Opinión

Inquietud
30/10/18 · R. Fernández

Mi amigo el subdirector de banco está preocupado por el Córdoba. No había pasado ni un minuto desde que el Nástic le ganó sobre la hora al Oviedo y ya me había escrito para decirme que otra vez éramos colistas. Para él y tras 8 puntos de 33 a Sandoval se le agotó el crédito y pone como ejemplo para el camino a seguir lo que han hecho los tarraconenses recurriendo a Enrique Martín -igual no vio lo que hizo el Zaragoza en el estreno de Lucas-.

A mí todo eso me preocupa poco. Intuía que se podía pagar un peaje por lo de pretemporada y valoro la mejoría general y en defensa de los últimos partidos, además de que aún no se empezó a jugar con los rivales que parecen los de la liga del Córdoba. El balance es malo, pero la competición es larga y al final se ve siempre que en Segunda ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos.

Lo que verdaderamente me inquieta, por emplear otro verbo y dejar un poso de esperanza, es la deriva en la que sigue el club y su gestión. Durante meses di un margen de actuación, un beneficio de la duda que entendí que se habían ganado los que llegaron. Pero pese a gobernar contracorriente y en una coyuntura muy complicada, desde el final del mercado estival y aquel reconocimiento de un despilfarro económico aún no verdaderamente cuantificado ya vi que difícilmente esto no sería más de lo mismo.

El club exhala semana a semana situaciones muy parecidas a las del pasado reciente. Falta de un plan general deportivo e institucional a medio plazo, improvisación, rectificaciones continuas, grescas con medios, aficionados y otros actores cordobesistas... Una pena.

Y el caso es que escuchas a Jesús León defenderse por ejemplo de las acusaciones de algún trilero, y contar barrasabadas que hay que pensar que ni él mismo esperaba, y por momentos empatizas, hasta que vuelves a recordar el descontrol económico, la falta de fiabilidad de la información institucional, los intentos de represalia. Y compruebas que sin llegar al punto de lo vivido años atrás, que demasiado pronto se ha olvidado, el balance ya es deficiente.

Ojalá, aunque ya estamos de nuevo con tres cuartos de Córdoba ciudad hablando de la venta del club de nuevo, haya un golpe de timón. Una admisión de errores, una tolerancia a la crítica, el paso a una gestión firme y eficaz. Pero lo veo algo tan complicado como que mi amigo el del banco recupere la fe en Sandoval.

 

0

Últimas opiniones

19/09/18 12:14
25/07/18 11:18
25/06/18 13:15
05/06/18 12:01
17/05/18 11:28

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad