Bracear en el mar de la agonía

El Córdoba B, casi sin tiempo de recuperación ni de preparar el partido, necesita vencer a un UCAM Murcia en zona de nadie para conservar alguna esperanza de permanencia

Tras el bajonazo moral que supuso el partido ante el Melilla, y casi más aún la imagen general y la falta de convicción mostrada, al Córdoba B le llega el turno de la redención, la revancha que siempre da el deporte. Aunque con muy poco tiempo de recuperación y de preparación del partido, los blanquiverdes reciben en Lucena (sábado, 16:00 horas) al UCAM Murcia, con la necesidad de vencer para mantener alguna esperanza matemática de salvación.

José María García, entrenador del B, usó el término “odisea” para hablar de la semana vivida. “El aspecto mental es importante para el partido, pero también el físico. Hemos pasado unos días que para nosotros se quedan. El sábado viajamos, llegamos al aeropuerto y nos tenemos que volver. Luego no pudimos viajar el día de antes para jugar el partido, sino el mismo día, y estuvimos a punto de no aterrizar. Una odisea bastante grande. Y de vuelta, cuando vamos a coger el avión, nos dicen que no despega y que hasta el sábado no había vuelos. Lo mismo no hubiéramos estado ni aquí hablando. Por suerte pudimos cogerlo con retraso y llegamos bien. Por eso ha sido una semana de recuperar lo máximo posible, física y mentalmente”.

Precisamente por eso, hay varias dudas en el equipo que no se resolverán hasta mañana, aunque se sabe que vuelven Copete y Sebas Moyano tras cumplir sanción y Jankovic tras su lesión en el hombro, mientras que Ghan ha dicho prácticamente adiós a la temporada tras sufrir hoy una rotura en el cuádriceps. “Tenemos que esperar a mañana porque por el viaje, las condiciones y que jugamos en menos de 72 horas otro partido el panorama es complicado. Hasta última hora no sabremos con quién contar y habrá pruebas hasta el final. Ghan sí que no va a participar porque se ha roto muscularmente”.

Con esos condicionantes, hay que sacar fuerzas de flaqueza y vencer, porque las opciones que puedan quedar pasan por el 9 de 9. “No podemos mirar más allá de mañana, una final para nosotros. Tenemos que olvidarnos de la clasificación y de todo y mentalizarnos en el partido de mañana. Competir los noventa minutos y lograr los tres puntos”, aseveró el preparador. “Le he dicho al equipo que ahora parece todo muy negro, pero si tú ganas y se dan algunos resultados, te puedes quedar a dos o tres puntos de la salvación y dependiendo de ti mismo quedando dos partidos. No podemos mirar más allá, ni rivales ni clasificación, sólo el del UCAM. Dejarnos todo, ir todos a una, porque estamos todos en el mismo barco, y sacar esto adelante”.

Un enemigo nada fácil

Enfrente estará mañana un UCAM que se ha quedado en mitad de la nada, pero que tiene potencial para más. “Matemáticamente tienen opciones todavía, pero es verdad que están a seis puntos quedando nueve en juego. Seguramente vendrán con idea de ganar, aunque llevan tres o cuatro partidos en que no consiguen la victoria. Querrán cortar la racha y me espero un UCAM si cabe más peligroso, porque tiene muy buenos jugadores y en cualquier momento te pueden hacer gol”.

Pero es que al B no le queda “otra” que salir a por todas desde el primer minuto. “Desde el primer segundo hay que afrontar el partido como una final, concienciados de lo que nos jugamos. Tenemos que estar más unidos que nunca y se tiene que ver desde la primera jugada que vamos a ganar”. En ese sentido, marcar primero, a diferencia de los últimos encuentros, puede ser una de las claves. “Es verdad que en muchas veces de las que nos hemos puesto por delante hemos ganado el partido. Hay que intentar dar el primer golpe, hacer el primer gol, porque con el 1-0 seguramente el equipo crea más en que es posible llevarnos los tres puntos”.

Etiquetas

Deja un comentario