Opinión

Hambre y ganas de comer
01/08/17 · R. Fernández

Si hay una palabra que ha pronunciado Luis Carrión este verano para hablar de su nuevo grupo de jugadores ésa es sin duda hambre. Aludió el catalán ya varias veces al hecho de haber conformado un equipo con ambición, con ganas de crecer, con la intención de hacer algo importante. No parece un aspecto muy futbolístico, ni algo que no vayan a tener otros muchos conjuntos, pero de momento los marcadores de pretemporada le van dando la razón e ilusionan al que quiera ilusionarse ya. 

Curiosamente, en ese sentido, lo que yo he visto en general en el entorno del club, y podemos incluirnos todos, han sido ganas de comer; de tragarse con cucharón y poca oposición -salvo excepciones- decisiones deportivas poco entendibles. Tanto que el mismo club está admitiendo ya algunas como erróneas

Pasa que ese espacio selvático en el que se han convertido las redes sociales terminan por coartar -y es lamentable- a la hora de opinar, porque agota que cada pequeña reflexión futbolística inicie un debate casi interminable con algún defensor de la tesis contraria, con tal vehemencia a veces que uno duda si no buscará algún puestecillo en el club, como ya encontraron otros años atrás. Seguramente no y el que vaya desfilando con el paso cambiado sea yo, más aún cuando hasta personas serias sostienen posturas que me resultan sorprendentes.

Para mí, igual que algunos futbolistas recién llegados lo han hecho con buena pinta y ya van dejando dosis de calidad, o que se ha sacado la tijera para aligerar la plantilla necesariamente en algún caso, hubo operaciones más encaminadas a multiplicar el cambio y la novedad que a una verdadera necesidad de mejora. Ahí está el tema de Deivid, del que yo creo que el Córdoba se acordará cuando haya puntos de por medio, el caso Antoñito, o hasta las mejorables formas para resolver la situación de Cisma. Pero además vi criterios cambiantes en poco tiempo, que no deben justificarse por el curso de la pretemporada sino en problemas de concepción inicial.

Vito no podía ser nunca tan pronto -ojalá lo sea en el futuro- portero para el primer equipo, como tampoco parecía Jona-Guardiola-Quiles un trío de garantías para cerrar la delantera. Queremos cordobeses y cantera y echamos a José Antonio González, cuando en el filial llegaron un buen puñado de chicos de su edad que no le van a mejorar. Sorprende acelerar tanto con los fichajes y que aún, en agosto, no haya ningún banda derecha puro, o que se sopese dejar tres centrales sin que los cuatro laterales, dos muy jóvenes, puedan adaptarse ahí. De lo de pagar 500.000 euros por un jugador que actúa en la misma posición que tu mejor talento emergente ojalá que no haya que hablar.

Pero bueno, como estamos en verano, la gente tiene ganas de fútbol y de disfrutar, seamos positivos. Cuesta poco, menos seguramente que poner a alguien con algo más que buena voluntad a trabajar en la comunicación del club.

 

0

Últimas opiniones

17/10/17 2:56
18/09/17 13:34
23/08/17 9:19
27/06/17 12:37
06/06/17 11:32

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad