Opinión

Leña del árbol caído
27/06/17 · R. Fernández

Ocurre muchas veces, y más por estos lares, que uno no puede defender ciertos postulados sin que se le acuse enseguida de hacerlo por ser amigo de. Pero como yo tengo la conciencia tranquila a ese respecto, porque considero la amistad algo mucho más importante y exclusivo, muy distinto a una buena consideración profesional, correré el riesgo.

Nadie puede negar que la temporada pasada fue mala en general y que el Córdoba sufrió lo que no debería haber sufrido. Que les pasara a otros muchos, y que alguno se fuera al hoyo incluso, es el consuelo del tonto. Pero sorprende que el paso de los días vaya haciendo que la responsabilidad de lo vivido no siga siendo al menos compartida y los palos vayan al mismo. Los que siguen, como pueden seguir defendiéndose, encuentran amparo para su paulatina exculpación con la ilusión del futuro, del nuevo proyecto, del melón sin calar, y mientras se hace leña del árbol caído. Veo incluso saña, hasta con acusaciones a años luz de la realidad. Y sé de lo que hablo.

Y, ante todo esto, veo hechos. Fuera real o no el nivel, nos guste o no, la anterior dirección deportiva hizo un equipo que acabó décimo. Otras lo hicieron quedar el quince, o el veinte en Primera haciendo el ridículo, y no recuerdo tanto clamor ante una gestión infame. Sólo hubo ganas de olvidar. Y no acudamos ahora a que todo ha sido el engaño de un gran tramo final, porque eso pasa en una liga de 42 jornadas. Sin un gran tramo final tampoco hubiéramos ascendido en Las Palmas, y ese mismo tramo final está sirviendo para rehabilitar a otros que también fueron responsables del sufrimiento.

Pero dejemos el pasado atrás, que pasado es, e igual hace falta tiempo para valorarlo y contextualizarlo. Si aceptamos que todo fue un desastre y un fracaso, priorizando casos como Bijimine, Bergdich y demás, y nos creemos que ahora las cosas van a ser mejores, porque ahora se trabaja y antes no, que ya es para mear y no echar gota si se conoce mínimanente lo que está pasando en esas oficinas, ¿por qué el diseño del futuro es el que es? Se piensa en un once tipo con Kieszek, con Antoñito, con Caro, con Bíttolo, con Edu Ramos, con Aguza, con Javi Lara, con Javi Galán.. Se ha renovado a Markovic y Alfaro, y muchos han llorado los adioses de Juli o Piovaccari. Joder, ¡si hasta los fichajes que parecen hechos son o de jugadores seguidos y destacados por el club desde el año pasado o los mismos que se querían traer y que en muchos casos no vinieron por torpedos desde dentro!

Juro que hablo de corazón: no me gusta adoctrinar, sentenciar ni imponer mis tesis, simplemente dar una visión de las cosas, subjetiva como la de todos porque las emite un sujeto, pero creo que son hechos que están ahí. Evidentemente se va a mantener lo que mejor ha funcionado del pasado año, con la idea de potenciar otros puestos importantes, y no me parece mal, pero empiezas a sumar y sumar y sumar, y hablamos de un nuevo proyecto, que hasta cordobesistas de pura cepa alientan y animan, con una gran parte de herencia previa. Y ojalá se acierte, aunque entonces ya sabremos de quién no serán los méritos.

 

0

Últimas opiniones

18/09/17 13:34
23/08/17 9:19
01/08/17 10:14
06/06/17 11:32
10/05/17 2:39

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad