Carlos González: “Aquí hay un problema serio con la prensa, que juegan a ver quién la tiene más larga”

La tercera y última entrega de la entrevista al presidente del Córdoba CF

La relación con la prensa, especialmente con el periódico Diario Córdoba, y con la afición marcan nuestra tercera y última entrega de la entrevista con el presidente Carlos González, tras avanzar en la primera cuándo se marchará, y apuntar en la segunda que Djukic no era su apuesta para sustituir al Chapi Ferrer. Así es esta persona que, como se despide en la charla, dice odiar la mentira. Aunque su argumento cuando se le presentan casos concretos es acudir a “los códigos del fútbol”. No se la pierdan.

Hablando de la verdad y la mentira, usted confirmó a un entrenador (Esnáider) para la temporada siguiente y a los diez días prescindió de él. Otro (Ferrer) era el mejor tres días antes de ser despedido.

Porque el fútbol está montado así. Es el never never never. Yo lo que no puedo es desautorizarlo. El fútbol tiene unos cánones en los que funcionamos todos igual.

¿Es necesario mentir?

No, mentir no. Hay que decir cosas. Vamos a ver, hay unos códigos y no puedo cambiar la mentalidad de todos los futbolistas de España. Si me preguntan si va a seguir, ¿qué le digo? Cualquier cosa que no sea ratificarlo es la duda.

Entonces perdemos la credibilidad. Se pierde la credibilidad de todo.

No. Si usted traslada una anécdota a un todo, sí. La verdad está en la verdad y lo futbolístico está en lo futbolístico, que son cosas distintas. Si usted a mí me pregunta ¿va a seguir el entrenador el año que viene? y yo le digo que no estamos en eso, ¿qué mensaje estoy mandando? Porque si yo estoy seguro de que va a seguir, lo digo. Entonces, si no lo digo, todo el mundo diría: “Éste no sigue”. Porque si quisiera que siguiera lo hubiera dicho. Hay unos códigos. En esos casos, sólo en esos casos, no se puede decir la verdad.  Never never never. ¿Usted va a fichar a este jugador? No. Y a lo mejor lo tienes fichado, pero tengo que decir que no, porque si no, me vale más caro. Tengo que negarlo.  ¿Algún fichaje más, presi? No, ninguno más. O dos o tres, lo que me sale en ese momento, porque no puedo decir la verdad nunca, porque estoy perjudicando a mi club. Luego dicen “ay, qué mentiroso”. No, no, de mentiroso nada. Yo no puedo hacer cosas que perjudiquen a mi club. El fútbol está montado como está montado y hay unos códigos que yo tengo que respetar, pero eso no quiere decir que todo lo que diga no sea cierto.

Hablemos de la comunicación. En su segundo año fue cuando cobró mayor virulencia la “guerra con los medios”

Aquí hay un problema serio, señor Pineda, que es a ver quién la tiene más larga, y a partir de ahí hay algunos que nos cogen para determinar eso. Somos los paganos de una situación mediática que vive esta ciudad desde hace muchos años.

Eso no es exactamente así. Un consejero suyo, Sergio Medina, me reconoció en una entrevista que el club comunicaba mal y tenía que mejorar en eso.

Y tenía razón. Se refería a no comunicar todo lo que hacemos bien. Durante todos estos años no hemos comunicado bien la cantidad de cosas que hemos hecho aquí. El club no ha contestado al 90 % de las barbaridades que nos han dicho. Algunos antiguos consejeros han dicho barbaridades de mí y yo jamás les he contestado.

Usted decidió comunicar todo a través de Diario Córdoba.

No, vamos a ver. Los medios toman partido cuando el concurso. El primer año no tuvimos ningún problema con los medios, ninguno.

Sí, con Cordobadeporte sí, desde el primer año.

No, Cordobadeporte lo que hace es…a ver, yo hablo una vez con Eusebio Borrajo porque no decíais la verdad. No lo hacíais en muchas ocasiones. Y os hemos llamado para rectificar y no lo habéis hecho. Yo he llamado a David Jurado el año pasado porque tituló “según Prasa Carlos González no ha pagado” y yo le llamo.

Y él rectifica la información. Aporta su versión.

No, no rectificó. Yo lo llamo y le digo: “Esto no es cierto, David, hemos pagado hace un mes. Prasa no te ha podido decir eso.  Te lo habrá dicho un consejero cercano a Prasa, pero en la información pone que te lo ha dicho Prasa, y eso no es verdad. Yo te digo que hemos pagado y lo tienes muy fácil, que es llamar a Prasa, no a los consejeros cercanos a Prasa. En la información pone que te lo ha dicho Prasa y eso no es cierto”. Él rectifica el titular y pone: Controversia en el pago y tal. Ninguna controversia. En la información añade que yo le había llamado para decirle que sí pero el titular era controversia.

Carlos González en un momento de la entrevista.

Carlos González en un momento de la entrevista. Autor: Luis Alguacil

Es lícito, él tiene una información que es diferente de la suya, y da cabida a las dos.

No no, lo llamo yo, él no me llama para contrastarlo.

La relación no era propicia para eso

Pero si da lo mismo, si usted ha pedido una entrevista y se la he dado.

Ahora. Llevamos dos años pidiéndola.

A mí ésta es la primera que me pide Cordobadeporte.

Dos años.

A mí no me ha llegado. Pero volvamos. Él no tiene una información de Prasa, tiene la del consejero, que luego yo me entero de quién es, pero de Prasa no. No hay controversia. Hay dos partes, Ecco y Prasa, y porque le diga el carnicero que Ecco no ha pagado…

Es un consejero de Prasa, no el carnicero. Creo que es una voz autorizada para hablar de ese tema. De todas formas creo que nos estamos perdiendo en una gota de agua dentro de un océano.

No, pero es que tengo que decirlo, porque el señor Jurado a mí nunca me ha hecho una entrevista, no se ha preocupado en conocerme. Tomó partido. Ojo, que yo lo entiendo.  Yo sé que él es amigo de Toni Cruz. (La dirección de Cordobadeporte.com solicitó la primera entrevista a Carlos González en verano de 2011 a la que entonces era responsable de comunicación Lorena Sánchez).

Pero bueno, amigos de Toni Cruz somos muchos. Toni tiene muchos amigos.

Sí, pero él toma partido porque Toni deja de estar en el Córdoba. Es muy difícil, porque aquí los periodistas sois muy amigos de extrabajadores del Córdoba CF.

No creo que ése sea el problema.

Yo creo que sí, porque me dan desde el primer día. No me dan carrete, y le voy a decir algo, yo no he podido hacer más por el Córdoba de lo que he hecho. Y creo que no he hecho poco. Que yo le leo a usted alguna vez, y hay que leerle: noventa mal y diez bien.

Me lee poco. Me lee poquísimo.

Será eso, y que dará la casualidad de que siempre es mal.

Habla de la verdad y la mentira y a veces hay una delgada línea entre una cosa y la otra.

Que no es delgada. Tiran con bomba todos.  No contrastan nada, pero no vosotros, todos. Y no me llaman, y me pregunta, ¿esto es cierto? Es contrastar una información. Que el señor Prieto no es Prasa, que era el gerente de Sadeco, como lo es hoy. Y ése le dice una gracia a Jurado y ya saca un artículo. Digo yo que habrá que preguntar a la otra parte.

(Nota: La fuente de David Jurado para esta noticia no fue el señor Prieto)

Nos estamos perdiendo en un detalle. Había una situación que era anormal, que es que el club comunica todo a través del Diario Córdoba.

Eso ha cambiado, y antes de que llegara el señor Bonache. Él entra en el club el 1 de agosto y ya teníamos muchos jugadores, y no dieron ni uno. Quiero decir, que el señor Bonache llega y está haciendo un trabajo magnífico, y está ayudándonos en muchas cosas, y juntos estamos tomando decisiones. Pero eso ya lo hicimos nosotros el verano de Berges. No dieron ni un fichaje y nos cayó la mundial.

Como les está cayendo ahora.

En una reunión con todos los directores de los medios de esta ciudad, donde estábamos intentando normalizar la situación un poco, porque era un asedio brutal, le dijo un director a otro. “Oye, que aquí no hemos venido a ver quien la tiene más larga”.

(nota: Cordobadeporte no fue invitado a esa reunión en la que dice que fueron todos los directores de medios)

¿Trajo a Alfredo Duro para arreglar todo eso?

Sí, y lo incendié mucho más. En todas las gestiones hay luces y sombras y ése fue un error capital. El señor Duro está enfermo y por lo tanto no nos pudo ayudar. Que más hubiera querido yo, pero bueno, ahora tenemos al señor Bonache, que es el mejor fichaje que ha hecho el club en tres años. Y ojo que me ha pegado hostias de todos los colores. Para que vea mi talante, que yo no estoy en contra de nadie. Quiero profesionalidad, que no se mienta. Siempre le digo a los medios: puedes decir lo que quieras de mí, pero que sea verdad. Si tienes muchas cosas malas que decir de mí siendo verdad, pues no te lo inventes. Y en esta ciudad no se para de decir mentiras. Se ha dicho que he comido con Pepe Mel. ¡Pero si yo no conozco a Pepe Mel! Bueno pues nada, que he comido con él, y no una vez, sino dos.

Pues esto son mentiras del tipo del cambio de entrenador, como usted dice. El fútbol funciona así.

No es lo mismo ni Cristo que lo fundó.  Se puede decir que quiero a Pepe Mel, lo que no se puede decir es que yo he comido con él porque no es verdad.

Puede que se tenga una fuente equivocada, no tiene que ser una mentira. No es nada nuevo. Son códigos de los que usted hablaba, sólo que en la otra orilla.

Ah, pues entonces yo digo que su madre es tal, porque como alguien me lo ha dicho… Y ya está. Pues es eso. Ferreras, periodista, cuando era consejero delegado del Real Madrid, sacó una lista con los doscientos jugadores que decía la prensa que iban a traer y puso: “Como para no acertar”. En la web del Real Madrid. Si yo lo hago aquí me matáis. Mire, a mí me da igual lo que digan en las tertulias si no tienen información. Dan su opinión, y su opinión es tan válida como la del carnicero, o la del médico, o la del ingeniero. A mí qué me va a importar lo que un periodista opina del equipo.

El periodista puede generar corriente de opinión.

Ya no. La gente ya sabe lo que es mentira. Porque viene y lo ve.

¿Coincidimos en que la situación con los medios está ahora mucho mejor?

Pues depende para quién, porque mire, el que está ahora a mal suma tres veces lo que sumáis todos vosotros juntos. A nivel de lo que usted dice, de crear opinión. Vosotros me estáis pidiendo que haga una cosa que vosotros no hacéis, y verá como me da la razón. Todos los grandes medios hablan del Real Madrid y del Barcelona, ¿por qué?

Porque es lo que vende

Exacto. ¿Y a mi empresa qué le viene bien? Que mi mensaje sea transmitido por la autopista que más tránsito tiene. Eso es lo que he hecho durante mucho tiempo, que la autopista que más tránsito tiene (Diario Córdoba) es la que ha utilizado el Córdoba para dar su mensaje. Y ahí no valía un poco. O todo o nada, con un poco no basta, amigo Pineda.

Se ve forzado a elegir entre todo o nada y durante un tiempo elige darle todo a Diario Córdoba.

Visto el trato que me dispensa la prensa cuando yo llego a Córdoba, que no me han dado ni un minuto, lo vi muy fácil. El 90%, por no ser cordobés, que hay que ser xenófobo. Aquí hay mucha gente xenófoba, muchos, porque mi gran problema es no haber sido cordobés, pero es que usted no ha elegido serlo y yo sí, ése es mi mérito. Aquí parece ser que si no tienes pedigrí cordobés no puedes hacer nada. La prensa me atiza desde el primer día, ahí está la hemeroteca, y hay un periódico que no nos trata mal, y además es el que más lectores tiene, que sumas las de todos los periódicos, online, y papel, y es tres veces más. Yo sería un malísimo gestor si le elijo a usted.

Eso podría tener un punto de lógica, pero entonces, ¿por qué cambia de idea ahora?

Porque llega un momento en el que las relaciones están en un punto que entendemos que los demás también tienen que comer. Que si nosotros nos quejamos del Madrid y del Barcelona, pues no puede ser que hagamos lo mismo, y porque vemos que es un momento de unión. Cuando ya estábamos arriba podríamos haber sido unos déspotas, y hemos abierto la mano a todo el mundo. Y eso no se valora. En el momento del triunfo, cuando hemos llevado a este equipo al triunfo, es cuando hemos dicho, vamos a cambiar. Le hemos tendido la mano a todo el mundo, a los socios, a las peñas, a la prensa, y eso nos lleva a que el medio de comunicación que antes estaba en una situación de privilegio no para de pegarnos hostias. Y como la otra vez que lo hicieron lo hicieron muy mal, esta vez han decidido hacerlo de otra forma, que es pegarnos hostias a través de terceros. Ellos no se mojan, y las hostias las pegan otros, cosa que no hicieron hace dos años. Aquella vez las daban ellos de cara, porque entonces escribía artículos hasta el conserje poniéndome a parir. Hasta el conserje, no había más gente que pudiera escribir. Me pegaba palos todo el mundo del periódico. Ahora han cambiado porque se notaba mucho.

¿Cómo valora eso? Porque usted tenía una relación muy cercana con Diario Córdoba.

No, no, yo he tenido una relación empresarial. Nos convenía a nosotros y les convenía a ellos.

¿Y lo de ahora a quién le conviene?

Pues ya ve usted como estamos. Yo sabía lo que iba a ocurrir, pero ¿sabe una cosa señor Pineda? Me encuentro muy libre, me encuentro fenomenal. Soy el tío más feliz de estos últimos tres años, pero no porque el Córdoba esté en Primera, sino porque me he quitado un peso de encima que era ya brutal. De Diario Córdoba se me llamaba todos los días hasta por los becarios, todos los días. Sé que voy a tener un coste mediático, pero qué más da. Estoy liberado.

Es una pena, porque para mí la relación con los medios, desde la llegada de Javier se ha normalizado bastante, como tendría que ser siempre, pienso.

Yo dije ¿quién es el mejor periodista de Córdoba?

Muchas veces no se trata de ser el mejor sino de ser el adecuado.

Va enlazado. El único de primer nivel que había estado en la otra orilla era el señor Bonache, que había estado en el gabinete de prensa del Ayuntamiento. Se reunían dos cosas, que es un excelente profesional y que había estado en la otra parte y sabía cómo manejar estas situaciones. Y mire que me había pegado de todos los colores. Para que vea que no soy sectario. Trato de traer lo mejor para el Córdoba. Me puedo equivocar pero lo trato.

Hablemos de la afición ahora

Es maravillosa, y no lo digo por quedar bien.

¿Ahora que se han conseguido 16.000 socios, qué piensa hacer el club para consolidarlos?

Tenemos el doble de habitantes que Coruña y los mismos que Bilbao. Tenemos potencial, pero es normal lo que hay. Cómo va a ser la gente del Córdoba si no han visto un puñetero cromo del Córdoba. Usted no ha podido vivir eso de pequeño, así que no me extraña que sea del Atleti. ¿Qué tenemos que hacer para evitar eso? Estar más años en Primera División.

¿Solamente eso? ¿No cree que el club debe fomentar el cordobesismo también por otras vías en el apartado social?

¿Qué es eso? Somos los que menos precios hemos puesto a los socios. El precio es lo fundamental.

Pero no sólo será eso. También se podrá trabajar con la base, con los niños, por ejemplo, que son el futuro.

¿Pero dónde, si no tenemos ciudad deportiva? Cuando yo llegué mis niños jugaban en tierra.  La primera petición que yo le hice al alcalde fue que dejara que mis niños jugaran en césped artificial. Pero no los niños, también los grandes. Cómo vamos a hacer afición cuando no se pueden ni duchar en los vestuarios. Con la ciudad deportiva, que además lleva residencia en una segunda fase, con un espacio donde se pueda disfrutar del cordobesismo, ahí sí vamos a crecer.

Más allá de la ciudad deportiva se podrán hacer otras cosas. Le voy a poner un ejemplo concreto: hoy en día un padre no puede llevar a su hijo de cuatro años al fútbol y sentarse con él.

Es que un niño de cuatro años no tiene que venir al estadio porque es un peligro público. Vamos a quitarnos la careta. Un niño de cuatro años en un estadio, donde se puede armar una avalancha, no pinta nada.  Nada.  Y yo no tengo que meterme en cómo educan los padres a sus niños. Ni me meto. Cada uno es libre, pero yo no lo haría, jamás. Lo tengo más fácil para que sea cordobesista, hay más cosas que llevarlo al estadio.

Mi hijo tiene cuatro años y yo lo he llevado al estadio desde pequeño. Evidentemente no lo voy a llevar a la zona de los ultras, ¿pero por qué no voy a llevarlo? Ahí se está ganando un seguidor para toda la vida.

No es cierto. Eso es una demagogia, con perdón.

¿Me está diciendo que los clubes que lo permiten, como por ejemplo el Atlético de Madrid, son temerarios?

Eso no es cierto. Eso no puede hacerse.

Le digo que el Atlético de Madrid lo permite porque yo he llevado a mi hijo.

Pues está incurriendo en la ilegalidad. Hay un aforo y no puede sobrepasarse. Es ilegal. Ya el Barcelona tuvo problemas.  Se está cometiendo un delito penal. Se hace mal como lo hizo el Córdoba hasta el año pasado. No se puede meter a nadie que no tenga una entrada y un asiento. Hay que cumplir un aforo. Pero así no se crea afición. La afición no se crea porque el niño no venga al estadio. Porque los niños no van a los estadios, o no con asiduidad. Mi nieta fue socia del Madrid a la hora y cuarto de nacer, y no ha ido al Bernabéu ni una sola vez. Ni una sola. Eso es una demagogia barata.

No creo que sea una demagogia barata. Estoy intentando entender su posición, pero no pienso que sea demagógico que un padre quiera llevar a su hijo de cuatro años y sentárselo en las rodillas. Es una cuestión de sentimientos. ¿Por qué privarlo de eso?

Yo no lo privo. Puede traerlo cuando quiera. Mañana.

Comprando una entrada.

Como cuando lo lleva al cine, o al circo, ¿o es que entra gratis con el niño al cine? ¿Por qué en esto del fútbol todo el mundo tiene que entrar gratis y si no eres un tal? ¿Pero nosotros de qué comemos?

¿Comparamos el cine con el fútbol? Estamos hablando de establecer una vinculación sentimental.

No se establece. Un niño no ve ni el partido. Y pasado mañana, un niño de cuatro años no se acuerda de que ha estado en el Arcángel.  Cuando se dejaba entrar gratis a los niños en El Arcángel usted se hizo del Atlético de Madrid.

Eso sí es demagogia.

No, eso es la realidad. A muchos niños de Córdoba que son del Madrid o del Barcelona hasta este año les dejábamos entrar gratis, ahora resulta que no son cordobesistas porque tienen que pagar. ¡Pero si han entrado gratis!

¿Qué hacemos con los 16.000 a dos precios distintos el próximo año? ¿Se igualarán los precios por arriba o por abajo?

Por abajo. Siempre por abajo.

¿Se siente querido por la afición?

Sí. Muy querido. Hasta por los críticos. Si los únicos que estáis en contra sois los periodistas.

¿No cree que ser el presidente del ascenso después de cuarenta y dos años merecería un trato mejor?

Pero qué va. Vamos a ver, si es que no es verdad lo que contáis.

¿No es verdad que la afición es crítica con usted hasta en los buenos momentos?

¿Dónde? ¿En el twitter? Pero si siempre escriben los mismos.

¿Los 150 de twitter?

¿Se juega conmigo una comida? Pero si los tenemos contados. Sabemos quiénes son. A todos. 150. Déme la mano, Pineda.

¿Entonces los 150 de twitter van por todos lados a protestarle? ¿El día de El Partido de las 12 eran ellos los que pitaban?

Claro. ¿Pero quién me pitó? ¿Quiere que se lo diga? Si los tenemos detectados. ¿Sabe quién me pitó? Entre ellos periodistas, que los vimos.

Había un teatro. Yo estaba allí.

Perdone, se escucharon seis personas.

No. Pitaron más, Carlos.

Pero si Manolo Lama no lo dice, eso en la radio no se oye. Fueron seis. Que nosotros tenemos gente para detectar eso, que no somos tontos. Pregúntele a alguien que oyera la emisión si oyeron los pitos. Nadie. Seis tíos del mismo sitio.

Pero si yo estaba allí.

Mire, tenemos detectados a los del Twitter. La mayoría amigos de los exempleados del club. Tenemos a todos. En total, 150, y me juego una comida con usted.

Habló antes de xenofobia. ¿Cree que las críticas vienen por no ser cordobés?

¿Sabe lo que me dijo un ultra a mí? Que daba igual que lo hiciera bien, que me iban a pitar de todas maneras porque no soy de aquí. Yo quiero gente capaz, implicada, preparada, y me da igual que sean cordobeses o no. Pero ¿qué tontería es esa? En Madrid nadie te pregunta de dónde eres, ¿por qué aquí sí? Y ojo, que en el club hay muchos cordobeses, que conste.

No se puede olvidar la vinculación sentimental. Por ejemplo, la gente prefiere ganar con un equipo con canteranos. Y sólo hay uno en la primera plantilla.

La gente quiere ganar. Pero yo le pregunto, ¿Córdoba da? ¿Tiene esos jugadores?

Debería tenerlos.

No le pregunto si debería, le pregunto si los tiene. ¿Dónde están? ¿El del Betis? ¿Ése es de Córdoba?

Pero es que eso es un problema del Córdoba.

Claro, de hace cuarenta años. Es que queréis que lo arregle yo todo. Pero si es que es normal, si no hemos tenido instalaciones. Es normal que no haya jugadores, que la gente se haya llevado a sus hijos a jugar en otro sitio. Yo no me cabreo con la gente, con la afición, porque digan que yo me vaya. Esos tienen un mérito terrible. ¿Usted sabe lo que es aguantar ocho mil tíos en Segunda, Segunda b, Tercera? No hombre, no, eso no hay afición que lo aguante. Con los que me cabreo es con los cuatro chupones que están moviendo toda esta mierda continuamente. Y cuando queráis, nos sentamos aquí y hablamos de los que se han ido. Uno por uno. Que no curraban ni tres horas al día en el Córdoba. Y ahora la gente que hay, trabaja más horas, no han tenido vacaciones, ganando menos, dejándose el alma.

Tampoco es eso, ¿no?

¿Cómo que no? Hay que trabajar, yo soy el primero. ¿Cómo que no es eso? Hay que sacar a este club de donde está y nos queda mucho trayecto y como no hay dinero, la gente que haya se tiene que desdoblar, y el que quiera que venga y el que no, que no venga. Que yo he tenido aquí a gente… Cordobesistas hasta la médula que curiosamente nunca han sido socios del Córdoba. Hay gente que se parte el pecho ahora con su Córdoba y no han sido del Córdoba en su vida.

Hemos hablado mucho de la mentira. Enric González, para mí un maestro en esto del periodismo, dijo una vez que el poder siempre miente, siempre. Como persona que ostenta el poder en este club me gustaría terminar preguntándole, ¿me ha mentido mucho en esta entrevista?

Nada. Yo no miento nunca. Odio la mentira.

Por José Luis Pineda

Etiquetas

Carlos González | Córdoba CF |

Deja una respuesta