Opinión

Análisis parciales
27/11/18 · R. Fernández

Aunque lo más correcto para un periodista que cubre diariamente la información del Córdoba es ofrecer su visión de los acontecimientos en cuanto se producen, más aún si son importantes, a veces el paso de los días permite acumular nuevos sucesos que dejan dibujar una opinión más completa o exhaustiva. Aunque también sea más extensa, se evita así caer en análisis que puedan ser parciales, algo que creo que nos suele pasar a todos los que formamos parte del cordobesismo.

Personalmente me sorprendió la urgencia, casi precipitación, con la que el Córdoba prescindió de José Ramón Sandoval, y diré además que las formas del club fueron muy mejorables con una persona que, convenciera más o menos su trabajo, firmó junto a sus jugadores un logro pocas veces visto no sólo en el Córdoba sino en el fútbol español. Que una etapa acabe, con más o menos razones para ello, no debe ser óbice para reconocer lo logrado o lo bueno que se hizo. Aquí muy pocas veces se es agradecido.

Eso sí, aquello vino a confirmar que, por más que lo negara el entrenador en su última comparecencia previa, el ultimátum tras lo vivido el lunes anterior existía y se aplicó de manera fulminante. Lo de aquel lunes, por cierto, tardará en olvidarse, y no sólo por cómo gestionó todos los acontecimientos el club, sino por la revelación de la cara más negra del cordobesismo, que existe pese a que todos solemos ocultarla con el mantra de una de las mejores aficiones de España.

Aquel día Sandoval se equivocó gravemente, como lo hizo el viernes posterior, afeando la publicación de informaciones contrastadas y con fuentes dentro y fuera del propio club. Y no filtradas, como ya se ha puesto de moda decir por etapas anteriores. Una filtración supone que la dirección de la información sale desde un elemento del club al periodista sin que éste lo pergeñe, con un interés del que se benefician ambas partes. Y esto, y sé de lo que hablo, no fue así. Por no hablar de que la base inicial de aquella herida se ve que no cicatrizada -petición excesiva de salario del técnico para renovar en verano- fue lanzada públicamente a las ondas por el presidente en una entrevista radiofónica en Canal Sur.

Sandoval intentó corregir en parte estos errores en el final de su etapa en un elegante comunicado, su elección frente a una segunda rueda de prensa de despedida. Luego amplió sus explicaciones de nuevo en la misma emisora, con unas declaraciones que, desde mi punto de vista, confirmaron cómo en muchas ocasiones sus valoraciones de situaciones dentro del club no se ajustaban completamente a la realidad. Es curioso cómo ciertos sectores cordobesistas sacan pecho ante las contradicciones y ciertas mentiras de Jesús León, que han existido, y sin embargo se haya creído en todo a un entrenador que, además de su trabajo más puramente futbolístico, se mueve muy bien lejos del campo y en otras lides. Como en todo, nadie es perfecto.

También creo que se hace un análisis parcial con aquello de que León ha terminado echando a Sandoval porque no estaba convencido con su regreso. No se miente al decir eso, porque no fue difícil comprobar en estos meses cómo desde la cúpula del club se cuestionaban decisiones de todo tipo del entrenador. Pero hay que decir también que para muchas cosas la entidad, al igual que lo hizo el equipo rectificando su comportamiento tras lo vivido en Granada, sí ha estado con el de Humanes, dejando que su criterio pesara en cuestiones de diversa índole, desde la salida de jugadores y llegada de refuerzos hasta en que se pudiera utilizar o no un determinado campo para entrenar por otros equipos.

El caso es que el madrileño, pese a su huella, ya no está y hay que mirar al futuro, que, pensando siempre en lo verdaderamente importante, el club que nos une a todos, es poco halagüeño. Esperar a que Curro Torres pierda para defender que la culpa no era de Sandoval, insistir en que la plantilla es muy mala para Segunda, cuando del nivel es la del Alcorcón y va líder, o alentar a que se pite al palco cuando eso es ayudar al 2 de turno en la quiniela, no tiene sentido. Eso sí, la gente es soberana y puede hacer lo que le plazca, aunque otra cosa es que, como cuando hacemos análisis parciales, esté acertada.

0

Últimas opiniones

30/10/18 11:54
19/09/18 12:14
25/07/18 11:18
25/06/18 13:15
05/06/18 12:01

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad