o tres días venían con frecuencia a la mente. Dicen que el tiempo es que al final cura las heridas y sin duda así ha ido siendo. Según pasaban los días lograba relativizar más lo no conseguido que lo perdido. Tanto es así que este fin de semana logre dos buenos resultados, lógicamente sin la misma transcendencia, pero bueno ayudan a equilibrar los pensamientos positivos con los negativos.

En mi caso lo que más me ha ayudado desde luego es tener otras cosas en que pensar, otras prioridades, familia, trabajo, proyectos... es la ventaja que tenemos los amateurs sobre los profesionales que podemos diversificar nuestros objetivos y centrarnos en cada momento en los que más nos convengan como principio de la vida en positivo.

 

0

Últimas opiniones

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad