Opinión

Enseñar y errar
08/09/18 · Juande Benítez

Tras el parón veraniego de la pizarra me gustaría plantear en la Vuelta al Cole una reflexión a los técnicos deportivos de iniciación o del deporte amateur sobre la importancia de evitar y corregir errores durante el periodo de aprendizaje y entrenamiento.

Tradicionalmente en el mundo de la actividad física y el deporte se ha tendido a evitar en la medida de lo posible el error en la toma de decisiones y en la ejecución, así como a una sobrecorreción del error bajo el pensamiento de que si no se corrige se seguirá cometiendo. Como si el deportista no tuviese mecanismos para evaluar que ha cometido un error, ni los conocimientos para intentar averiguar la solución.

Otro motivo para la realización de una constante corrección de los errores es pensar que somos mejores entrenadores o profesores si lo hacemos y que eso demuestra nuestra implicación y como nos gusta mejorar nuestra autoestima y que nos valoren los padres, directivos etc que en muchas ocasiones siguen el entrenamiento, realizamos muchas correcciones "no vaya a pensar la gente que soy un pasota".

En términos generales y si queremos mejorar la capacidad de los jugadores no hay que abusar de las correcciones sobre el error, hay que dejar que lo intenten y fallen y que ellos mismos se vayan dando cuenta de los errores que cometen. Cuando observamos que el error se vuelve habitual, debemos entonces plantearnos, si lo que pedimos es muy difícil y tenemos que replantear la situación por una más sencilla y llegar al objetivos en varios escalones o si realmente el error del jugador viene porque está aplicando mal algún aspecto del juego, es en ese caso donde debemos hacerle reflexionar, intentando convencerle, porque si le damos la solución y o bien no la entiende, o no le convence difícil será que ponga los medios adecuados para solucionar el problema que es lo que realmente interesa y no el quedar bien porque le estamos corrigiendo. 

En muchas ocasiones se quiere utilizar un lenguaje muy técnico para demostrar que sabemos mucho, lo cual suele quedar muy bien para nuestro propio ego, pero de poco va a servir para el jugador, está claro que educar en la utilización de un lenguaje técnico correcto es importante, pero tenemos que ser conscientes de la edad y nivel que tiene para adaptarlo progresivamente.

Otras veces este pensamiento "si no corrijo mucho parece que no estoy en el entrenamiento o en el partido" "si no le doy voces para corregir no se van a enterar" es muy habitual sobre todo en las primeras etapas del entrenador, en los que quiere progresar y necesita hacerse valer. Pero en la mayoría de las ocasiones no va a ser útil para el aprendizaje de los jugadores, va a crear jugadores dependientes en la toma de decisiones y con poco espíritu crítico, no hablamos aquí de que comente el telediario con su familia, si no de que sea capaz de pensar por su cuenta, alguna veces de forma casi inconsciente, "cómo he colocado el cuerpo para que el balón hay ido arriba", "en que estaba pensando cuando estaban sacando el córner que el jugador que yo marcaba estaba solo aunque haya tenido la suerte de que el balón ha ido a otro sitio y no se ha notado" etc

Sirvan estas líneas para padres y directivos que la lean y puedan tener un elemento de juicio más a la hora de valorar a los técnicos de sus hijos.

 

0

Últimas opiniones

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad