El galimatías de Sebas Moyano

El club anunció en julio de 2014 un traspaso a un fondo de inversión que nunca llegó a abonar los 730.000 euros reflejados en las cuentas del club esa temporada, con pérdidas de 5,4 millones

Sebas Moyano jugando con el filial ante el Rota.

Sebas Moyano jugando con el filial ante el Rota.

El 4 de julio de 2014, un par de semanas después del ascenso en Las Palmas, Carlos González dio una rueda de prensa para presentar la campaña de abonados de la temporada en Primera, en la que además habló de planes deportivos del Córdoba CF con respecto a la plantilla. Y en ella la noticia del día, inesperada, fue el anuncio de que la entidad había logrado un nuevo beneficio por traspaso de jugadores gracias a la venta en enero de ese año de Sebas Moyano a un fondo de inversión.

Más adelante se supo que esa operación había dejado al club en sus arcas un total de 730.000 euros, con lo que se desviaba en torno a 600.000 euros de lo que había previsto en su presupuesto. Aunque entonces, en plena Primera División y con los pingües beneficios que se esperaban sobre todo por derechos de retransmisión televisiva, la cifra se dio por buena, más aún cuando el que había sido internacional sub 17 con España tampoco estaba brillando en exceso en el equipo de Segunda B, con el que no llegó a ser habitual.

El Elefante Cósmico

Sin embargo, ahora se ha conocido que ese fondo de inversión, que era Sports Global Rights SL ZEC, nunca llegó a abonar ese dinero, puesto que estaba incluido en una operación más compleja en la que la entidad pretendía pagar en especie, con una obra de arte, el Elefante Cósmico, que aportaba el fondo, una deuda de 1,8 millones de euros a la Agencia Tributaria.

Las cuestiones que se plantean ante el asunto, ante la que el club no ha dado ninguna respuesta, son básicamente dos. Por un lado, qué pasa con las cuentas de esa temporada, en concreto la 2013-2014, en las que la SAD reconoció unas pérdidas de 5.440.484,10 euros y que sin esa partida hubieran sido en realidad 6.130.484,10 euros, no compensadas por tanto por los beneficios del año en Primera.

Por otro está el asunto de a quién pertenece en realidad el jugador ahora mismo y quién es el interlocutor válido si hubiera un interés por un futbolista que al fin parece estar explotando este año en el que es titular indiscutible y ha anotado nueve tantos con el filial en el Grupo X de Tercera División. El Córdoba CF y Sports Global Rights SL ZEC mantienen una cuita judicial al respecto, aunque parece lógico pensar que si el dinero nunca se abonó el club siga siendo propietario de sus derechos.

Deja una respuesta