El Córdoba Patrimonio de la Humanidad y una salvación entre la satisfacción y la pena

El presidente José García Román es consciente de que la permanencia se termina consiguiendo "en los despachos" cuando estaba "convencido de que el equipo tenía capacidad para haberse salvado en la pista" | Vuelve a mostrar su preocupación por la próxima temporada, en la que se ha de buscar "seguir creciendo y consolidar este proyecto en Primera División"

Giasson en el partido contra el Levante. Autor: Javier Olivar

Giasson en el partido contra el Levante. Autor: Javier Olivar

En el mundo del fútbol sala masculino la resolución de la Real Federación de apostar por un play-off exprés si se puede y no aplicar descensos deja una temporada más en la Primera División, máxima categoría nacional, al Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que ve premiado aunque sea a medias el esfuerzo de un debut en la élite en el que no ha estado ni una semana en puestos de descenso.

Lo de haberse quedado a medias, o vivir una mezcla de sensaciones, no lo dice Cordobadeporte, sino el propio presidente de la entidad, José García Román. En declaraciones servidas por el departamento de comunicación del club, indicó “estamos satisfechos por esta permanencia que se ha conseguido en los despachos” pero matizando que “es una pena porque estoy convencido de que nuestro equipo tenía capacidad para haberse salvado en la pista”.

Al final “las circunstancias han hecho que tenga que ser así, porque no se van a poder disputar las siete jornadas que restaban”, y ya toca pensar en lo que viene. “Más allá de esta temporada, lo que hay que mirar es ya la próxima, que va a ser muy complicada”.

El panorama no será sencillo “tanto por la difícil situación económica en la que nos vamos a encontrar como por el hecho de que a lo mejor no pueda entrar público a Vista Alegre, con lo que ello supone para nosotros”. “Se prevé una temporada complicada, pero eso no quita que la ilusión sea máxima por seguir creciendo y consolidar este proyecto en Primera División”.

Deja una respuesta