El fútbol sala quiere pasar a ser profesional

La LNFS quiere obtener la calificación que de momento tienen solo LaLiga y la ACB y espera la respuesta del Consejo Superior de Deportes, al cumplir los preceptos de existencia de vínculos laborales entre los clubes y deportistas y la importancia y dimensión económica de la competición

Pablo del Moral en un partido del Córdoba Patrimonio esta temporada. Foto: Javier Olivar

Pablo del Moral en un partido del Córdoba Patrimonio esta temporada. Foto: Javier Olivar

La Liga Nacional de Fútbol Sala, tras la decisión unánime adoptada por la Junta Directiva en su última reunión de del pasado 8 de mayo, anunció ayer miércoles que ha presentado ante el Consejo Superior de Deportes un extenso informe solicitando, de conformidad con el artículo 8.e) de la Ley del Deporte, la calificación como competición de carácter profesional, toda vez que a su juicio “se cumplen sobradamente los requisitos para obtener tal reconocimiento”.

La LNFS, que ha organizado la competición desde su creación en 1989, “continúa trabajando en beneficio de sus clubes asociados”, pese a que ya ha quedado como eso, una asociación, y ha hecho el requerimiento por cumplir los preceptos establecidos: la existencia de vínculos laborales entre los clubes y deportistas y la importancia y dimensión económica de la competición.

Los Clubes de la Asociación mantienen una relación profesional con los jugadores, entrenadores y resto de técnicos. Además, la LNFS ha conseguido que competición adquiera gran relevancia económica, tras la venta de los derechos audiovisuales de los encuentros de la competición hasta la temporada 2022/2023, a través del cual garantiza unos ingresos superiores al millón de euros por temporada y un retorno mediático auditado por la empresa Kantar Media que oscila, dependiendo del club, entre los 3 y los 30 millones de euros. A esto hay que unir también los ingresos por la venta internacional de derechos de televisión y los acuerdos por patrocinio que mantiene con JOMA, LaLigaSports, Futbar, RehabMedic, BeSoccer y Sierra de Cazorla.

Por último, destaca que la competición oficial tiene una gran implantación social, ya que tras el último informe presentado por la RFEF en la temporada 2016/2017, el fútbol sala contaba con 117.633 licencias a nivel nacional. Además, la LNFS cuenta con cerca de 900.000 seguidores en sus perfiles de redes sociales y la media de espectadores de los partidos más vistos ronda los 300.000.

A día de hoy, las únicas competiciones oficiales de carácter profesional reconocidas son la LFP y la ACB. El fútbol sala aspira ahora a encontrar su reconocimiento como competición profesional, con las obligaciones y derechos que ello conlleva.

Loading...

Deja un comentario