Opinión

Nada fuera de lo esperado
19/09/18 · R. Fernández

El Córdoba CF ha empezado mal la temporada y ya tiene a su entrenador cuestionado. Una situación que a algunos seguramente sorprenderá e incluso enfadará porque hayan pasado sólo cinco jornadas, pero que particularmente creo que no deja de ser lo esperado en ambos casos. Y sólo hay que repasar algunas declaraciones para saberlo.

Personalmente espero poco de la temporada. Salvar los muebles lo antes que se pueda y poco más. El objetivo asumido es la permanencia y estar abajo, incluso en zona de descenso muchos fines de semana, no es algo ilógico. Claro que la imagen está siendo mala en general, pero no lo veo aún un motivo de preocupación. Salvo que cambiaran mucho las cosas, va a haber partidos que sencillamente el Córdoba va a ser incapaz de ganar, aunque se le deba exigir más esfuerzo y concentración de la que está demostrando.

Y esto no es algo que diga yo. Sandoval, en una de esas ruedas de prensa que en atención a las lecturas que dejan pocos repasan, ya dijo que el equipo ganaría "pocos partidos" esta temporada, pese a que, aunque exista el hándicap de los muchos equipos poderosos en competición, también se adivina un buen ramillete de 7 u 8 con los que pelear y a los que superar al final sin necesidad de grandes proezas.

Y que el preparador de Humanes ya esté en la picota tampoco es llamativo. Aunque hasta el propio entrenador creyera que su no continuidad inicial era cosa básicamente de Oliver, y apunte al navarro incluso como el que deslizaba sus altas exigencias que no eran tales, el tema tuvo muchas más aristas. Pocos en el club, de los que mandan y de los que juegan, estaban plenamente convencidos de su idoneidad para empezar la temporada, y a eso se han ido sumando una serie de comportamientos dentro, en el día a día, propios de sentirse una persona importante en el club -que lo es- que han generado nuevas disensiones.

Quizá así se entiendan más esas declaraciones hablando de finales en la jornada 4, que precisamente iban igual encaminadas a evitar estas aguas revueltas tan pronto, u otra ligando la fe en el entrenador con la consecución rápida de resultados, cuando, tras el verano vivido y el equipo que hay, lo normal era asumir un tiempo amplio para trabajar. Si eso es lo público, imagínense que se dirá en momentos de corrillos o de confidencias con quien sepa escuchar al que además le gusta hablar.

Así, y con el telón de fondo de las actitudes de algunos jugadores en el campo y los exagerados vaivenes y errores, por qué no decirlo, del entrenador, el final de la historia parece cantado, con mayor o menos duración en el tiempo. Igual no sea justo, ni adecuado, ni profesional, pero simplemente es así.

0

Últimas opiniones

27/11/18 15:12
30/10/18 11:54
25/07/18 11:18
25/06/18 13:15
05/06/18 12:01

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad