David Valle: “En Córdoba los extremos son muy fuertes, de subidón o bajón”

El exmeta blanquiverde de 2006 a 2009 recordó el "inolvidable" ascenso de Huesca y la salvación de "locura" en Anoeta | Es el actual entrenador de porteros del San Fernando, el mejor equipo andaluz de una Primera RFEF que es "donde estará el Córdoba, una categoría brutal en la que tienen trabajo si quieren hacer un proyecto ilusionante"

David Valle es el nuevo protagonista del serial de vídeo-entrevistas en Youtube con ex-cordobesistas. Y lo es por una doble faceta, ya que además de ser uno de los héroes de aquel último ascenso al fútbol profesional de 2007 en Huesca, su conocimiento de la Primera RFEF le confiere un perfil ideal como analista de la nueva categoría que ocupara el Córdoba CF la próxima temporada. En la actualidad es el entrenador de porteros del San Fernando, el mejor equipo andaluz de la tercera categoría del fútbol español, de ahí que su valoración sobre lo que le espera al cordobesismo. El exguardameta catalán se retiró precisamente en el conjunto de la Isla en 2014 y allí se quedó como andaluz de adopción que se considera. Su etapa como blanquiverde fue de 2006 a 2009, y la recuerda como “la mejor” de su vida deportiva. Tanto por aquel “inolvidable” ascenso en Huesca, como por salvación de “locura” de la campaña posterior en Anoeta.

“En Córdoba los extremos son muy fuertes, de subidón ó bajón”. Con esa frase resume a la perfección lo que es el Córdoba CF. Así lo disfrutó durante tres temporadas y media, tras llegar en el mercado invernal del curso 2005-06 procedente del Hércules. En total defendió la portería cordobesista en 82 partidos oficiales.

Valle comentó que de aquellos “tres años y medio todo lo guardo con mucha alegría, son muchos recuerdos. Hubo muy buenos momentos y otros muy malos por lo intenso. La intensidad siempre marca en Córdoba. Fue mi etapa donde te sientes futbolista, en la que logré lo mayores éxitos y el sitio donde estuve más tiempo fuera de casa”.

Su particular triple ascenso

Como mejor ejemplo de esa intensidad a la que aludía, del ascenso de Huesca el catalán se remontó más allá de las dos eliminatorias del play off. “Pensamos en lo que ocurrió en Pontevedra, pero me acuerdo antes de la derrota en El Arcángel ante el Melilla 0-2. Nos veíamos fuera completamente”.

Tras ser líder durante casi todo la competición regular, a dos jornadas del final se caía a la tercera plaza. “Ya no dependíamos de nosotros mismos. Al día siguiente jugaban Extremadura y Cartagena, entrenábamos y recuerdo que estábamos en las oficinas del club unos cuantos escuchando por la radio ese partido”. Tras la victoria de los de Almendralejo en el club blanquiverde se respiró, aquello “ya fue una celebración de ascenso. Nos metimos gracias a ello”.

Luego, ya en el play off, vendría “la remontada en Pasarón”. Eso sí, allí David también su otro momento extremo y de bajón. “Los que más recuerdo, cuando nos meten el segundo, que yo mismo me preguntaba ¿qué ha pasado? ¿Cómo se nos podía ir el partido de esa manera en la primera parte?”. “Y sobre todo me preguntaba cómo íbamos a volver a Córdoba. Nos iban a matar”. “Al final se creyó, siguió ahí, marcamos pronto y se empató antes del descanso con los goles de Asen“.

David Valle saludando a Pepillo en uno de sus regresos a El Arcángel con el Nástic de Tarragona.

David Valle saludando a Pepillo en uno de sus regresos a El Arcángel con el Nástic de Tarragona.

De ahí que por la manera en “cómo se pasó la eliminatoria fue como otra celebración de ascenso”. Y ya eran dos en menos de dos semanas. Posteriormente llegó el doble partido ante el Huesca y al ascenso real en El Alcoraz. “Allí hubiéramos preferido no empezar con un gol en contra, pero el penalti a favor y su expulsión nos dio tranquilidad. De lo contrario hubiéramos sufrido en la segunda parte”.

El medio infarto de Anoeta

Con el Córdoba de vuelta al fútbol profesional, aún le quedaría otro episodio al borde del infarto que igualmente lo sufrió el cordobesismo. Fue en la última jornada de la temporada 2007-08, cuando el Córdoba se jugaba la permanencia en Anoeta ante una Real Sociedad que aún tenía opciones de ascenso a Primera. “Fue una locura”, recordó, en ese caso del “bajón al subidón”.

“Mi etapa en el Córdoba se resume en ese partido o incluso en sus minutos finales”, subrayaba. Con el 1-1 definitivo el cordobeismo tenía que esperar a los minutos de descuentos del Hércules vs Cádiz, que igualmente iba 1-1. “Ves que has cumplido tu objetivo por el resultado, pero había que estar unos minutos con el pinganillo escuchando cómo acababa el Cádiz y de repente pitan el penalti. Recuerdo que la piernas me temblaban y me caí de rodillas. De todas las carambolas que se podían dar era la única con la que se descendía”. Que ganara el Cádiz en Alicante.

“Pasas de llorar con el alma rota a tener un sonrisa en los labios”

“Me caigo al suelo y empiezo a llorar por la tensión y los nervios de una temporada muy larga. Dábamos por hecho que todo se había ido al… De repente escucho que se celebra algo como muy lejano, pero hasta pensé que como le habíamos fastidiado el ascenso a la Real estaban celebrando el gol del Cádiz. Entonces levanto la cabeza y la imagen que tengo es ver a Javi Flores salir desde el vestuario corriendo con los brazos en alto en dirección a la esquina donde estaba nuestra afición. Salí corriendo detrás de él gritando: pero qué pasa, qué pasa. Ahí ya veía a más gente celebrando y pasas de llorar con el alma rota a tener un sonrisa en los labios”. “Y así se resumen mis años en el Córdoba, esta la alegría, pero el trayecto fue duro por lo intenso”.

David Valle atrapando un balón aéreo con aquella camiseta de entrenamientos con Cajasur aún como sponsor principal.

David Valle atrapando un balón aéreo con aquella camiseta de entrenamientos con Cajasur aún como sponsor principal.

Además de rememorar su etapa como blanquiverde, David Valle analizó esa deseada Primera RFEF que “choca porque si ganas dos partidos entras en la lucha por el play off de ascenso. Eso sí, si los pierdes te metes en la de descenso. En dos semanas crees que luchas por una cosa y puedes volver a hacerlo por otra”.

La Primera RFEF, otro mundo

En su opinión al Córdoba la Segunda RFEF “le viene chica”, porque es un equipo que “podría estar en Primera RFEF luchando por el play off”. Sin embargo se ve compitiendo con rivales que “en la antigua Segunda B pelearían por salvarse. incluso alguno que otro de nivel de Tercera”, de ahí que “se esté saliendo este año. Supongo que seguramente desde los despachos estarán planificando el año que viene porque es donde van a estar“.

En ese punto advirtió que “si se pretende hacer un proyecto ilusionante tienen trabajo, porque la categoría es brutal”. “Están los mejores filiales de España, con el Betis medio descendido, mientras que el Real Madrid y el Barça, que en teoría deberían estar arriba, se encuentran ahora en un problemón”. De ahí que asegurase que el grupo II es “más difícil que el primero, sólo hay que ver la puntuación de los últimos que descenderían”. El Castilla tiene 29 puntos frente a los 21 del filial del Athletic y el Zamora de grupo primero.

David Valle en uno de los once tipo de la temporada 2006-07.

David Valle en uno de los once tipo de la temporada 2006-07.

“Nunca me había encontrado una categoría igual. Al final siempre miras el calendario y después de uno difícil pueden venir dos sencillos. Ahora lo analizas y te preguntas dónde voy a ganar. Da igual jugar con los de arriba o abajo”, aseguró Valle, pese a que su San Fernando viene de ganarle al Castilla por 3-1.

“Todos hacen proyectos para salvarse sin apuros o jugar el play off, pero si te ves el decimoquinto hay tensiones en los cuerpos técnicos y los jugadores van y viene. Hay disparos por todos lados, con desgaste semana tras semana”, explicó gráficamente. Una realidad que es consecuencia de la “criba brutal que se hizo con la antigua Segunda B”. “Se coló algún equipillo medio normalito, igual que se quedó fuera un Córdoba, Hércules o Numancia, por lo que es completamente diferente”, con mucho más nivel que aquella categoría en la que jugó con el Córdoba hasta ascender en Huesca.

Su peña cordobesista

Ha pasado más de una década desde que acabó su vínculo con el Córdoba, pero David Valle sigue teniendo una peña cordobesista que lleva su nombre. “Mi compadre Ángel Hernández, el presidente de la peña, me tiene al día cada semana, es lo que me llevé de Córdoba, porque ya son familia prácticamente. Además yo sigo la actualidad del Córdoba”. De ahí que su mensaje final para el cordobesismo pasara por pedir a la afición que “siga apoyando al equipo como hizo todos los años. Al final el Córdoba tiene que volver a la categoría que se merece y todo llegará por su propio peso. Seguro que lo logrará”, concluyó tras una larga entrevista que podéis ver al completo en el vídeo de cabecera.

Deja una respuesta