Opinión

El casting
25/06/18 · R. Fernández

De igual manera que me he pronunciado a favor generalmente de la gestión de Jesús León y Luis Oliver, incluso cuando les llovían chuzos de punta, tanto en este foro como en los otros en los que me dan cabida (Canal Sur, PTV o Radio Marca, gracias por cierto), he de decir hoy que no me ha gustado cómo ha llevado el Córdoba CF la decisión sobre el entrenador.

El club bien pudo haber decidido y defendido no renovar a José Ramón Sandoval, aunque a mi juicio, y pese a que pudiera entenderse desde la cúpula que no era el entrenador perfecto, tuvo que haber renovado. Por ética y moral, como dijo el presidente, o simplemente porque de biennacidos es ser agradecidos, como dice el refrán. Pero es verdad que había argumentos para justificar la decisión porque fuera real que se buscara otro perfil, de entrenador más joven, quizá con métodos más actuales y con un nuevo mensaje desde cero para el vestuario.

En vez de eso, se optó por una estrategia de dilatación, poco menos que una escenificación de que se negociaba su continuidad. Se habló del tema económico, en el que sí que hubo diferencias, aunque fuera radicalmente cierto que el club simplemente tenía otras miras. A Oliver no le convencía y punto.

Pero es que la segunda parte del proceso ha resultado casi peor, y no ya por el hecho de que el Córdoba se haya quedado como el único club sin entrenador hasta la última semana de junio entre los que hace 20 días que saben que serán de Segunda la próxima temporada. Es peor porque se ha evidenciado, a poco que uno mire, la divergencia en la bicefalia que comanda ahora mismo la entidad, entre apostar por Francisco o por otro.

Por una parte, entiendo que el presidente y propietario pueda tener su opinión sobre un aspecto deportivo, porque al final suyo debe ser el plácet, pero no que el criterio se termine imponiendo si sus responsables en aquella parcela no coinciden. Para algo hay una dirección deportiva. Claro que, por otro lado, si como parece todo era por esperar a la opción de Juan Sabas, se entiende también que León haya mantenido el pulso. Es difícil defender que la mejor opción para el Córdoba (con eso, con no dejar ninguna duda de escoger al mejor, se justificó otra semana de retraso) sea un técnico que precisamente ha triunfado como revulsivo, como hizo Sandoval, sin experiencia en Segunda y echado en agosto por los mismos que ahora tienen que decidir, y precisamente tras deslizar su pretensión de haber pintado algo en la confección de la plantilla del Extremadura. Un riesgo absoluto pese al éxito del que ahora disfruta.

Y ahora, con este retraso, que aplicando la navaja de Ockham parece así justificado, por el final del play-off, vuelven a agrandarse las dudas sobre la gestión del asunto. El ascenso azulgrana deja (teóricamente y por sus palabras ayer) sin la opción a la que querías esperar, por lo que parece difícil que ahora todos con los que has negociado, o al menos reunido, no se vean como plato de segunda o tercera mesa.

 

0

Últimas opiniones

05/06/18 12:01
17/05/18 11:28
30/03/18 16:26
08/02/18 13:20
26/12/17 23:40

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad