Opinión

Poco que festejar
06/06/17 · R. Fernández

El otro día me sorprendieron algunas de las imágenes de los jugadores del Córdoba en Vallecas, no tanto las vistas en directo, en los que la celebración en el césped pareció mesurada, sino las posteriores, con algunas de ésas en las que se busca a los fotógrafos y se desencajan los gestos. Comprendo que, por mucho que a veces no lo parezca, los profesionales son los que más sufren cuando se meten abajo -ahí están las palabras de Javi Lara tras vencer al Oviedo- y que es una alegría salvarse de la quema y hacerlo hasta con cierta suficiencia. Pero no lo es menos que la temporada ha sido un fracaso.

Aunque igual esa afirmación, viendo la inversión en plantilla en comparación al presupuesto y la inacción de los dirigentes en múltiples momentos, sea algo osada, creo que es estrellarse salir a competir pensando en pelear por el ascenso, con el zumbido en los oídos aún de aquello de que "cada año que el Córdoba no esté en Primera es un fracaso", y evitar el descenso a una semana del final. Es verdad que en la Segunda de esta temporada la diferencia entre algunos de los que van a jugar el play-off y los equipos que puedan acabar en zona media no es tan abismal, y que a la competición muchas veces se le cruza acabar con un equipo y acaba con él, como el caso del Elche, pero hay que dejar bien claro que el cuadro cordobesista no ha cumplido con sus objetivos, fueran irreales o no.

Así que en general me parece una temporada con poco que festejar, y eso que, como me acusan algunos viejos conocidos, yo no sea de los que ponen alto el nivel de exigencia -aunque parezca que eso influya realmente en los desmanes de los despachos y en cómo rueda el balón-. El equipo, y así creo haberlo dicho desde agosto, tenía mucha menos calidad que el ejercicio anterior y cuando eso sucede tienen que rodarte muy bien las cosas para ser un aspirante real entre los 15 o 16 equipos que parten soñando con el ascenso. Pero tampoco era de los peores ni merecía descender de categoría, como muchas veces se ha esgrimido. Igual acaba hasta décimo y eso es bastante lejos del decimonoveno.

En cualquier caso, ahora toca analizar lo que ha pasado todo este año, exigir responsabilidades y actuar consecuentemente, aunque sinceramente puede volver a ocurrir que no pase ni lo uno ni lo otro -algo no exclusivo de la etapa González, ojo-. La permanencia, cuando se ha sufrido tanto, aplaca las quejas y ya se ven por ahí hasta aprobados a la temporada y defensas de Carrión, que pese al tramo final ha firmado unos números poco ilusionantes.

Aunque ahora mismo, con los rumores de venta de nuevo sobre la mesa, hablar de esto parezca un brindis al sol, creo que empezar otro año con el catalán sería un riesgo, porque el margen de error sería mínimo viendo las enormes pitadas que le ha dedicado El Arcángel al ser nombrado por megafonía en los últimos partidos. Que en la plantilla hay jugadores válidos y que habría que mantener, aunque hacen falta muchos y buenos fichajes, a lo mejor de otros perfiles o mercados. Y que ojalá haya quien sepa y asesore a los responsables deportivos si siguen, porque si el camino a seguir es similar al inicio de planificación que han hecho con el Córdoba B es para temblar.

0

Últimas opiniones

01/08/17 10:14
27/06/17 12:37
10/05/17 2:39
13/04/17 10:34
22/03/17 12:46

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad