Opinión

Doble temporada
13/07/17 · Juande Benítez

Hace un mes aproximadamente nos encontramos con una noticia en la prensa que nos decía que un entrenador de fútbol alevín había sido despedido por ganar 25-0 a sus rivales. La justificación dada por el club era que no se ajustaba dicha actitud de exigencia a sus jugadores con la enseñanza de valores como respeto al contrario.

En otros deportes como el baloncesto existe el concepto de cerrar el acta cuando un equipo tiene una ventaja considerable sobre el rival. El partido se sigue disputando pero sin anotar los puntos. Esto tiene un peligro, se puede generar una competitividad excesiva de algunos equipos para cerrar el acta cuanto antes, alineando por ejemplo a sus mejores jugadores al principio.

En esta entrada lo que voy a hacer es intentar dar una propuesta para intentar paliar las diferencias excesivas de algunos equipos durante una temporada en categorías inferiores. En ocasiones cuando en un deporte hay diferentes divisiones, se da la circunstancia que por generación espontánea, por el buen hacer de un entrenador o por cualquier circunstancia en un mismo club se dan equipos con niveles muy diferenciados, por ejemplo este año ha habido una buena generación de niños de segundo año y se ha subido a primera división, pero al año siguiente la generación venidera no tiene tanto nivel. 

En muchas ocasiones se condena a los chicos de esa siguiente generación a una temporada aciaga, ya que su nivel no está en dicha división, por lo que las derrotas son continuas y la desmotivación de los jugadores, entrenadores etc, puede ser perjudicial para su adherencia a la actividad llegando incluso al abandono de la misma. Y claro que una directiva renuncie a una categoría superior en vistas de sus jugadores se torna complicado en realidad. 

Otras veces puede pasar lo contrario, que una generación potente se encuentra en tercera división y arrasa sin apenas competitividad, en este caso las consecuencias son sobre todo que los niños apenas pueden evolucionar desde su nivel de partida porque ganan fácil los partidos.

Por lo tanto mi propuesta es la siguiente: en categorías inferiores dividir la temporada en dos partes, en otros lugares esto se llama, liga de otoño y liga de primavera o torneo apertura y clausura. Las ventajas es que se producirán mayores ascensos y descensos de categorías por lo que las generaciones se pueden ajustar mejor a su nivel llegando a motivarse en mayor medida y desarrollándose más adecuadamente según sus habilidades. Las opciones para llevarlo a cabo son múltiples, reducir el número en cada división con más grupos, hacer solo partidos de ida etc. Incluso podría permitir la participación de los chavales en diferentes opciones deportivas como comentamos en una entrada anterior, aunque no creo que esto último sea interesante para las federaciones y organizadores que ven en muchas ocasiones exclusivamente desde su propio punto de vista.

 

0

Últimas opiniones

03/09/17 19:11
10/08/17 12:45
03/07/17 23:09
05/06/17 16:09

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad