Opinión

Un club normal
25/07/18 · R. Fernández

El Córdoba CF ha llegado al 25 de julio sin fichar a ningún jugador, una situación insólita en los muchos años ya que uno lleva cubriendo su día a día. Algo para lo que se han acabado las justificaciones, aunque en gran parte haya influido la mentira en la que sigue convertido el fútbol español. En ese lapso, además, del club se marcharon los grandes artífices del logro de la salvación, el director deportivo, el entrenador y el pichichi, así como varios consejeros, y hasta amenazó con volver el responsable de una de las etapas más negras de la entidad, encontrando credulidad en muchos.

A veces, uno sólo querría que el Córdoba fuera un club normal, siguiendo la denominación de la que habló Jesús León hace unos días. De esos sin problemas permanentes, aunque todo fuera mucho más aburrido. Y que previera las situaciones dificiles y que las supiera gestionar comunicativamente hablando. Y eso que ahora, aunque se le tache de lo contrario, el club es infinitamente más transparente, como demuestran sus eternas ruedas de prensa, una tribuna abierta en la que inquirir, y en las que hasta se admiten errores y se hace autocrítica por parte de los responsables.

Creo que tuvo que haber sido el club el que revelara sus problemas con el límite salarial, pese a que la cifra sea injustificable por parte de LaLiga, con equipos debiendo hasta de callarse incluso en Primera División y entidades que tuvieron mínimo seguimiento en Segunda por encima. Y pese a que no se entienda que el club no pueda ir cerrando fichajes (cesiones a coste cero o muy pequeño, por ejemplo), que puedan ayudarle a componer una plantilla más barata, dando luego salida a integrantes con sueldos más caros.

También tuvo que haber explicado mejor los detalles del pago a plazos por las acciones del club, sin haber dado lugar a especulaciones, por no hablar del ir dando pasos deportivos, de una manera determinada, por parte de gente que luego no iba a seguir. Tampoco revelar asuntos que no estaban cerrados y que al final han quedado rozando lo snob, tipo pretemporada en Panamá.

Pero el Córdoba también debería volverse normal en otras muchas cosas. En no gestionar a lo grande, con expediciones propias de Champions en un desplazamiento, sin un potente rigor económico, sí. En que cada año no salgan del club profesionales que cumplían con su labor y algún caso acabe en los tribunales, también. En que no sigan entrando como trabajadores en el club gente por hacer la rosca en Twitter, seguro. Pero, igualmente, en que no haya consejeros con denuncias al club o montando espectáculos por temas nimios. En que los aficionados hagan el esfuerzo de entender la realidad blanquiverde antes de opinar y no duden de todo porque los de antes fueran trileros. Y en medios de comunicación que no estemos sumidos en una guerra entre nosotros, primando las envidias y no lo necesario de una labor honesta y entregada.

Lo más curioso es que luego el fútbol no entiende de nada de esto, y llega el primer partido y las sensaciones son buenas ante un Primera de los de verdad, no de los de paso que ahora tienen ese cartel. Claro que luego el entrenador, pese a tener argumentos, lava los trapos sucios al aire libre a las tres semanas de llegar. Y la rueda de la anormalidad sigue.

0

Últimas opiniones

25/06/18 13:15
05/06/18 12:01
17/05/18 11:28
30/03/18 16:26
08/02/18 13:20

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad